Estos son los hoteles con las piscinas más chic de Madrid (y no tendrás que estar alojado para bañarte)

Es el color de moda del verano. Y nos derretimos cuando lo vemos aparecer. Aunque sea en una postal. El azul turquesa vuelve a conseguir que se nos haga la boca agua. Y como las calas insólitas nos pillan un poco lejos de momento, nos damos un chapuzón en las piscinas de los hoteles más deseados de Madrid. Y lo mejor de todo es que no hace falta estar hospedados en ellos.

Yolanda Guirado
 | 
Foto: Martin MENDEZ / Ludovic MAGNOUX

ROOM MATE OSCAR

Martin MENDEZ / Ludovic MAGNOUX

Si hay una terraza de moda en Chueca, es la de Room Mate Óscar. Subimos a la octava planta. Y nos encontramos con unas vistas impresionantes de la ciudad. La piscina nos llama. Desde la zona de hamacas y las camas balinesas, las vistas 360º al skyline de Madrid son únicas.  Dicen  que el agua da hambre. Confirmado. La carta es divertida. Ligera. Informal. Y para todos los gustos. Pizzas. Salmorejo. Ensaladas. Y smoothies.

(c)Martin MENDEZ

Los cócteles estrenan carta este año y está basada en los musicales de la Gran Vía madrileña. Un refrescante Mojito para empezar. Cae la tarde. Nos dejamos llevar por el combinado estrella: Passport; con ginebra, merengue de frambuesa, fruta de la pasión y Campari. El acceso es para mayores de 14 años. A partir de las 7 de la tarde la terraza es gratis. Así que nos apuntamos a uno de esos atardeceres de película en la compañía de Óscar. O la de un buen libro si nos quedamos a solas.

Plaza de Pedro Zerolo, 12. Madrid.

HILTON MADRID AIRPORT

HILTON MADRID AIRPORT

Alejado del centro, entre el frenesí de negocios y el aeropuerto, encontramos un oasis para darnos un chapuzón: el del Hilton Madrid Airport. Relax en su piscina de hidroterapia. Mimos en la sauna y el baño turco. El servicio de restauración y bebidas está fuera de la piscina, a la que podemos entrar por 15 euros. Así que a la hora de comer, optamos por el Ferrum Bar, una oferta muy casual. En la cuarta planta del hotel; platos fríos, tapas, sándwiches, hamburguesas o ensaladas. 

HILTON MADRID AIRPORT

Un consejo: dejarnos llevar por la recomendación del chef. Si nos apetece algo más especial, el Grill Plaza nos espera; roast beef, jamón ibérico o el beef tartar. Los niños son bienvenidos a la piscina. Así que al final del día, damos un paseo con ellos por el parque del Capricho. Está al lado. 

Avenida de la Hispanidad 2-4. Madrid

HOTEL EMPERADOR

Hotel Emperador

Empezamos el miércoles con una clase de yoga y un desayuno healthy en las alturas. Ahí arriba nos esperan 70 años de historia. Y un antiguo convento de Dominicos. Y atardeceres de ensueño. Y una calle llena de vida.  Y más de 800 metros cuadrados. Y unas vistas 360º de Madrid inigualables. El Hotel Emperador no necesita presentación. Para los que queremos conocerlo un poco mejor, cada miércoles, un guía oficial nos hace un recorrido por las singulares vistas que se divisan desde su terraza 360º .

Hotel Emperador

Con los tejados a los pies y la vida de la ciudad latiendo. Desde aquí arriba, Madrid se tiñe de un color especial cuando el sol comienza a ponerse. Contemplamos la Catedral de la Almudena, la Iglesia de Santa María, el Teatro Real, hasta las Cuatro Torres, el Senado o el Faro de Moncloa. Inicialmente, antes de convertirse en lo que es hoy, fue el antiguo convento de dominicos. Mientras redescubrimos la piscina un año más, el bartender Luca Anastasio nos prepara un cóctel. Lo disfrutamos en una de las camas balinesas.

Gran Vía, 53. Madrid.

HOTEL WELINGTON

Hotel Wellington

Un San Francisco a base de frutas, granadina y brandy. Mientras saboreamos este cóctel en la piscina del Wellington, pensamos que la vida puede ser maravillosa. (Mucho más si disponemos de uno de esos bonos que nos permiten el acceso a los que no estamos hospedados aquí).  Exclusividad en este espacio al aire libre. Estamos en las inmediaciones del Retiro. Un baño en la piscina de lámina de agua nos lleva al relax más absoluto.

Hotel Wellington

La propuesta gastronómica, Las Raíces del Wellington. Una cocina de origen. Donde las hortalizas que llegan a nuestro plato son ecológicas. De su propio huerto, para ser más exactos. Una propuesta desenfadada y exquisita. Probamos el tomate. (Con sabor a tomate). Lujazo para un día con 40 grados a la sombra. El otro, el jacuzzi exterior. 

Velázquez, 8. Madrid.

GYMAGE LOUNGE RESORT

GYMAGE LOUNGE RESORT

Vale. No es un hotel. Ni falta que le hace. Porque Gymage Lounge Resort cuenta con una de las piscinas más deseadas. Un paraíso tropical en plena Malasaña. La plaza de la Luna tiene aires de fiesta en esta época del año. Para viajar al Trópico no hace falta billete de avión. Ni pasaporte. Así que la propuesta es clara. Pasamos un día entero aquí. Sin niños. (Este lugar es solo para adultos). Porque Gymage no es solo una de las pools más chic de Madrid. Hoy nos apetece cuidarnos. Es bienestar. Y es cuidarnos un poco más. Por aquello de que sienta muy bien. Así que conseguimos un day-pass para el Gimnasio.

GYMAGE LOUNGE RESORT

Cuando terminamos la sesión de fitness, volvemos a la terraza. Muy camaleónica. Divertidísima. Un lugar para dejarnos ver.  360 grados de vistas a los tejados de Madrid. Los clásicos reinan en la coctelería. Cenamos al aire libre. Nueva carta para el verano. La propuesta es una fusión mediterránea-oriental que disfrutamos sin prisa. Porque la terraza cierra a las 2 de la mañana.
Corredera Baja de San Pablo, 2. Madrid.