Las increíbles imágenes del renovado Parador de Jaén

La hotelera pública ha invertido más de 4 millones de euros en mejorar y redecorar el establecimiento, cerrado para su reforma desde noviembre de 2018.

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: D.R.

El Parador de Jaén reabrió sus puertas el pasado 1 de marzo. La vuelta a la actividad del establecimiento generó mucha expectación, como demuestra que todas sus habitaciones estuvieran reservadas para el día de la reapertura. La oferta de lanzamiento, vigente hasta el 31 de agosto, es de 115 euros en habitación doble con desayuno incluido. Las obras del Parador de Jaén comenzaron en noviembre de 2018 y han finalizado en enero de este año. 

D.R.

Debido a la situación del Parador de Jaén, que se encuentra ubicado en el Castillo de Santa Catalina, varias actuaciones llevadas a cabo se han centrado en la mejora de la accesibilidad del edificio. Para ello se ha instalado un nuevo ascensor y se han renovado completamente los aseos públicos para hacerlos accesibles a personas con movilidad reducida.

D.R.

En las 45 habitaciones se ha cambiado toda la carpintería y se han reformado los baños. También se han renovado todas las instalaciones, las cubiertas del parador y la cocina, que cuenta ahora con las dotaciones más modernas. 

Decoración con guiños andaluces

En cuanto a la decoración, tal y como explican desde el estudio CIDON, adjudicatario de los trabajos, “nos hemos centrado en la arquitectura del parador, donde se han resaltado la piedra, los arcos y las entradas de luz para que el visitante pueda percibirlo de mejor manera. Para conseguirlo los materiales y los tonos utilizados en textiles y maderas trasmiten el sosiego que busca todo aquel que se aloje en un parador. Hemos buscado un interiorismo atemporal con guiños a la tradición y artesanía andaluza”, señalan desde CIDON. 

D.R.

Además, el equipo de Paradores ha recuperado y restaurado muebles, luminarias y elementos decorativos actualizando sus acabados y aspecto para que encajen en la nueva decoración del parador. 

El renovado establecimiento jienense acogerá también varias piezas de la colección artística de Paradores: una talla hispano - flamenca, datada en el último tercio del siglo XV, y otra que representa a Santa Catalina de Alejandría, copatrona de la ciudad de Jaén, que da nombre al parador. Además, en las paredes del establecimiento colgará, de nuevo, un curioso bordado del siglo XVI de exquisita factura, tejido con seda y oro, de especial singularidad por estar realizado sobre tela de saco.

D.R.

También se expondrá un tapiz flamenco del siglo XVII, que representa una escena de la historia del Rey David, y otro tapiz de excepcional calidad realizado por la Real Fábrica de Tapices, que representa la expedición de Bruto a Aquitania.

La apuesta gastronómica del Parador de Jaén gira en torno a su territorio

El producto local, de kilómetro cero, centra su carta con un protagonista indiscutible: el aceite de oliva virgen extra que emana de esta tierra.  El equipo de Cocina de Juan Mora, chef del parador, ha preparado una carta donde los platos reflejan la cultura y la tradición culinaria de esta zona de España: hoyo aceitunero, ajilimójili, pipirrana con perdiz escabechada, croquetas de aceituna picual, papajotes con miel de Andújar, crema de carruecano, ochíos con morcilla de caldera, postres como bombón de AOVE y naranja o buñuelos de batata, todo ello acompañado de regañás de Andújar y regado con vinos con D.O. de la zona. 

De Gaulle, huésped ilustre

D.R.

En la renovación del Parador de Jaén destaca la “habitación de Charles De Gaulle”, la que ocupó del 9 al 13 de junio de 1970 el que fuera presidente de la República Francesa durante un memorable viaje por España. En aquel momento era la número 13. Hoy, tras la reforma y reorganización del establecimiento, tiene el número 231 y está exquisitamente decorada con recuerdos de aquel ilustre visitante.