La loca carrera de coches a pedales de Reino Unido

En esta carrera de coches no se quema ni una gota de gasolina.

VIAJAR
 | 
Foto: dgough / ISTOCK

En Reino Unido han desarrollado una peculiar forma de reinterpretar la Fórmula Uno. Cada año, se celebra una divertida carrera donde la velocidad no es lo más importante. Los participantes se olvidan del ruido de los motores, de los carburantes y de la electricidad, para impulsarse con un único vector energético: la fuerza de sus piernas. Así funciona la carrera de bólidos a pedales de Reino Unido, un evento tan original como desternillante, celebrado en Hampshire.

Los bólidos tienen que haber sido diseñados y construidos de manera artesanal por cada equipo participante, intentado que sean extraordinariamente livianos, ya que los kilos de más no sólo ralentizan la marcha sino que suponen un motivo de penalización. El equipo, además, tiene que demostrar la validez de su vehículo casero y la capacidad de coordinación entre sus miembros para darse el relevo. A diferencia del resto de competiciones a cuatro ruedas, la velocidad no es el factor determinante que asegura subir al podio y descorchar una botella de champán. Los coches son un compendio de ingenioso diseño, donde las piezas y los materiales deben ensamblarse con un espíritu muy creativo y original. Por la pista salen despedidos coches con forma de rana, de taxi, de bólido clásico, de Minion… y hasta jardines de rosas sobre un capó y ruedas de bicicleta se lanzan a la carrera. El premio final se alza por el equipo cuyo bólido ha destacado sobre el resto de participantes.

En la edición de este año, un total de 33 equipos han partido desde la línea de salida. A lo largo del kilómetro y medio de longitud del recorrido, los 5.000 espectadores animan fervientemente a estos autos locos. La competición, extraordinaria e hilarante, suma año a año el número de participantes tanto como de público, que busca expectante al nuevo Schumacher de las carreras de coches no motorizadas.