Cinco playas para estrenar el regreso a la movilidad (y el buen tiempo)

Ha llegado el momento del esperado chapuzón

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: herraez / ISTOCK

Qué ganas teníamos de mar. Cuánto echábamos de menos la playa. Es momento de disfrutarla en los diferentes puntos cardinales del litoral español. Aquí van algunas propuestas para disfrutar del sol y la arena.

Playa del Silencio (Asturias)

Escondida a 13 kilómetros de Cudillero y protegida por acantilados escarpados, esta playa que forma parte del Paisaje Protegido de la Costa Occidental es un prodigio de la naturaleza. Su forma de media luna y los islotes desperdigados frente a su orilla completan la belleza de su arenal, que parece haber hecho un corte perfecto en la montaña para dejar a su abrigo medio kilómetro de cantos rodados frente a unas aguas transparentes que son ideales para el bucear con aletas y tubo. Sin chiringuitos, sin servicio de socorristas y sin ducha, este enclave es ideal  para los que quieren disfrutar de un entorno salvaje, al que cuesta un tanto acceder a través de unos escalones. 

Playa del Silencio | DieterMeyrl / ISTOCK

Bolonia (Cádiz)

Emplazada en lo que se conoce como como una de las capitales mundiales del viento (el kitesurf es el deporte estrella), esta joya gaditana es famosa por la Gran Duna orillada en el oeste que nos trae reminiscencias del Sáhara. Un monumento natural que se mueve a merced de los vientos, mientras va sepultando poco a poco matorrales y pinos piñoneros. Al fondo, en los días claros, se divisan las costas de África. Es una delicia sentir en los pies la caricia de la arena mientras se sube a su cumbre para ver caer el sol, después de haberse dado unos baños en sus aguas turquesas.

Playa de Bolonia | Enrique Pesqueira / ISTOCK

Langre (Cantabria)

Allí donde el Cantábrico batido se encara con la costa para tapizar sus orillas de cortinas de espuma descansa este arenal, el favorito de Felix Rodríguez de la Fuente. Langre, la niña bonita del litoral trasmiero, es la más viva encarnación del concepto de playa verde. Sólo su contemplación justifica el traslado desde Santander, a unos 25 kilómetros, por la carretera que une Somo y Santoña. Hay que descender una escalinata para acceder a esta maravilla encerrada en un hemiciclo de paredes calizas de más de 25 metros, en las que los prados llegan al mismo borde. Hay quien practica el nudismo y quien prefiere el bañador; quien gusta de bañarse entre olas frías y quien opta por cabalgarlas con tabla y traje de neopreno.

Playa de Langre | aluxum / ISTOCK

Cala Escorxada (Menorca)

La riqueza cromática de sus aguas llega a alcanzar el paroxismo. Una belleza inverosímil que va del turquesa al esmeralda y del malaquita al índigo. Cala Escorxada es una de las mejores playas del sur de Menorca. Aislada y de difícil acceso, se encuentra dentro del Área Natural de Especial Interés que va desde Binigaus hasta Cala Mitjana, y como en la mayoría de calas sureñas, ocupa la desembocadura de un barranco, a espaldas de la molesta tramontana. Su arena en forma de U tiene la textura del polvo, la suavidad de la harina. Y a su misma orilla se acercan pinos, acebuchales y brezos que completan la escena.

Cala Escorxada | Diego Martin Lopez / ISTOCK

El Portet (Alicante)

Emplazada en Moraira y recostada al abrigo del Cabo de Oro, esta playa no es estrictamente salvaje, pero está alejada de la carretera general y abrazada por un agradable paseo marítimo y un puñado de casas blancas de arquitectura mediterránea. Además cuenta con todos los servicios (baños, duchas, vigilancia, aparcamiento, alquiler de hamacas e hidropedales..). Por todo ello es especialmente indicada para ir con niños, que pueden chapotear a sus anchas en sus aguas calmadas como una piscina (donde no se pierde pie hasta unos veinte metros mar adentro) o disfrutar de su fina hilera de arena dorada, ideal para moldear castillos con cubos y palas.

Playa El Portet | MEDITERRANEAN / ISTOCK

Y MÁS:

Dos playas de España entre las mejores del mundo según los viajeros

Cinco playas de Mallorca por las que lo dejaríamos todo

Y nuestras cinco playas favoritas de Almería son...