Hoteles rurales con vistas a los Picos de Europa

Los Picos de Europa, ubicados en la comarca asturiana del Oriente y en parte de Cantabria y León, encabezan las encuestas que piden el voto por la Maravilla Rural favorita. Los Picos siempre han sido una "maravilla", pues no en vano fueron el primer territorio natural protegido del país, declarados en 1918 como Parque Nacional de la Montaña de Covadonga por el rey Alfonso XIII y desde el año 2003 son Reserva de la Biosfera por la Unesco.

Regina Buitrago

Admirados, respetados y deseados, los Picos de Europa, con 64.660 hectáreas de extensión, acogen, en su vertiente asturiana, parte de los concejos de Amieva, Cangas de Onís, Onís, Cabrales, Peñamellera Alta y Peñamellera Baja. Son territorio de culto, visita y conocimiento. Son una maravilla de la naturaleza. Los visitantes, llegados de todas partes del mundo, buscan allí espectáculo natural, aventura, gastronomía, tipismo o cultura; en suma, vida en estado puro. Ir a los Picos de Europa y quedarse quieto es una contradicción clamorosa. Por eso les ofrecemos algunos lugares donde reposar, saborear y asimilar tanta belleza natural disfrutada durante las horas del día en el paraíso asturiano. Históricamente los Picos de Europa han sido el escenario natural de la famosa batalla de Covadonga en el maravilloso entorno de los lagos Enol y Ercina.

El espacio al culto religioso tiene lugar en el Real Sitio de Covadonga, lugar de peregrinación de numerosos turistas que acuden a visitar a la Santina. Asimismo, su imponente y retador relieve constituye el marco perfecto para la práctica de los deportes de montaña: escalada, senderismo, espeleología, raquetas de nieve... O los relacionados con el mundo de la caza y la pesca, de especies como el corzo o el salmón, por citar algunos, o simplemente el avistamiento de especies animales, como el águila real, o el emblemático oso pardo.

En el entorno de los Picos hay zona urbana y zona rural. Ambas bajo la mirada de este prehistórico karst de montaña que se divide en tres macizos: el occidental o de Cornión, el central o de los Urrieles (el más agreste y donde se ubica la cima más alta de Asturias, Torre Cerredo, de 2.650 metros, y el conocidísimo Naranjo de Bulnes, o Picu Urriellu, cumbre-desafío para los montañeros) y el oriental o de Ándara. Estos hoteles rurales son una buena elección para disfrutar de los Picos de Europa:

La Casona de Abamia

En Abamia (Cangas de Onís), primera capital del Reino de Asturias, se encuentra un hotel rural muy especial: la Casona de Abamia, que ofrece al visitante una acogedora bienvenida en forma de construcción contemporánea, en piedra y madera, respetuosa al máximo con los elementos de la arquitectura tradicional asturiana, confiriendo así a sus estancias un absoluto confort y comodidad. Desde sus grandes ventanales se puede avistar, en un no muy lejano horizonte, el excitante perfil de los Picos de Europa y las vistas del precioso pueblo de Corao. Sus habitaciones -dobles, suites y familiares- cuentan, además de las habituales dotaciones, con conexión gratis a Internet. En el propio establecimiento informan de una gran variedad de rutas culturales, gastronómicas o de turismo activo.

No te lo pierdas. Los amantes de la naturaleza podrán admirar, en unos deliciosos paseos por las cercanías del hotel, varios ejemplares de tejos, un árbol totémico en todo el mundo que ha sido declarado Monumento Natural y es una especie protegida. En concreto, alguno de ellos se ubica junto a la románica iglesia de Santa Eulalia, donde, se cuenta, estuvieron enterrados el rey Pelayo, protagonista absoluto de la Reconquista, y su esposa, la reina Gaudiosa. Habitación doble, desde 68€.

www.lacasonadeabamia.com

La Casona de Alevia

Con algún siglo más sobre sus muros de vetustos sillares, se encuentra, a tres kilómetros de Panes, la Casona de Alevia, un hotel rural perteneciente a Casonas Asturianas y a Rusticae, construcción rehabilitada con esmero por sus propietarios, una profesora de Artes Aplicadas y un economista, sobre los cimientos de una casona de labranza del siglo XVII, con restos del XV, donde las gubias, sierras y mazos de su antiguo propietario, un artesano ebanista, complementan, con su bella rudeza, la decoración más exquisitamente contemporánea de todas las estancias y de sus nueve habitaciones, cuyas confortables camas reciben al huésped con mantas de pura lana virgen y sábanas de lencería fina. El hotel no tiene restaurante, pero mima los desayunos, inolvidables. Para los adictos a la contemplación de la naturaleza, la elección entre la visita a los cercanos Picos de Europa, el Valle del Cares o el Desfiladero de la Hermida, entre otras atractivas opciones, constituirá todo un reto.

No te lo pierdas. Para los amantes de la tranquilidad y la lectura, un salón con chimenea y una selecta biblioteca aguardan; y en primavera, conciertos de flauta y piano. Doble, desde 80€.

www.casonadalevia.com

Palacio de la Cajiga

Igualmente en Peñamellera Baja, entre la Sierra del Cuera y los Picos de Europa, en la pedanía de Abándames, descubrimos el Palacio de la Cajiga, también perteneciente al selecto club de Casonas Asturianas. Construcción blasonada con el escudo de la familia Mier, de fachada tardo-renacentista del siglo XVII, dispone de ocho habitaciones diferentes y sorprende por su agradable decoración, adecuada al máximo al entorno historicista. Son únicos los deliciosos desayunos con productos caseros y su salón con chimenea. Cuenta asimismo con wi-fi gratis y reserva de actividades en la amplia oferta de ocio basada en la proximidad de los ríos salmoneros Cares y Deva y de sus playas casi salvajes: Cobijeru, Ballota...

No te lo pierdas. En sus proximidades se encuentra la cueva rupestre de El Pindal, Patrimonio de la Humanidad (t?608 175 284, imprescindible reserva), y de las atractivas villas protagonistas del turismo de la zona oriental en Asturias, como son Colombres, Llanes, Cangas de Onís... Doble, 87€.

www.hotelpalaciolacajiga.com

Casa Cipriano

En Picos de Europa todo es auténtico: los alojamientos, los establecimientos hosteleros, la oferta gastronómica... Un claro ejemplo de ello está en Sotres, en pleno corazón de los Picos, en Casa Cipriano. Este hotel rural, de trato familiar, con modernas habitaciones desde las que se puede disfrutar de asombrosas vistas al Macizo Central de los Picos de Europa, comenzó su andadura como empresa familiar en 1969 con su popular restaurante. Casa Cipriano aúna en su ya conocida multifaceta de alojamiento, restauración y rutas guiadas por expertos técnicos deportivos de alta montaña lo que es "el espíritu de los Picos de Europa". Su cocina es valorada por los visitantes de la zona y por los recién llegados, que se muestran deseosos de reponer fuerzas con menús de ingredientes consistentes elaborados en sus reputados fogones, en los que no puede faltar una buena fabada con compango casero (chorizo, morcilla, lacón y tocino), un cabrito de reciella (ganado menor) guisado, sus ya proverbiales escalopines al Cabrales (filetes finos y pequeños de carne de ternera cubiertos por una salsa de queso de Cabrales) y sus conocidas pizzas con ingredientes tan poderosos como el picadillo de cerdo, o los quesos asturianos.

No te lo pierdas. El hotel cuenta con una privilegiada situación, en el pueblo más elevado del concejo de Cabrales y de todo el Principado de Asturias. Doble, 45€ (con desayuno incluido).

www.casacipriano.com