Te desvelamos por qué ningún café sabe como el de México (atención, ¡spoiler!)

El café mexicano se produce en unas condiciones muy determinadas, por eso tiene un sabor irrepetible

Mariano López
 | 
Foto: carlosrojas20 / ISTOCK

El café de México tiene fama internacional, asociada a los estados donde se concentra la mayor parte de la producción –Chiapas, Veracruz, Puebla, Oaxaca y Guerrero- aunque su cultivo, iniciado hace casi 300 años, está extendido por otros diez estados, que también producen café de alta calidad. 

El secreto del café mexicano está en que su producción se realiza en las laderas de las montañas y los bosques de la región intertropical, entre los 16 y los 20 grados de latitud, con una temperatura media de 20 grados centígrados, a una altura media de 500 metros sobre el nivel del mar y con unas condiciones singulares de luz, humedad y biodiversidad. 

grandriver / ISTOCK

En términos generales, se puede hablar de dos grandes áreas de café: la del Pacífico y la del Atlántico. Hay que probar las dos, disfrutarlas y recordar que el café protege y conserva la biodiversidad de los bosques. Y que hay tres millones de agricultores empleados en los cafetales que sugieren tomar –siempre, a cualquier hora- dos tazas mejor que una. 

grandriver / ISTOCK