El Hotel Urban estrena terraza... Y no querrás salir de ella

Qué bien le sientan al Hotel Urban los 15 años. Tan bien o mejor que su nueva terraza. Este verano, Madrid presume de alturas. Frente al Congreso de los Diputados, 15 cócteles para la temporada. Uno por cada año vivido. No querremos bajar de aquí.

Yolanda Guirado
 | 
Foto: Hotel Urban

SUNSET MADRID

Hotel Urban

La discreción es la reina de la noche. Siempre ha sido una de las señas de identidad de este exclusivo espacio. Y de La Terraza. Un lugar para dejarse ver o para no ser visto. Y es que lo que pasa en el Urban, se queda en el Urban. En esos atardeceres a 6 plantas sobre el suelo. En esas noches interminables. En la cosmopolita atmósfera que roza la sensualidad. O en ese exclusivo mobiliario que querríamos llevarnos a casa.

Hotel Urban

Como cada temporada, cuando queda inaugurada oficialmente La Terraza,  damos por estrenado el verano. Este año, el cielo de Madrid se tiñe de un entorno natural donde la vegetación contrasta con los tótems que aparecen por aquí y por allí. Proceden de la Colección privada de Papúa Nueva Guinea más importante de la ciudad. Una apuesta por el arte que funciona. Borbotones de belleza en esta rooftop. Tan paradisíaca como el resto del hotel.

Hotel Urban

Celebramos temporada con un cóctel por año. Y así hasta 15. Excusa perfecta para repetir una y mil veces en este espacio vanguardista. Muy cosmopolita. Atractivo a más no poder. 15 temporadas han pasado ya desde que el hotel abriera su azotea a todos los públicos. Fue el primero en hacerlo. Y algo que era tan inusual, se acabó convirtiendo en un imprescindible de Madrid. Hoy, no entendemos los veranos sin las noches del Urban.

15 AÑOS VIVIDOS. 15 CÓCTELES DE AUTOR

Hotel Urban

Nos decantamos por el cóctel Amontillado Fresco con vino Amontillado, amaretto, zumo de limón, sirope de caña y clara de huevo. Otro de los imprescindibles es el cóctel Peruviar con pisco, licor de flor de sauci, zumo de limón y azúcar de vainilla. Como el resto de la carta, son valores seguros. Grandes clásicos que un día triunfaron en el hotel y vuelven para darlos todo en un verano muy especial. Refrescantes. Dulces. Ácidos. Deliciosos. Y muy atractivos.

Hotel Urban

Cada uno lleva el nombre de su año. La firma: Glass Mar (by Ángel León). Una de las coctelerías con mayúsculas.  No hace falta explicar nada más. Con probar los combinados está todo dicho. Y es así como nos viene a la cabeza el Bellini. Su año: 2005. Por sus ingredientes le reconoceréis. Puré de melocotón, licor y champagne servido en una elegante copa con frutos rojos.

Hotel Urban

Viajamos en el tiempo. Verano de 2011. Ese antiguo amor y el cóctel Alma de Vino. Hoy vuelven a preparárnoslo con tinto, fresas, frambuesa y sirope de canela. Pero no todo son recuerdos. Para que se note que estamos de celebración, han creado La Niña Bonita; con vino de Manzanilla, licor de flor de sauco, licor de violeta, ron añejo, brandy de albaricoque, refresco de lima y limón y bitter de pomelo.

EL URBAN NOS SIENTA TAN BIEN

Para nocturnos y noctámbulos. Para los que aman el día sobre todas las cosas. Para los que se pierden por un atardecer sobre los tejados de Madrid. Para los que necesitan un afterwork después de un día de trabajo. Para un momento cool. Y muy chic. Para todos, Madrid desde las alturas, abierto de par en par.

Hotel Urban

Y porque el cielo no puede esperar. Al menos el de Madrid. La Terraza del Urban estrena nuevo estilo. Sin perder su esencia. Conversaciones que se alargan en el espacio chill out. En estas tumbonas, el verano sabe mucho mejor. O en el Cocktail Bar. Una gran barra de madera de más de 3 metros preside el espacio. La noche empieza en este otro rincón. Sentados en los grandes sofás y entre enormes cristaleras. El lugar más exclusivo de todos es la piscina. Solo disponible para los clientes del hotel.

Hotel Urban

Desde este rooftop, las vistas son de cine. Aquello son los Austrias. Ahí al Lado, el Thyssen y el Prado. Al fondo, Alcalá y Gran Vía. Aquella alfombra verde es el Retiro. Y mientras disfrutamos de este, nuestro momento, atisba un poco de melancolía. Por los años vividos que no volverán. Y es que parece que fue ayer cuando subimos por primera vez a La Terraza del Urban. Ese que  siempre consigue que nos subamos al cielo.

Hotel Urban

Carrera de San Jerónimo 34, 28014 Madrid.

https://www.hotelurban.com/