La idílica 'Cara B' de la Costa Brava: los oasis vegetales de La Selva

Balcones al Mediterráneo de absoluta belleza…

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Vladislav Zolotov / ISTOCK

Allá donde comienza la Costa Brava abarcando hasta el límite de la frontera francesa, en Portbou, se encuentra un breve tramo costero de algo más de un par de decenas de kilómetros perteneciente a la comarca de La Selva. Allí, en su parte más meridional, comenzando por el municipio de Blanes, un sector litoral accidentado acoge tres oasis vegetales de extrema belleza que se asoman al mar Mediterráneo ofreciéndonos unas vistas espectaculares.

Jardines de Santa Clotilde | alex_ugalek / ISTOCK

El buen gusto llevado a su máxima expresión

Estamos acostumbrados al turismo de sol y playa y una buena parte de la costa mediterránea no se escapa a esta categoría. Pero existen muchos otros rincones de la misma que nos atraen de otras formas diferentes y que representan esa otra cara del litoral.

Tal es el caso de ciertos espacios situados en el comienzo de la Costa Brava, en los límites comarcales de La Selva. Un territorio donde las tres quintas partes de su superficie están ocupadas por bosque pero que, al acercarse al litoral, esa proporción disminuye considerablemente por la presencia de populosas poblaciones costeras como Blanes o Lloret del Mar.

Jardín botánico en la Costa Brava: May i Murtra | Angel Daniel / ISTOCK

Precisamente entre estas dos conocidas localidades gerundenses es donde encontramos, en un tramo de muy pocos kilómetros, tres oasis de vegetación en forma de algunos de los jardines y jardines botánicos más impresionantes y bellos de todo el Mediterráneo.

Tres ejemplos de cómo combinar de manera sublime la expresión de la naturaleza con el paisaje, donde el mar acude a la cita como telón de fondo insuperable, en un entorno dominado por los acantilados y la vegetación mediterránea tal y como tenemos presente en el imaginario de la Costa Brava.

Jardín Botánico de Santa Clotilde, en Lloret de Mar | alex_ugalek / ISTOCK

Mar i Murtra, Pinya de Rosa y Santa Clotilde

Los tres espacios se encuentran separados entre sí por distancias tan insignificantes que podemos incluso presentir la presencia de los otros al asomarnos a sus respectivos miradores. Se trata de dos jardines botánicos – uno de ellos jardín histórico - y otro jardín histórico diseñados en las terrazas que se tienden hacia el mar desde las elevaciones rocosas donde se emplazan.

Jardín Botánico Mar i Murtra, en la Costa Brava | Přemysl Otakar

Mar i Murtra, el jardín botánico más conocido de Cataluña junto con el de Cap Roig, en Palafrugell – más al norte de la provincia de Girona y fuera de los límites de la comarca de La Selva -, se encuentra enclavado en el municipio de Blanes, junto al puerto de la localidad.

Vistas al jardín botánico Mar i Murtra, en la Costa Brava | Iron_Man_ / ISTOCK

Ambos considerados jardines históricos y reconocidos como Bienes Culturales de Interés Nacional, en Mar i Murtra podemos encontrar un conjunto de espacios de varias hectáreas en total, en los que unas 4000 especies vegetales de todos los continentes se dan cita creando un tapiz excepcional.  

Nacido de la voluntad del alemán Karl Faust, un hombre de negocios y naturalista que se estableció en Cataluña a finales del siglo XIX, este hermoso jardín botánico fundado en 1924 se ha convertido con el tiempo en uno de los ejemplos más impresionantes de toda la costa mediterránea. Su escalinata y el famoso mirador del Templete de Linneo con vistas a la cala de Sa Forcanera es ya una de las estampas más hermosas de la Costa Brava.

Vegetación en el jardín botánico Mar i Murtra, en la Costa Brava | Vladislav Zolotov / ISTOCK

Seguimos en el límite municipal de Blanes y recorremos unos cuantos cientos de metros siguiendo la costa hacia el norte para toparnos con otro impresionante jardín botánico, el de Pinya de Rosa.

Un jardín producto de Fernando Riviere de Caralt, quien a partir de una finca adquirida a mediados del siglo XX comienza a crear un jardín tropical de aclimatación que es toda una obra de arte en la actualidad. Un espacio donde se conjugan a la perfección las especies autóctonas con las más de 7000 especies foráneas que forman algunas de las colecciones más importantes del mundo en su género, como la formada por los cactus.

Jardín botánico Pinya de Rosa, en la Costa Brava | Jitka Erbenová

Saltamos desde Blanes hasta ingresar en los dominios del municipio de Lloret del Mar para conocer otro de los jardines más espectaculares del Mediterráneo.

Los Jardines de Santa Clotilde cuentan con la etiqueta de «históricos». Su pasado se remonta al primer cuarto del siglo XX, cuando el posteriormente marqués de Roviralta encargó a Nicolau Maria Rubió i Tudurí la creación de unos jardines para su finca en los terrenos que antes ocupaban varias villas.

Jardines de Santa Clotilde, Lloret de Mar | Vladislav Zolotov / ISTOCK

 Instalado en Lloret del Mar gracias a Clotilde, su primera esposa, fue poco a poco adhiriendo terrenos y configurando junto con Nicolau y otros personajes como Domènec Carles y su esposa Maria Llimona, un jardín de corte clasicista con especies mediterráneas dispuestas siguiendo un patrón de simetría y conformadas según el arte de la topiaria.

Costa Brava, jardin botánico, Jardines de Santa Clotilde | alex_ugalek / ISTOCK

Su disposición en terraplenes organizados en torno a la escalinata de las Sirenas - con sus peldaños tapizados de hiedra -, así como sus miradores al mar, hacen de este espacio, declarado igualmente Bien Cultural de Interés Nacional, un delicado capricho paisajístico.

Y MÁS:

Giardino di Ninfa, el jardín más melancólico del mundo

Kirstenbosch, el jardín botánico más bello de toda África

Tres bonitos jardines ingleses para disfrutar de los paseos más refinados