La fuerza de las galaxias y la magia de Mickey

Montañas rusas con los Siete Enanitos, misiones a Marte, safaris con animales, vuelo a lomos de un banshee... Nada es imposible en Walt Disney World,  y más desde que la fuerza lo acompaña con la apertura de la esperada tierra de Star Wars. 

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Ryan Wendler

Conoce la fecha de apertura de cada una de las atracciones, puede tararear los temas musicales que amenizan cada espectáculo y lleva tatuado en sus brazos a la Sirenita y a la princesa Tiana. Mercedes (34 años, agente de facturación de Iberia) es, como ella misma se define, “una loca y fanática” del universo Disney. También es una enciclopedia de datos, cifras y anécdotas que rastrea como un sabueso por la prensa internacional porque, dice, “así me entero de las novedades”. Pero sobre todo le pierden los parques temáticos. Nada menos que once veces (una de ellas en su luna de miel) ha viajado a Disneyland París. Ahora su gran sueño es conocer el Walt Disney World en Orlando, Florida (Estados Unidos). “En cuanto crezca un poco mi hija para que pueda ser consciente de estar viviendo una experiencia inolvidable”, asegura emocionada. 

Steven Diaz

El magnetismo disney

Como para Mercedes, visitar Walt Disney World, el gigante de la compañía, es para muchos una de las aspiraciones en la vida. Porque así como hay quien focaliza sus anhelos en las islas de la Polinesia o en el Himalaya, también hay quien encuentra irresistible sumergirse en el mundo de color de la factoría de sueños. Algo tremendamente magnético desprende Disney para atesorar el siguiente dato: si sumáramos los visitantes totales en la historia, más de un tercio de la población mundial ha pasado por sus complejos. 

Gene Duncan/Disney

El de Orlando, concretamente, encarna la máxima expresión de esta fiebre. Y no solo porque se trata del parque de atracciones más grande del mundo sino porque para la propia marca tiene un valor sentimental. El mismo Walt Disney murió sin verlo funcionar (la construcción comenzó en 1971, un año después de su fallecimiento) y de ahí que lleve su nombre como homenaje eterno. “Tenemos la esperanza de ser una fuente de alegría e inspiración para todo el mundo”, comentó el fundador de la compañía y pionero del cine de animación el día que inauguró, en 1955, el primer vástago de la saga: Disneyland, en Anaheim (California). Un hito que supuso la creación de un nuevo modelo de negocio, los parques temáticos, y sembró el germen de lo que más tarde sería un símbolo del sueño americano.

Todd Anderson

Una ciudad en sí misma

Walt Disney World Resort fue creado con esta premisa que había dejado su artífice. Y casi 50 años después se ha convertido en un fenómeno. Con cerca de 12.000 hectáreas, su extensión equivale a dos veces el tamaño de Manhattan o al área metropolitana completa de San Francisco. Las cifras resultan mareantes: cuatro parques (Magic Kingdom, Hollywood Studios, Epcot y Animal Kingdom), dos parques acuáticos (Blizzard Beach y Typhoon Lagoon), 36 hoteles (26 de ellos temáticos) que suman 30.000 habitaciones, 3.293 apartamentos y 799 parcelas de camping. También tiene cuatro campos de golf (63 hoyos en total) y un centro de ocio, Disney Springs, con más de 150 tiendas y restaurantes, incluido Jaleo, del chef español José Andrés, que acaba de abrir sus puertas.

Kent Phillips

El complejo de Orlando es una ciudad en sí misma. De hecho, funciona como un terreno autónomo, con un control casi total en la administración: tan solo en unas cuantas áreas tiene que someterse a las leyes del Condado y el Estado. Una ciudad que cuenta con su propia red de transporte que conecta todos los rincones (autobuses, trenes, monorraíles, ferris, lanchas... y hasta un teleférico) y que da empleo a 70.000 trabajadores de cien nacionalidades distintas. Todos ellos, los cast members, expertos en cultivar la amabilidad y en mantener elevado el nivel de sonrisa (exigencias del guión) porque, como decía Pablo Neruda, esta expresión del rostro “es el lenguaje del alma”.

Todd Anderson

Este año Walt Disney World Resort está, más que nunca, en el punto de mira. El gran estreno, el 29 de agosto, de Galaxy’s Edge, la nueva tierra de Star Wars (la segunda en el mundo tras la inaugurada en mayo en Disneyland California), ha disparado la atención hacia el más visitado de los parques. 

David Roark

Nueva tierra “Star Wars”

Los analistas estiman que la compañía ha invertido al menos mil millones de dólares para recrear en ambos el mundo galáctico que George Lucas llevó al cine en 1977. “Hemos analizado los elementos de todas las películas para alumbrar nuevas formas de volar y de bioluminiscencia. Se trata de ir más allá de la historia para llegar a formar parte de ella”, explica Diego Parras, del departamento de Imagineering de Disney (el equipo creativo). Y añade que, para preservar la autenticidad del imaginario de la saga, han incluido en el proyecto a personal de Lucasfilms, igual que lo hicieron con James Cameron para la creación del universo de Avatar o con la propia NASA para la atracción Mission: Space.  

©2015 Disney Enterprises, Inc.All Rights Reserved. For editorial news use only.

Con Galaxy’s Edge, el complejo de Orlando espera ver multiplicada la asistencia tras un año en el que la propia ciudad ha batido récords con la friolera de 72 millones de visitantes. La mayor parte de ellos pasaron por los parques de Disney (aunque también lo hicieron por los vecinos de Universal y Sea World). Desde la compañía no desvelan el número exacto, y sí señalan, para quienes lo pongan en duda, su apuesta por la sostenibilidad.

David Roark

Fábrica de sueños 

En un espacio en el que, solo por poner dos ejemplos, se consumen al año más de 75 millones de botellas de Coca-cola y más de 13 millones de botellas de agua, la alarma podría ser estridente. Sin embargo, según señala Todd Heiden, director internacional de Relaciones Públicas de la compañía, “lo tenemos todo controlado”. 

David Roark

En Walt Disney World disponen de un eficiente sistema de reciclado de basuras y los trenes que circulan entre los parques utilizan un biodiésel que se obtiene reutilizando el aceite usado de sus restaurantes. En estos, los productos de kilómetro cero no son una moda reciente: cada año se recolectan más de 30 toneladas de frutas y verduras en el pabellón de The Land, en Epcot, que después se consumen en el complejo. Y para que no se piense que todo es de cartón piedra, también cada año se cultivan más de tres millones de plantas con flor. El personal de jardinería ha de hacerse cargo de cerca de dos millones de arbustos y de unos 3.000 rosales.

Redacción Viajar

La buena salud de Walt Disney World es solo uno de los acicates del éxito de la compañía, hoy con el crecimiento más significativo de las últimas décadas. Desde su unión, en los años 90, con los estudios de animación Pixar, su apetito ha sido insaciable. A las compras de Marvel Entertainment y Star Wars se ha sumado la adquisición de la Fox, una de las marcas más prestigiosas del cine. Todo un imperio (cinco de las películas más vistas del pasado año llevan el sello Disney) con el que seguir recordando que los sueños, aquí, se hacen realidad.

Disney

La nueva tierra de Star Wars

Hollywood Studios es el flamante hogar del último y gran esperado grito de Disney: la zona Star Wars: Galaxy's Edge, que ha llevado a Orlando el universo de La Guerra de las Galaxias. Ahora sus seguidores ya podrán volar en el Halcón Milenario como parte de la tripulación capitaneada por Han Solo junto a su inseparable Chewbacca. Para ello se ha construido una réplica de la nave a tamaño real, con una cabina para seis personas dispuestas a viajar (virtualmente) a la velocidad de la luz.

Interior de "El Halcón Milenario"; la atracción estrella de Star Wars: Galaxy´s Edge. | ©2019 Disney Enterprises, Inc./Lucasfilm Ltd.All Rights Reserved. For editorial news use only.

“Más que las atracciones, el gran reto de Disney ha sido crear una experiencia inmersiva para que los visitantes sientan que caminan por un planeta de otra galaxia”, explica Todd Heiden desde la dirección de la compañía. Recorrer el asentamiento Black Spire Outpost, participar en batallas, interactuar con androides... y otros tantos secretos aguardan en este nuevo universo. La música creada para la ocasión por el compositor de cabecera de la saga, John Williams, el desfile de personajes con un realismo insuperable y el pertinente despliegue de mercadotecnia en sus abarrotadas tiendas pondrán el resto para que la Fuerza acompañe. 

David Roark

Magic Kingdom 

El abrazo de Mickey

El primero de los parques del complejo reúne la más pura esencia de Disney, toda una explosión de fantasía. Es el lugar donde se encuentra el icónico Castillo de Cenicienta (con sus 18 torres y 13 gárgolas), que antecede a la Main Street USA, la calle principal, inspirada en la arteria más importante de Marceline, el pueblo de Missouri donde transcurrió la infancia de Walt Disney. 

Charlene Guilliams

También es el lugar donde abrazar a Mickey Mouse, que recibe en persona en el Town Square Theatre, previa petición de cita o tras esperar una larga cola. El ratón con las orejas más inconfundibles de los dibujos animados sigue siendo (lo dicen las encuestas) el personaje favorito de los niños pese a ser ya un nonagenario, eso sí, de lo más coqueto: más de 136 trajes conforman su fondo de armario, desde un esmóquin a un traje de buceo. 

El impresionante colorido de las cabalgatas Disney. | Matt Stroshane

A él y a su inseparable Minnie y al resto del elenco más clásico de la compañía (el pato Donald, Daisy, Pluto, Goofy...) se les puede ver todas las mañanas, a las 12.30 horas, en la última novedad de Magic Kingdom: Move It! Shake It! MousekeDance It! Street Party!, una suerte de animadísimo desfile en el que se invita a bailar a los asistentes. 

Daisy y el pato Donald. | Matt Stroshane

Magic Kingdom alberga tranquilas atracciones para los más pequeños, como Peter Pan’s Flight, It’s a Small World o las míticas tazas de Alicia, junto a montañas rusas cargadas de adrenalina: Space Mountain, un turbulento paseo en la oscuridad con descensos trepidantes y paradas repentinas; Splash Mountain, alta velocidad sobre el agua (el chapuzón está asegurado) mientras desfilan personajes de Disney, y Big Thunder Mountain, en una mina llena de sobresaltos. 

Matt Stroshane

También en este parque encontramos hitos como Piratas del Caribe o la más reciente Jungle Cruise, que propone un crucero por ríos exóticos. Ambas cuestionan aquello de si fue antes el huevo o la gallina: tal fue el éxito de la primera atracción, que dio lugar a una película homónima, que a su vez dio lugar a cinco entregas protagonizadas por el apuesto Johnny Depp en la piel de Jack Sparrow. 

La casa de "Blancanieves y los siete enanitos". | Matt Stroshane

La última novedad de Magic Kingdom tiene que ver con otro cuento legendario: Seven Dwarfs Mine Train recorre las historia de Blancanieves y los siete enanitos a lo largo de un yacimiento de diamantes.

El tren de la mina. | Ryan Wendler

Espectáculo total 

De todos los shows de Walt Disney World, tal vez este sea el más renombrado. Se llama Happily Ever After y en él, a lo largo de 18 minutos, se condensa la magia de todas las películas de Disney. Se trata del espectáculo que emplea más fuegos artificiales, luces, láseres y efectos especiales que cualquier otro en la dilatada historia de los parques. Miles de personas se concentran cada noche en el epicentro de Magic Kingdom para no perderse su contenido, que consiste en proyecciones de última tecnología sobre el Castillo de Cenicienta, una banda sonora con las más populares canciones de la factoría y todo el humor y la ternura de sus personajes. Es la mejor manera de concluir el día por todo lo alto, de disfrutar de un final feliz estilo Disney.

Matt Stroshane

EPCOT

La ciudad utópica

El futuro imaginado por Walt Disney se condensa en este parque consagrado a la alta tecnología y a las maravillas del mañana. EPCOT, acrónimo de Experimental Prototype Community of Tomorrow (Prototipo Experimental de la Comunidad del Futuro), es una suerte de ciudad utópica que incluye el llamado World Showcase: pabellones en los que conocer hasta once países en una sola jornada. No busque España porque no está. 

Jardines flotantes en el corazón de EPCOT | Matt Stroshane

Aquí las atracciones tienen un toque futurista, como bien demuestra Test Track, donde se conduce a toda mecha un vehículo a lo largo de un sinuoso circuito que pone los pelos de punta. O como se aprecia en Mission SPACE, donde se experimenta cómo es un entrenamiento de la NASA. El objetivo: convertirse en astronauta para formar parte de una misión simulada a Marte, con todos sus retos y obstáculos que podrán sortearse en dos niveles: verde (suave) y naranja (intenso). Hasta el inocente mundo de Nemo tiene un barniz vanguardista en su alocado trayecto a bordo de un coche-almeja. 

Escultura vegetal de "Blancanieves" | Matt Stroshane

EPCOT también es el hogar de los personajes de Frozen, uno de los últimos grandes éxitos de Disney. Para conocerlos está la atracción Frozen Ever After, con la que se navega en un barco vikingo de madera para surcar el fantástico mundo de Elsa, la reina del hielo, cuyo carácter atrevido e independiente la ha convertido en una de las figuras más adoradas por las niñas. Para ellas (y para los niños y para los mayores) también están los desayunos en el hotel Akerhus, donde se reúnen todas las princesas, desde Cenicienta hasta Jasmine o Pocahontas. 

Test Track, en un coche futurista a toda velocidad.  | Redacción

La magia de volar 

Es lo que se logra, literalmente, en la atracción Soarin’ Around the World, tal vez una de las más logradas del parque. Volar en ala delta en un fascinante viaje nada menos que por los escenarios más bonitos del mundo. Desde el Death Valley hasta las cataratas de Iguazú, pasando por la selva amazónica, esta aventura aérea sumerge tan de lleno en las maravillas del planeta que hasta se puede sentir el viento en la cara y aspirar los aromas de la naturaleza. 

David Roark

Animal Kingdom 

El árbol de la vida

Un reino dedicado a la naturaleza salvaje solo podía estar presidido por Tree of Life (el árbol de la vida), catalogado como una de las imágenes más asombrosas de Disney. Una gigantesca escultura del tamaño de un edificio de 14 pisos con más de 300 animales tallados, los mismos que, según una leyenda, dejaron su semilla en el lugar. Es el icono de este parque inaugurado en 1998 y que tiene la particularidad no solo de ser el de mayor extensión (230 hectáreas) sino también el más cálido, con diez grados más de temperatura que el resto. 

Más de 300 animales tallados decoran el Árbol de la Vida.  | Redacción Viajar

En Animal Kingdom conviven hasta dos mil animales (de los de verdad) repartidos en dos grandes espacios: la finca del hotel temático Disney’s Animal Kingdom Lodge, donde la mañana sorprende con jirafas y ñus que se acercan hasta tu propia ventana, y la atracción Kilimanjaro Safaris, en la que se descubre, a bordo de un jeep, una buena parte de la fauna de África. 

En Animal Kingdom conviven unos dos mil animales.  | David Roark

También en este reino encontramos Pandora, la tierra de Avatar, basada en una de las películas más taquilleras de la historia del cine. En ella, además de Na’vi River Journey, el plácido paseo en barca a través de un bosque bioluminiscente, figura la atracción que más horas de cola registra: Avatar Flight of Passage, el espectacular simulador con el que literalmente se vuela a lomos de un banshee, animal mitológico del filme. 

Soldado acorazado de "Avatar" | Kent Phillips

Volar también (o casi) es lo que se consigue en Expedition Everest, con una vagoneta que circula a toda velocidad tras las huellas del mítico Yeti, y en Kali River Rapids, donde han de superarse los obstáculos que impone un río furioso. 

Actividad de aventura. | Redacción Viajar

¿Más fauna? La que conforman los seres jurásicos de Dinosaur o los bichos (en 3D, claro) que incomodan al espectador en It’s Tough to be a Bug. Animales, todos ellos, al servicio de la filosofía del propio Walt Disney de la que este parque se hace eco: la de, ante todo, preservar la naturaleza. No en vano, la apertura de Animal Kingdom se promocionó con la palabra nathazu, pronunciada como not a zoo (no un zoológico).

Todd Anderson

África en miniatura 

No hay otro lugar como el continente negro para encarnar la esencia de este parque que da cabida a lo más auténtico e indómito de la vida: la naturaleza. África está presente en Animal Kingdom (como también lo está Asia, pero en menor medida) y no solo por la impresionante muestra de fauna (elefantes, leones, hienas, hipopótamos...) que alberga el descomunal safari, en el que cuentan que cabría el propio parque hermano de Magic Kingdom. Lo está también por el espectáculo Festival of the Lion King, en el que Simba y sus amigos nos acercan cada tarde los ritmos de la sabana y las aventuras de uno de los musicales más exitosos de la historia. E incluso lo está en el Harambe Market, un espacio plagado de restaurantes donde se puede degustar genuina comida africana. Riquísimos platos criollos que suponen una alternativa a las hamburguesas y los perritos calientes.

David Roark

Hollywood Studios 

Silencio, se rueda

Bienvenidos al mundo del cine, a las entrañas del Séptimo Arte, al fabuloso mundo de las alfombras rojas y los efectos especiales. Hollywood Studios es el lugar donde encogerse hasta el tamaño de un juguete para entrar en Toy Story Land, la tierra de la saga de Pixar, y descubrir Slinky Dog Dash, la montaña rusa ideada por Andy. 

Montaña rusa de "Slinky". | Redacción Viajar

También es el lugar donde descubrir cómo Indiana Jones sortea el peligro (edificios que se derrumban, coches que arden…) para salir siempre victorioso; o cómo Mickey ve transformado en realidad su sueño de aprendiz de mago en el espectáculo nocturno Fantasmic!: más de 50 actores, numerosos efectos visuales, aguas danzantes, luces, música y pirotecnia se conjugan magistralmente en esta historia con reminiscencias al legendario filme Fantasía.

Militares de "Toy Story". | Matt Stroshane/Disney

¿Algo de adrenalina? La tendrás a caudales en la caída en picado que se experimenta en Tower of Terror, que tiene una altura de 60,65 metros, o en Rock’n Roller Coaster Aerosmith, que en pocos segundos te inyecta un chute de velocidad por las autopistas de Los Ángeles mientras suena atronadora la música de la famosa banda de rock. 

Los protagonistas de "Frozen" | Kent Phillips

VIAJAR recomienda

Hacerse con una Magic Band, las pulseras en las que se puede almacenar todo lo necesario para la visita a Walt Disney World. No solo sirven como llave de la habitación del hotel y como método de pago en los parques sino que con ellas también se gestiona el Fast Pass (acceso rápido) que permite reservar hasta tres atracciones diarias con un mes de antelación. La pulsera, que se puede mojar, está disponible en ocho colores y se le puede poner el propio nombre. 

Redacción Viajar
  • Cómo llegar 

Iberia (iberia.es) ofrece la mejor opción para volar al complejo: dos vuelos directos al día de Madrid a Miami, desde donde se puede llegar a Orlando en otro vuelo de código compartido o bien por carretera en unas cuatro horas. Si se elige la primera opción, en el propio aeropuerto se podrá tomar el Disney Magical Express, un autobús gratuito que conduce a cualquiera de los parques mientras, durante el trayecto, se proyectan películas de Mickey Mouse. 

  • Dónde dormir

El complejo cuenta con 36 hoteles, 26 de los cuales son temáticos. Hay para todos los gustos y bolsillos: Disney’s Animal Kingdom Lodge, ambientado como un poblado africano donde no faltan los animales salvajes; Disney’s Yacht Club Resort, que recrea un club náutico al estilo de Nueva Inglaterra; Disney’s Polynesian Village Resort, en un oasis de palmeras y con todo el exotismo tropical del Pacífico, o el Disney’s Grand Floridian Resort & Spa, para los amantes del lujo clásico y la elegancia victoriana. Información sobre todos los hoteles en la web disneyworld.disney.go.com

  • Dónde comer

La inabarcable oferta gastronómica del complejo va desde múltiples locales de snacks y comida rápida hasta sofisticados restaurantes comandados por reputados chefs. En este sentido, la gran novedad es Jaleo (jaleo.com) del afamado cocinero José Andrés, con una privilegiada cocina de marcado sabor español. Quienes prefieran la socorrida pasta o las pizzas deberán ir a Tutto Italia, mientras que para un toque asiático estará siempre Yak & Yeti. Los amantes del pescado tienen una cita en Flying Fish, mientras que los de la carne no pueden perderse STK, un innovador steakhouse con platos exquisitos. 

  • Más información

La web Disneyworld.
disney.go.com/es-us/ ofrece en español completa información sobre todos los parques, sus atracciones, restaurantes y hoteles.