La magia de los mercados navideños en Múnich, una de las mejores ciudades de Europa para vivir la Navidad

Pocas ciudades hay donde se viva tanto la época navideña como en Múnich, la capital de Baviera. Desde últimos de noviembre y hasta Navidad o muchas veces hasta fin de año, la ciudad vibra con sus decenas de mercadillos de Navidad, desde los más tradicionales a los alternativos.  Te contamos todo sobre como vivir un "Adviento" de cuento en esta ciudad alemana, que ya de por sí merece y mucho la pena una visita.

Sibila Freijo
 | 
Foto: Cyril Gosselin / GETTY

Los centroeuropeos celebran la Navidad desde el Adviento, es decir, desde el primero de diciembre y la viven de manera muy distinta a como lo hacemos en España, con menos luces y más mercadillos navideños. De hecho,el turismo navideño está viviendo un boom en los últimos años. Es mucha la gente que quiere empaparse de ese espíritu navideño tan bonito y entrañable de nuestros vecinos del norte, de perderse en noches gélidas en animados mercados mientras se disfruta de un vino calentito, o gluhwein, que es oficialmente la bebida de la Navidad, más aún que la cerveza, que ya es decir.

photo75

La Navidad en Múnich se vive en todos los rincones: en cada plaza hay un mercado, y lo mejor es que son todos están animados y son muy diferentes, preciosos y entrañables a cualquier hora del día pero quizá lucen aún más bonitos por la noche, cuando además se le suman las luces y están más animados de locales y turistas.

Hay que tener en cuenta que estos mercados son de "Adviento", es decir, se celebran solo en las semanas previas a la Navidad y generalmente cierran del 22 al 25 de diciembre; así que si estás pensando en hacer una escapada y quieres disfrutar de ellos, ahora es el momento.

Aquí os dejamos una guía de los más especiales si vais a pasaros estos días por Múnich.

FooTToo

Los mercados navideños de Múnich

El Mercado de Navidad de Marienplatz

Es el más grande y concurrido de la ciudad, y desde luego el más famoso y tradicional ya que se celebra desde 1806. Está ubicado en la espectacular plaza del Ayuntamiento y siempre tiene un altísimo árbol de Navidad. Está organizado por el mismo Ayuntamiento; en total son unas 150 casetas que venden todo tipo de objetos de artesanía o adornos navideños, velas, bolas de nieve etc. También hay música y bastante comida con los típicos puestos de vino caliente, salchichas, crêpes, dulces navideños....

FooTToo

En las calles aledañas a Marienplatz podemos encontrar también muchos otros mercadillos, como por ejemplo el tradicional Mercado de Belenes, el Kripperlmarkt, el mayor de Alemania dedicado a vender figuritas de Belén, cerca de la bonita iglesia de San Pedro. Allí encontrarás de todo para completar tu Nacimiento, y como no hay comida ni bebida está bastante más tranquilo que el mercadillo central de Marieplatz.

El Weinhnachtdorf en la Residenz es quizá uno de los mercados más bonitos de Múnich. Se ubica muy cerca de la Plaza Odeon y está situado en uno de los patios de la célebre Residenz. En esta ocasión se trata de un mercado navideño alpino que abre del 21 de noviembre hasta el 22 de diciembre. Cuenta con un Belén de tamaño natural, puestos de artesanía y adornos y una zona especial para los más pequeños. Es uno de los más concurridos y animados ya que tiene muchos puestos gastronómicos, de vino caliente, de salchichas, sopas, dulces y galletas navideñas...

PaulGulea

Mercado medieval de Wittelsbacherplatz, a dos pasos del anterior y situado en una preciosa y pequeña plaza, nos traslada a una aldea medieval. Son puestos de artesanía y comida pero todos con ese toque medieval que hace que sea distinto a los demás. También tiene diferentes animaciones y música, sobre todo durante los fines de semana.

El Viktualienmark es el más gastro de todos los mercados; de hecho, es el mercado navideño del mercado central de alimentos de Múnich y además dura hasta el 6 de enero, por lo que no es un mercado de Adviento como el resto. Se celebra dentro del propio mercado, con numerosos productos de artesanía y alimentación y tiene 21 casetas. Está cerca de Marienplatz.

El Pink Christmas del barrio de Glockenbach, es el mercado del barrio gay de Munich, el denominado Mercado Rosa, que concentra a vecinos del barrio y curiosos ya que es el mercadillo gay-friendly de la capital bávara y uno de los que más ha ganado en popularidad en estos últimos años. Aunque los mercados cierran todos a las 21:00 horas religiosamente, este permanece abierto hasta media noche.

El mercado del barrio de los artistas, Weihnnachtsmarkt, es el mercado navideño "moderno" de la ciudad, situado en el barrio de los artistas y los museos y está centrado en la artesanía con ideas de regalos y objetos algo más alternativos.

Mercado navideño del Jardín Inglés, Weihnachtsmarkt El jardín inglés es uno de los lugares más bonitos de Múnich, un gigantesco parque que hace de pulmón de la ciudad y muy concurrido por los muniqueses. Cerca de su famosa "Torre China" se pone también un bonito mercado de Navidad entre los pinos y los abetos, más de cuento si cabe, cuando nieva. Allí también se encuentra uno de los más famosos "Parques de Cerveza" de Alemania, una especie de merendero gigante al aire libre donde se va a beber cerveza y a disfrutar del parque en verano.

oriredmouse

El Mercado de los niños o Marchenbazar. Es el mercado más orientado a los peques de la casa, así que si vas con niños, ellos podrán disfrutar de una programación especial con cuenta cuentos, marionetas, tiovivos....

El mercado de Isartor.  Está dedicado, sobre todo, al Feuerzangenbowle, un ponche a base de vino, tinto, naranja, especias y ron y se ubica en una de las antiguas puertas medievales de acceso a la ciudad. Es otro de los pocos mercados que permanecen abiertos hasta el día de Reyes.

Más cosas que hacer en Munich

Está claro que si vas a Múnich en época navideña tu actividad principal será ir de mercadillo en mercadillo, pero aún así, será una manera estupenda de conocer una ciudad que tiene ademas muchas cosas que ver y de las que disfrutar. Palacios, museos y como no, sus célebres cervecerías.

Si tienes poco tiempo y quieres ver lo imprescindible, tendrías que visitar por ejemplo, la Residenz, el célebre palacio y antigua residencia de los reyes bávaros que ha ido sumando nuevos edificios y construcciones con los siglos y que está en el mismo centro de la ciudad. Cuenta con una espectacular sala abovedada del Renacimiento, el Antiquarium, uno de los teatros más bellos de Europa, el Cuvilliés Theatre o salas con importantes tesoros, porcelanas...

wangyangcn

También vale la pena pasar una mañana en el precioso y barroco Palacio de las Ninfas, algo más alejado pero uno de los sitios "top" de la ciudad, rodeado de un lago y de bonitos jardines, con impresionantes estancias rococó y una impresionante colección de porcelanas, entre otras muchas cosas.

Es imprescindible reservarse una mañana o un día si se tiene para disfrutar de los espectaculares museos de la ciudad. Lo bueno es que están todos próximos,con lo que se pueden visitar dos o tres fácilmente en el mismo día. El más apabullante es sin duda la Alte Pinakothek, dedicada a la pintura europea con tesoros artísticos de Durero, Leonardo, Tiziano, Tintoretto, Rubens, Canaletto...es impresionante y posee también una valiosa colección de arte moderno. Precisamente si vas en estas fechas, podrás disfrutar de una de las exposiciones de la temporada, la dedicada a Van Dyck. Justo en frente está la Pinacoteca Moderna, Pinakothek der Moderne, que está dividida en dos zonas, la de "clásicos modernos" previa a 1960 tiene obras de Braque, Picasso, o Klee, entre otros.

Sibila Freijo

La hora de la cerveza

La cerveza es sin duda otra de las protagonistas de la ciudad, sobre todo la Agustinier. En Múnich la cerveza es religión así que no se andan con "medias tintas"y la medida mínima es el medio litro. A priori parece que es demasiado pero tiene menos gas que la cerveza española con lo cual es bastante más fácil de beber. Pero el verdadero espectáculo son las tradicionales cervecerías de Munich y una sobre todo es un "centro de peregrinación" para los amantes de la cerveza, Hofbräuhaus.  No puede uno imaginar lugar más bullicioso. Salas enormes tipo hangar con mesas y bancos corridos donde los locales y foráneos beben cerveza en jarras de "a litro" y corren los codillos y las salchichas. Popular e imprescindible. Tiene incluso una orquesta de viento que se encarga de amenizar mañana y noche el local, aunque apenas de oye, con cientos de personas en la sala "trasegando" litros y litros de cerveza. (Está en Am Platz)

La célebre cervecería de Munich, Hofbräuhaus, es una de las más famosas del mundo.  Tiene hasta una orquesta de viento tocando a las horas más concurridas | Sibila Freijo

Más señorial y bastante menos ruidoso y en frente del anterior es el Ayinger en Am Platzl, una cervecería más elegante en donde se puede disfrutar de lo mejor de las especialidades locales, como el codillo o el pato. Su appel strudel está impresionante y también sus cervezas, que van cambiando según los platos.

Sibila Freijo

El mejor hotel, las mejores vistas

Para disfrutar de los mercadillos navideños, nada mejor que estar en pleno centro de la ciudad, a un paso de la estación de tren y con las vistas más increíbles de la ciudad. Se trata del NH Collection Mundchen Bavaria, un impecable y moderno cuatro estrellas situado en el corazón de Munich y el hotel más "alto" de la ciudad, con vistas de escándalo desde sus habitaciones. 

Exterior del hotel, que es una de las construcciones más altas del centro de Múnich | D.R

El NH Collection Mundchen Bavaria es  un hotel “de diseño” que ha sido completamente renovado este verano y se encuentra en pleno corazón de la ciudad, a escasos minutos caminando del casco histórico y cerca de muchas de las atracciones que ofrece Múnich. Entre ellas figura la peatonal Kaufingerstraße, que comunica Karlsplatz con Marienplatz. En la célebre calle comercial de Múnich se suceden prestigiosas tiendas de moda con cafés acogedores y cervecerías bávaras tradicionales. La céntrica Marienplatz con su enorme mercado navideño, está a pocos minutos a pie del hotel.

Desde la planta novena cualquiera de las habitaciones tienen una vista privilegiada de la ciudad. | Dirk Krüll | Panama Fotoproduktion

El edificio original, el antiguo hotel Deutscher Kaiser, fue construido en 1920 y fue el primer rascacielos de Múnich y sigue siendo uno de los más altos en el centro de la ciudad. Por su altura se puede medir con el símbolo de la capital bávara, la Catedral de Nuestra Señora de Múnich. NH lo compró en los años 60 y durante 26 años fue NH Deutscher Kaiser. A finales de agosto de este año,ha sido relanzado bajo la marca premium de la compañía, NH Collection, después de una reforma integral. El interiorismo es obra del estudio español TBC Interiorismo con Mercedes Isasa al frente, responsable del interiorismo de otros diez hoteles de NH Hotel Group.

El restaurante a la carta Arnulf´s ofrece gastronomía de alto nivel con platos de la cocina local e internacional. La carne y el pescado son mayoritariamente de origen bávaro y los proveedores como la panadería ecológica Mauerer, la quesería Tölzer Käsladen, la destilería Lantenhammer o la chocolatería Clement de Múnich completan la oferta regional | Nicola Riva

Sus  habitaciones son funcionales, confortables y llenas de luz pero a la vez muy cálidas por los toques dorados. Los colchones y almohadas, otra de las “marcas de la casa” de NH, una maravilla. En total el hotel cuenta con 216 habitaciones de las que 60 son de luxe con terraza y cinco familiares. Pero si nos tenemos que quedar con algo de este hotel sería con sus maravillosas vistas. A partir de la planta nueve, el espectáculo está garantizado incluso desde la cama. Por no hablar de una asombrosa sala en la planta 16 desde donde se contempla un panorama único de la ciudad.

El hotel dispone de una espaciosa sala en la planta 17 para celebrar reuniones o eventos privados con vistas sobre toda la ciudad y los Alpes | Nicola Riva

Y otra cosa a la que los huéspedes dan mucha importancia: el desayuno, que aquí es de diez, con "cocina en directo" y un amplísimo buffet compuesto especialidades bávaras e internacionales al que es complicado ponerle algún “pero” y para el que además se utilizan productos de proximidad.