Las mejores ciudades para hacer compras navideñas

Por sus mercadillos, por sus tiendas o sencillamente por su ambiente. Estas son las metrópolis más adecuadas para dar vida a la tarjeta de crédito en estas fechas.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: AndreaObzerova / ISTOCK

Nueva York

La ciudad más consumista del planeta es también la que mejor encarna el espíritu navideño. Por sus escaparates de la Quinta Avenida reconvertidos en obras de arte (con los míticos almacenes Macy’s a la cabeza, que dedican toda una planta a una suerte de pueblo navideño) y por lucir engalanada con una iluminación sin igual que tiene su pistoletazo de salida con el encendido del árbol de Rockefeller Center. Nada hay como contagiarse de su ritmo frenético y dejarse tentar por el entusiasmo que los neoyorkinos le ponen a estas fechas.

Juergen Sack / ISTOCK

Praga

Escogidos por la revista USA Today como ‘los más bonitos del mundo’, los mercadillos navideños de Praga desprenden un ambiente mágico. Será por su aroma a clavo y canela, por sus tradicionales tragos para sobrellevar el frío (vino o licor de miel, ambos calientes) o por el repertorio de productos checos primorosamente presentados en los puestos de madera con forma de casetas. Aquí se puede comprar de todo: desde productos de vidrio hasta tazas de cerámica, pasando por joyería elaborada a mano, velas aromáticas y gruesos sombreros y bufandas. Todo muy artesanal y con muy buen gusto.

Alexey_Fedoren / ISTOCK

Londres

Otro clásico entre los destinos navideños es la capital británica, donde las compras son la actividad estrella: bien en las calles comerciales con sus luces centelleantes; bien en los mercados como Winter Wonderland, en Hyde Park, el preferido de los londinenses. Se trata de un espacio que aglutina una pista de patinaje sobre hielo (la más grande de la ciudad), una noria, un circo y puestos de comida, juguetes y golosinas. También en el que se monta en el Soutbank, a lo largo del Támesis, se pueden encontrar regalos interesantes al tiempo que pruebas alguna delicia culinaria típica de la Navidad.

pressdigital / ISTOCK

Viena

El de Christkindlmarkt, el del Palacio de Schönbrunn, el de Spittelberg, el del Palacio Belvedere, el de Maria-Theresien-Platz… La Navidad en la ciudad imperial es sinónimo de mercadillos. Casi uno por barrio y todos distintos harán que tengas dónde elegir a la hora de comprar en la que es, sin duda, una de las capitales que vive estas fechas de forma más especial. Fechas que incluso puede decirse que tienen una banda sonora ya que la conocida pasión por la música que caracteriza a Viena también se hace presente en estos días: conciertos en numerosos rincones que tienen su máxima expresión en el Año Nuevo, que es un icono mundial.

Flavio Vallenari / ISTOCK

Milán

Cómo no contemplar a la italiana más sofisticada a la hora de hablar de las compras. La Navidad también transforma a la ciudad de la moda, con el espectáculo inimitable que ofrecen las grandes firmas y la lujosa decoración de sus fachadas. Además existen mercados tradicionales como el de San Ambrogio, que se celebra desde 1288 en la plaza del Duomo y las calles que la rodean, y que está repleto de artesanías locales y productos gastronómicos. Las gentes por todos lados, por supuesto cargadas de bolsas, son el mejor indicador de que aquí los regalos (para la familia pero también para uno mismo) ocupan un lugar primordial.