Los cinco museos más raros del mundo

En estas exposiciones podrás encontrar esculturas submarinas, cabello humano e incluso correas de perro

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: Rob Atherton/Shutterstock

Hay museos que no requieren de presentaciones. Basta nombrarlos para comprender su magnitud e importancia: el Museo del Prado, el Museo del Louvre o la Galería de los Uffizi son solo algunos ejemplos. Sin embargo, existen otros espacios museísticos totalmente alejados de estos en cuanto a las piezas que atesoran, alejándose del arte propiamente dicho y apostando por sorprender con colecciones realmente extrañas y sorprendentes.

La empresa de venta de visitas y excursiones, Civitatis, ha recopilado en un listado los museos más raros del mundo, aquellos que sorprenden por lo extravagante de sus colecciones antes que por el valor de la misma.

1. Faloteca Nacional de Islandia (Reikiavik, Islandia)

Lo que comenzó en 1997 siendo una misión de investigación biológica, terminó por convertirse en una exposición abierta al público donde es posible encontrar diferentes ejemplares de falos. La Faloteca Nacional de Islandia cuenta con más de doscientos tipos de penes distintos (o parte de ellos) pertenecientes a los mamíferos que habitan en Islandia. En ella se puede ver desde un pene de un hámster que mide 2 milímetros, hasta el de un cachalote de 1,70 metros de longitud y más de 70 kilos. Por supuesto, también se puede encontrar miembros viriles humanos, en concreto tres, que fueron donados al museo tras el fallecimiento de estas personas.

Faloteca Nacional de Islandia | Dan Shachar/Shutterstock

2. Museo Subacuático de Arte (Cancún, México)

El MUSA se inauguró en 2009 y, además de ser único, también es uno de los museos más raros del mundo. Alberga más de quinientas esculturas sumergidas, que se han convertido en el hogar de la variedad de criaturas marinas de la zona, especialmente el coral. Para visitar este museo hay que enfundarse un traje de neopreno y descender unos seis metros por las cristalinas aguas de la Riviera Maya, y disfrutar así de una experiencia en la que arte y medioambiente se fusionan de una manera única.

Museo Subacuático del Arte | Rob Atherton/Shutterstock

3. Museo del Collar de Perro (Leeds, Reino Unido)

En la casa solariega del castillo de Leeds existe una exposición permanente de collares para perros que, pese a lo extraño de la misma, visitan cada año medio millón de personas. Inspirada en el amor que tuvo la antigua propietaria de la casa por estos animales, la exhibición cuenta con más de un centenar objetos únicos, así como documentos históricos de los accesorios caninos de diversas épocas. Incluso se pueden contemplar collares para perros que datan de los siglos XV y XVI.

Museo del Collar de Perro | Museo del Collar de Perro

4. El Museo de la Caca (Castelbosco, Italia)

En el Museo de la Caca, ubicado en Castelbosco, al norte de Italia, podemos encontrar excrementos de vacas que han sido reconvertidos en esculturas. El propietario, Giantonino Lucatelli, decidió aprovechar el estiércol de sus más de 2.500 vacas para hacer fertilizantes y materiales de construcción. Con ello podría crear diferentes obras de arte contemporáneo hechas, básicamente, a base de caca.

Museo de la Caca | Henrik Blomqvist

5. Museo del Cabello (Avanos, Turquía)

El último de los museos más raros del mundo se encuentra en Avanos, Turquía. La historia de este sitio tan peculiar comenzó en 1979, cuando un amigo de Galip, el dueño del establecimiento, le regaló un mechón de pelo como recuerdo antes de marchar.

Desde entonces, Galip comenzó a coleccionar mechones de pelo de todo aquel que visitaba su taller de alfarería ubicado en esta ciudad de Capadocia. Actualmente están expuestos más de 16.000 mechones con sus nombres y direcciones. Incluso si se desea, con la entrada a este museo, el pelo del visitante podrá formar parte de la colección.

Museo del Cabello | Museo del Cabello