Lunas de miel: Destinos exóticos

Disponer de más días y más presupuesto de lo habitual invita a hacerse un señor viaje. Las parejas más experimentadas necesitarán pocas sugerencias.

Elena del Amo

Los que llevan a sus espaldas un sinfín de destinos, sin duda tendrán claro qué esquina del mapa les falta aún por cubrir o a cuál volverían con los ojos cerrados. Quizá un recorrido a fondo por lo mejor de China, por las remotas aventuras que promete Mongolia, por los exóticos Japón y Bután, o algún combinado por el sureste asiático que englobe destinos todavía novedosos como Laos, Birmania o Filipinas. U otros ya más transitados pero llenos de alicientes como Tailandia o Vietnam, con quizá un salto a los templos camboyanos de Angkor y a alguna playa para descansar al final de la estancia como, por ejemplo, las Maldivas, que pueden ser también un colofón perfecto por una ruta por la India. Del otro lado del Atlántico, mientras Costa Rica aflora como una baza segura para los amantes de la naturaleza, países como Perú, Brasil, Argentina, Chile o México son tan ricos y diversos que permiten combinar urbes apasionantes como Buenos Aires o Río, portentos naturales como los parques de la Patagonia o el Amazonas y ciudades coloniales como Oaxaca o Cuzco, así como pueblos llenos de encanto, estancias en el campo y, por supuesto, playas, a menudo de lo más exclusivas, a pesar de no ser demasiado conocidas a este otro lado del mundo. También el continente subsahariano, además de los mencionados safaris, despacha escenarios de primera como Sudáfrica, donde salpimentar los encuentros con la fauna con, por ejemplo, las cataratas Victoria, los paisajes de la llamada Ruta Jardín o placeres tan hedonistas como los viñedos centenarios y las playas de las proximidades de Ciudad del Cabo, así como destinos de aventura todavía minoritarios como Madagascar. Y quienes puedan llegarse todavía más lejos, ¿qué mejor ocasión para atreverse con unas semanas cruzándose de medio a medio Nueva Zelanda o Australia?

Y cruceros poco al uso

Aunque la palabra crucero esté asociada al lujo, la gran mayoría vienen a ser una especie de todo incluido flotantes que, si bien ofrecen la ventaja de desplazarse cómodamente de un lugar a otro sin tener que acarrear maletas, verdadero lujo tienen pocos. Cuando se busca algo especial, además de los destinos hay que tener en cuenta el tamaño del barco ya que cuanto menos pasaje lleven a bordo más exclusivos serán. Entre los más selectos, los de navieras como Silversea, Crystal Cruises, Seabourn, Oceania Cruises, Azamara Club Cruises, Ponant, Regent Seven Seas Cruises, Sea Cloud Cruises, SeaDream Yacht Club, Star Clippers y Windstar Cruises.

Hoteles para una vez en la vida

Eolo
www.eolo.com.ar

Hacienda con el sello Relais Châteaux encastrada en un hipnótico paisaje de laderas y pampas de la Patagonia argentina. Mimo y privacidad en esta finca de 3.000 hectáreas por la que cabalgar tras admirar los hielos del Perito Moreno.

Rambagh Palace
www.tajhotels.com

El palacio del último maharajá de Jaipur, en el norte de la India, permite hoy cenar en los salones donde celebraban las fiestas y hacer noche en su propia suite, en la de la maharani Gayatri Devi o en la de Lord Mountbatten.

Birkenhead House
www.birkenheadhouse.com

Solo once suites y una villa, a cual más deliciosa, en esta mansión en lo alto de un acantilado desde donde avistar en soledad a las ballenas que se arriman increíblemente a las costas de Hermanus, en Sudáfrica.

Six Senses Ninh Van Bay
www.sixsenses.com

En este escondite de la costa de Vietnam será difícil decantarse por sus bungalows -junto a la playa o en las colinas- o por las villas, perfectas para una Luna de Miel, que se posan sobre un roquedo a la orilla del mar.

Las Casitas del Colca
www.lascasitasdelcolca.com

Exquisito albergue campestre cuyos chalets cuentan con chimenea, terraza y minipiscina privada y climatizada, desde la que avistar el vuelo de los cóndores que dan fama al peruano Cañón del Colca.