¿Son compatibles el lujo y la ecología? En Vietnam lo tienen claro

Maravillarse ante el espectáculo de las terrazas de arroz tapizadas de un verde cegador. Navegar entre el laberinto de islotes que emergen como centinelas de piedra en la bahía de Halong. Vietnam se ha convertido en uno de los destinos más tentadores del sudeste asiático, a lo que contribuyen sus hoteles integrados en la naturaleza.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: THIERY BEYNE

La Veranda Resort

PHU QUOC

Un viaje en el tiempo a la edad de oro de Indochina. Esto es lo que se experimenta en este clásico hotel de Phu Quoc, que es la isla más grande de Vietnam emplazada en el extremo sur. Un alojamiento que ha recuperado secretos olvidados para remitirnos a una época cargada de sensualidad, en la que la aventura y el romance marcaban las pautas de la vida. Por la atmósfera que se respira en este resort, es ideal para las bodas íntimas y las lunas de miel.

Aaron Joel Santos

Four Seasons Hoi An

HOI AN

Con villas decoradas según los preceptos del feng shui, este lujoso resort emplazado en la costa central del país es el punto de partida perfecto para descubrir tesoros como el santuario de My Son o las ciudades de Hoi An y Hue, todos ellos Patrimonio de la Humanidad. De vuelta a la serenidad del hotel, los huéspedes podrán relajarse en el spa o asistir a clases de yoga y meditación para revitalizar el cuerpo y la mente.

Markus Gortz

Anantara Quy Nhon Villas

QUY NHON

Considerado uno de los mejores complejos de playa del país, este resort compuesto por 26 villas (todas con vistas panorámicas gracias a sus puertas transparentes) que se dispersan entre siete hectáreas de vegetación tropical es un dechado de exotismo y exclusividad. Aquí, a la orilla de una cala privada de la bahía de Quy Nhon, el huésped hallará toda la intimidad del mundo en un rincón de ensueño que también ofrece experiencias privadas de gastronomía.

D.R.

L’Alya

NINH VAN BAY

Situado en la romántica bahía de Ninh Van y al lado de una de las playas más hermosas del sudeste asiático, este pintoresco hotel basa su oferta en el lujo sencillo, la comunión con la naturaleza y las costumbres de la gente local. El resultado es pura esencia vietnamita, que podrá aspirarse en la hospitalidad del staff, la decoración de las suites y la excelente cocina con recetas de la gastronomía popular.

D.R.

Evason Ana Mandara

NHA TRANG

Asentado en una bahía y rodeado de jardines tropicales, este hotel ocupa un lugar privilegiado a pie de playa, pero a pocos pasos de la animada ciudad de Nha Trang. Por ello, su oferta combina las actividades de puertas adentro como los chapuzones en la piscina o el mar, los tratamientos vietnamitas en el spa y la práctica de deportes como tenis, con las excursiones en bicicleta hacia el colorido centro urbano, que está repleto de mercadillos.

THIERY BEYNE

Anantara Mui Ne

MUI NE

Su nombre, en sánscrito, quiere decir sin final. Así es la franja de 10 kilómetros de playas doradas en la que se emplaza este resort dotado de habitaciones, suites e idílicas villas con piscina privada y duchas de lluvia en el jardín tropical. Un lugar en el que el relax pasa por una cena romántica con vistas al mar a base de marisco fresco y por un masaje a cuatro manos con aceite de vainilla en su reconocido Anantara Spa.

www.aboutfoto.com

Anantara Hoi An

HOI AN

La exquisita elegancia de este hotel boutique se aúna con un entorno envidiable a pocos pasos del casco histórico de la ciudad de Hoi An y en medio de un vergel escondido en la orilla del río Thu Bon. Desde aquí se puede emprender un crucero fluvial al atardecer, visitar las ruinas de My Son o caminar por las callejuelas de esta ciudad reconocida por la Unesco y agraciada con interesantes santuarios, galerías de arte y tradicionales casas de té.

Sven Ellsworth