Descubre los mejores Spa en Castilla-La Mancha

Castilla-La Mancha ha decidido crear un Club de Producto de Balnearios y Hoteles Spa con el que asegurar la máxima calidad de los establecimientos de la Comunidad Autónoma. La diversidad de alojamientos, la cercanía a grandes núcleos urbanos y la excelente oferta histórico-cultural convierten a Castilla-La Mancha en un destino muy a tener en cuenta.

Pablo Fernández
 | 
Foto: Álvaro Arriba

Desde la época romana, la localidad belga de Spa ha sido conocida por las propiedades de sus baños termales. Su popularidad alcanzó tal punto que, a partir del siglo XVII, Spa se convirtió en el término genérico con el que los ingleses se referían a cualquier establecimiento centrado en tratamientos de salud basados en el agua. Aunque las fuentes son dudosas, algunos historiadores señalan también que Spa puede ser el acrónimo de la expresión latina Salus per acquam (a la salud por medio del agua). La utilización del término Spa en castellano es reciente. Sin embargo, el auge de este tipo de tratamientos ha convertido su uso en corriente. La creciente demanda del turismo de salud y relax ha provocado la proliferación de hoteles que ofrecen incontables alternativas para mejorar la salud, la belleza o, simplemente, para olvidarse de la ansiedad del día a día.

En este contexto favorable, Castilla-La Mancha ha decidido crear un Club de Producto de Balnearios y Hoteles Spa con el que asegurar la máxima calidad de los establecimientos de la Comunidad Autónoma. Actualmente, tres balnearios y nueve hoteles Spa han logrado esta distinción. Toda la información al respecto se encuentra en la página web www.espaciosdesensaciones.com. La oferta castellano-manchega de hoteles Spa resulta especialmente destacable. La diversidad de alojamientos, la cercanía a grandes núcleos urbanos y la excelente oferta histórico-cultural convierten a Castilla-La Mancha en un destino muy a tener en cuenta.

Uno de los mayores atractivos de los hoteles Spa reside en la posibilidad de desconectar durante unos días de las prisas y agobios de la gran ciudad. El Hotel Spa Niwa cumple esta función perfectamente. Este moderno alojamiento, que cuenta con 10 habitaciones, se encuentra en Brihuega, una bonita localidad de Guadalajara situada a una hora de Madrid. Niwa significa "jardín" en japonés, un nombre que cobra sentido al descubrir que Brihuega es conocida como "El jardín de la Alcarria". Este alojamiento es un destino ideal para los viajeros que buscan una tranquilidad absoluta.

de agua termal. Los beneficios para la salud se obtienen del contraste entre las aguas de distinta temperatura y de la presión a la que sale el líquido elemento. Sin embargo, los hoteles Spa tratan de diferenciarse ofreciendo otros tratamientos alternativos. Uno de los más solicitados en el Hotel Spa Niwa es el masaje de miel, que emplea, obviamente, la conocida y excelente miel de la Alcarria. Las empleadas filipinas del hotel aplican este dulce producto diluido en agua y ligeramente cálido sobre todo el cuerpo y, luego, realizan un masaje regenerador.

Si bien el Hotel Spa Niwa es una aventura empresarial de una pareja de emprendedores de Brihuega, el Hotel Hilton Buenavista Toledo está respaldado por el nombre de la prestigiosa compañía hotelera estadounidense. Este alojamiento está construido sobre un palacio del siglo XVI que perteneció al Conde de Romanones. Si el bolsillo lo permite, la suite presidencial con terraza y jacuzzi constituye una tentación muy apetecible.

El hotel tiene también un pequeño pero magnífico museo con cuadros pertenecientes a la colección de la familia propietaria, entre los que destacan obras de Joaquín Sorolla, Benjamín Palencia, Ignacio Zuloaga y, fundamentalmente, Julio Romero de Torres.

El Spa del Hilton Buenavista Toledo tiene una superficie de 1.500 metros cuadrados, lo que le otorga la distinción de Spa más grande de Castilla-La Mancha. Los tratamientos y servicios que ofrece son numerosos. ¿Cuántos tipos de sauna existen? En este hotel, al menos cuatro: sauna celta (60 por ciento de humedad y una temperatura entre 38º y 40º grados), romana (60 por ciento y 60º), finlandesa (10 por ciento y 95º) y, por último, oriental (60 por ciento y entre 50º y 60º). Hay quien tiene la opinión, por otra parte comprensible, de que este tipo de placeres se disfrutan mejor en pareja. Para ellos, el hotel cuenta con dos Spas privados para relajarse en la intimidad.

de Toledo se encuentra el Hotel Palacio Eugenia de Montijo. Este recogido establecimiento de categoría cinco estrellas ocupa un palacio renacentista que fue propiedad de la emperatriz Eugenia de Montijo, esposa de Napoleón III. La larga vida de esta edificación, que ha sido recuperada del abandono por la empresa hotelera Fontecruz, está presente en muchos lugares del hotel. La recepción y el restaurante poseen unos bonitos artesonados de los siglos XIV y XVI, decorados con escudos de las principales familias toledanas. En su pequeño Spa se pueden admirar también restos de un alcantarillado romano y muros de origen árabe. Si a todo esto le añadimos su ubicación estratégica en pleno casco histórico de la ciudad, el Hotel Palacio Eugenia de Montijo representa una buena opción para dejarse seducir por los encantos de la capital castellano-manchega.

Gracias al tren de alta velocidad, Toledo ha aumentado su tirón turístico considerablemente. Los responsables del Alba de Layos Golf MediSpa Hotel lo tienen claro. Este moderno alojamiento de cinco estrellas, sito en la localidad toledana de Layos, ofrece innumerables opciones para sus clientes. Además de disfrutar con los más novedosos tratamientos en su luminoso Spa, los clientes pueden practicar su swing en un campo de golf de 18 hoyos de categoría internacional. Por otro lado, una escuela de hípica brinda sus servicios a niños y mayores a escasos metros de la recepción. Y si esto fuera poco, el cercano pantano de Guajaraz es un destino ideal para realizar excursiones a pie o a caballo.

(Albacete) se encuentra el Hotel Blu Spa. A pesar de pertenecer a Castilla-La Mancha, los almanseños sienten una fuerte vinculación con las tierras de Valencia. No en vano, el municipio se encuentra a una hora escasa en coche de Valencia y a 50 minutos de Alicante. El principal atractivo turístico de Almansa es su castillo del siglo XIV, que fue construido sobre un enorme peñasco conocido como cerro del Águila. En este escenario, el Hotel Blu Spa constituye toda una rareza. Nada en su diseño puede ser considerado clásico. El responsable de su modernidad es el interiorista catalán Francesc Rifé, que en el año 2009 obtuvo el premio FAD de Interiorismo por su trabajo en el restaurante Gastronium de Sevilla. Un buen momento para acercarse al Hotel Blu Spa es a primeros de mayo. Entre el 1 y el 6 de este mes se celebran las fiestas de Almansa, consideradas de Interés Turístico Nacional. Entre sus numerosas celebraciones destacan los Desfiles de Moros y Cristianos, lo que corrobora aún más la buena relación de esta tierra con Valencia.

Si las celebraciones le estresan o si se ha empachado del popular cocido manchego con caracoles, el Spa del hotel tiene multitud de masajes a su disposición: con palos de bambú, con bolas de kirón, con pindas... Pero si le pregunta a alguna de sus empleadas cuál es el tratamiento más relajante, no tendrá dudas en su respuesta: el masaje con piedras volcánicas.

Otra provincia manchega con hoteles Spa de calidad es Ciudad Real. El Veracruz Plaza Hotel Spa de Valdepeñas es un moderno alojamiento de cuatro estrellas que se encuentra en pleno casco histórico de la localidad vitivinícola. La arquitecta italiana Teresa Sapey, conocida por realizar el aparcamiento del Hotel Puerta de América de Madrid, ha asesorado todo el trabajo de interiorismo de este alojamiento abierto en 2007. Obviamente, uno de los tratamientos estrella del Spa es la vinoterapia. Los interesados en la enología pueden preguntar en recepción por una interesante oferta que aúna un tratamiento de vinoterapia y una visita guiada a la prestigiosa bodega Arúspide.

La ajetreada vida moderna hace cada vez más necesario buscar pequeños oasis donde relajarse, tanto física como mentalmente. Después de este pequeño paseo escrito, el lector cuenta con las herramientas necesarias para elegir un destino. Una vez escogido el lugar, el cómo también resulta importante. Aunque la buena compañía siempre se agradece, la lectura puede ser una excelente compañera en un hotel Spa. El aficionado a la lectura agradecerá saber que Hércules Poirot, el afamado investigador belga creado por Agatha Christie, era originario de la ciudad de Spa.