Cinco planes low-cost para Semana Santa

Desde una escapada dentro de nuestras fronteras con su componente gastronómico hasta un tour por alguna capital europea que nunca falla, pasando un salto de exotismo moderado. Todo ello, sin necesidad de desgarrar el bolsillo.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: shishic / ISTOCK

París, oh la la…

La ciudad de la luz, epítome del romanticismo, paradigma del arte y la bohemia, es una opción que nunca decepciona. Da igual que ya la conozcamos, incluso que hayamos estado mil veces: siempre parecerá la primera. Será ocasión de descubrir nuevos rincones o de rememorar paseos del pasado o de probar nuevas delicias gastronómicas o de entregarse su cambiante oferta cultural. Recorrer Montaparnasse, sentarse en un café con vistas a la Torre Eiffel, soñar ante los escaparates de los Campos Elíseos o contemplar a los pintores de la calle retratando el bulevar junto al Sena. Hay ofertas muy jugosas para una Semana Santa en París. Sólo es cuestión de proponérselo.

Bilbao está de moda

LucVi / ISTOCK

Sí, porque ya lo hemos dicho alguna vez: ha sido elegida la mejor ciudad europea de 2018 por parte de The Academy Of Urbanism, que ha valorado aspectos urbanísticos, ambientales, sociales, de gobernanza e innovación. Pero están además los pintxos bilbaínos para confirmar que se trata de un destino de bandera. Por eso merece la pena dedicarle unos cuantos días para conocerla en profundidad. Más allá del icónico Guggenheim, hay planes tan estupendos como subir en el finicular de Artxanda, curiosear por el Mercado de la Ribera, descubrir el Azkuna Zentroa o visitar el estadio de San Mamés. Toda una opción buena, bonita y barata para estas fiestas.

Siempre Berlín

golero / ISTOCK

Por sus museos increíbles que se cuentan entre los mejor valorados de Europa, por sus monumentos que encierran significativos episodios de la historia, por su vena alternativa que incluye mercadillos y grafitis, puestos de comida callejera y clubes nocturnos donde mover el esqueleto hasta bien entrada la mañana. Por todo ello la capital alemana merece una visita. Pero es que, además, se trata de una ciudad barata en la que el ocio (léase comer en un restaurante, tomar una copa, asistir a un espectáculo…) no implica fulminar la billetera. Si a ello se suma que los precios de los vuelos son bastante competitivos, su visita en Semana Santa se perfila como un plan perfecto.

Naturaleza en la Sierra de Gredos

David González Rebollo / ISTOCK

Algo tan senillo como disfrutar de unos días en plena naturaleza puede ayudar a recobrar fuerzas y sentirse como nuevo. Y un rincón muy especial es la sierra de Gredos, en Ávila, donde existen parajes maravillosos para dar largas caminatas. Con un poco de suerte, además, podrás asistir a un espectáculo único. Y es que en la época primaveral, este lugar aparece cubierto por un aromático manto amarillo que proviene de las 13 variedades de piornos que cubren con sus pétalos el agreste paisaje de montaña. Con lo que ha llovido puede que este año se adelanten a finales de marzo. Y merece mucho la pena.

Egipto, ahora es el momento

cinoby / ISTOCK

Sin duda porque el país del Nilo no sólo ha recuperado la plena normalidad sino que además está lanzando paquetes a precios imbatibles para convencer de sus múltiples encantos. Misterio y belleza aguardan en una Semana Santa en Egipto con planes tan tentadores como explorar la mágica ciudad de El Cairo, maravillarse con las pirámides de Giza, Menfis y Saqqara, hacer un crucero por el mítico río con cena y espectáculo incluido o descubrir rincones tan apasionantes como el oasis de Fayoum, Ain Sokhna, el Valle de los Nobles… Exotismo, sí, pero asequible.