Locales que inspiraron a grandes escritores

Hemingway, J.K. Rowling o Truman Capote son sólo algunos de los muchos autores que se valieron de los cafés o pubs para escribir sus obras.

VIAJAR
 | 
Foto: serts / ISTOCK

Pasar largas horas en los céntricos cafés de las ciudades ha servido de inspiración para muchos autores. El contacto con la gente, el barullo, el ruido y el ambiente cosmopolita de los locales sirve como referencia para describir con mayor precisión la ciudad en la que viven, y para retratar las ideas, pensamientos y formas de vida de sus habitantes.

Repasamos algunos de los locales más célebres: 

Café a Brasileira (Lisboa)

Manakin / ISTOCK

Fernando Pessoa es uno de los escritores más importantes en la historia de la lengua portuguesa. Falleció en 1935 con 47 años y nunca vivió de la literatura. Se ganaba la vida gracias a su trabajo como traductor y por las noches se dedicaba a la poesía.

El Café a Brasileira, que se encuentra en el barrio histórico del Chiado, fue uno de los favoritos del autor. Una estatua de bronce con su figura preside la entrada del café.

Cuando escribía, la personalidad de Pessoa se desdoblaba. Con sus poemas y escritos creó otras vidas, otros personajes, cada uno con una personalidad y una forma de escribir diferente. Alberto Caeiro, Álvaro de Campos o Bernardo Soaeros son sólo algunos de los muchos nombres con los que Pessoa llegó a firmar sus cartas, artículos, poemas o ensayos.

The Elephant House (Edimburgo)

ManuelVelasco / ISTOCK

Harry Potter es la saga de libros más leída de la historia, según los récords Guiness. En total, J.K. Rowling ha ganado casi 8 mil millones de euros por la venta de sus obras.

La idea de construir una historia de magos adolescentes en un internado británico, que otorgó la fama a Rowling y que también dio pie una saga cinematográfica, nació en The Elephant House, situado en el número 21 de la calle George IV Bridge, en la ciudad de Edimburgo.

Café de Flore (París)

KovalenkovPetr / ISTOCK

París es la ciudad de la modernidad artística y literaria, y el Café de Flore el lugar de reunión más conocido para intelectuales y artistas. El local, que se encuentra en el número 172 del Boulevard Saint-Germain, fue fundando en 1887, durante la Tercera República Francesa.

Apollinaire y André Bretón acudieron con frecuencia al lugar durante los años de la I Guerra Mundial. Más tarde, durante los años 40 y 50, Sartre y Simone de Beauvoir se encargaron de fundar el movimiento existencialista francés en una de las mesas del local.

Floridita (La Habana)

zodebala / ISTOCK

Ernest Hemingway (1899-1961) vivió en cuba durante las décadas de 1940 y 1950. Gran aficionado a la bebida –como cualquier escritor de renombre, por otra parte–, el autor estadounidense acudía con regularidad a este local de la capital cubana para disfrutar de unos cuantos daiquiris.

La habitual presencia del Nobel acabó por otorgarle cierto prestigio y fama al lugar, hasta tal punto que los turistas acudían allí para encontrarse cara a cara con el autor de El viejo y el mar. Una escultura, postrada sobre la barra del local y con aspecto amigable, recuerda su figura.

Café Gijón (Madrid)

El Café Gijón es el café literario con más historia de Madrid. Situado en el número 21 del Paseo de Recoletos y fundado en 1888, a él acudieron con asiduidad intelectuales como Eugenio d’Ors, Enrique Jardel Poncela, Gerardo Diego, Fernando Fernán Gómez, Camilo José Cela o Francisco Umbral.

A nivel internacional, el Café poseía tanta fama que fue visitado por autores como Truman Capote o personalidades de Hollywood de la talla de Ava Gardner y Orson Welles.

Antico Caffé Grecco (Roma)

Este histórico local de la capital italiana abrió sus puertas 1760, lo que le convierte en el café más antiguo de la ciudad y el segundo de Italia, sólo por detrás del Café Florian de Venecia.

Entre los personajes ilustres que lo visitaron se encuentran Franz Listz, Goethe, Schopenhauer, Lord Byron o Richard Wagner. El café, más de 250 años después de su fundación, todavía mantiene su aura de lugar sagrado para la intelectualidad, su reputación de refugio para escritores, artistas o incluso políticos.