Dormir como los ángeles... en iglesias convertidas en hotel

Están en los Países Bajos y son todo un alarde de diseño y arte a un precio de lo más asequible

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: D.R.

Cambiar el púlpito por una recepción, los bancos por cómodas camas, las misas dominicales por los conciertos nocturnos. Renovarse o morir, en definitiva. Así es la filosofía de los insólitos hoteles BUNK. Porque lo que en otro tiempo fueran lugares de culto religioso hoy son alojamientos con mucho encanto.

D.R.

Los encontramos en los Países Bajos: dos históricas iglesias reconvertidas en hoteles. Uno se emplaza en la siempre vibrante Ámsterdam, en un barrio que ha logrado dar esquinazo a la invasión turística para mantener su autenticidad. El otro, en la ciudad de Utrech, más pequeña y discreta, pero fiel a la esencia holandesa: canales, cafés bonitos y mucha gente en bicicleta.  

D.R.

Medio hotel, medio albergue

Ambos tienen detrás una larga historia, la de sus monumentales edificios con más de un siglo de antigüedad. La de Ámsterdam fue  la iglesia católica de Santa Rita, la misma que aparece en el Diario de Ana Frank, donde se cuenta que fue bombardeada por las fuerzas aliadas en 1943. La de Utrech fue la Westerkerk, erigida en 1893 alrededor de la Torre Dom.

D.R.

El caso es que hoy, entre ambas, ofrecen doscientas habitaciones que difieren en tamaño y privacidad (desde suites de lujo hasta cápsulas privadas de diseño inteligente) pero que tienen en común un precio de lo más asequible. Porque BUNK tiende un puente entre los conceptos de hotel y de albergue con tarifas que parten de 24 euros la noche. Y ello sin que se pasen por alto los más altos cánones del confort.

D.R.

Todas incluyen baño de lujo, camas de gran tamaño y toallas mullidas. También seguridad las 24 horas del día y, por supuesto, internet inalámbrico libre y rápido, con tomas de corriente y USB desperdigadas por todos los rincones. Como señalan sus anfitriones: “Son hoteles con precios de hostal o hostales con lujos hoteleros”.

Diseño y eventos culturales

Pero más que la privilegiada ubicación y la lograda comodidad, lo que más distingue a BUNK es la originalidad. Es estos hoteles de Ámsterdam y Utrech prima un diseño que, pese a su contemporaneidad, trata de mantener la arquitectura y las peculiaridades originales de cada iglesia. El resultado es un conjunto bellísimo de espacios con techos altos, órganos antiguos, terrazas abiertas, vistas panorámicas y amplios lofts.

D.R.

Además estos hoteles trascienden su función de alojamiento. Los BUNK acogen conciertos, muestras y otros eventos sociales inclusivos,  siempre gratuitos, en sus restaurantes sostenibles y otras zonas comunes. Además son el hogar de UNTOLD, un estudio de grabación y radiodifusión sin ánimo de lucro que puede ser utilizado libremente por artistas, poetas, músicos y otros profesionales creativos. Su objetivo es redefinir la hospitalidad creando lugares para el disfrute comunal.

 

Encuentra otros hoteles impresionantes a precios irresistibles con nuestro código promocional Lopesan Hoteles