Cinco museos para entender la esencia histórica de Extremadura

La ancha historia de Extremadura está resumida en sus museos de historia. Son colecciones que nos retrotraen siglos atrás, a tiempos que unen la prehistoria con la conquista de América por parte de los extremeños más intrépidos.

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: JoseIgnacioSoto / ISTOCK

Museo Romano de Mérida

El Museo Nacional de Arte Romano fue inaugurado en 1986, meses después de que el arquitecto Rafael Moneo pusiera el último ladrillo a un suntuoso edificio que recuerda los sistemas clásicos de construcción postulados en tiempos de Roma. La luz cenital ensalza las esculturas de emperadores, divinidades, senadores y patricios que se granjearon el amor y el odio de su pueblo. En la cripta, en los subterráneos del museo, aún son reconocibles los trazados de las viejas calzadas, el alzado de las casonas señoriales, el ingenio de las conducciones hidráulicas o la delicadeza de las pinturas murales.

Charly_Morlock / ISTOCK

Museo Arqueológico de Badajoz

El Museo Arqueológico de Badajoz abre sus puertas en el palacio de los Condes de la Roca que data del siglo XVI. Alberga colecciones representativas de la arqueología de la provincia, restos hallados desde la prehistoria hasta la época medieval cristiana pasando por la protohistoria, el arte romano, visigodo e islámico. Las colecciones de arte hispanomusulmán reflejan la pujanza que esta región tuvo en tiempos de al-Andalus.

Junta de Extremadura

Museo Monasterio de Guadalupe

Todo el monasterio de Guadalupe es un museo. El conjunto monumental encierra en su antigua repostería, en el refectorio y alrededor de su claustro mudéjar tres museos de gran interés. El Museo de Bordados exhibe los trabajos textiles realizados desde 1415. El Museo de Libros Miniados alberga 107 códices de los siglos XV y XVI y el Museo de Pinturas y Esculturas muestra obras de El Greco, Zurbarán, Goya o Juan de Flandes. La sacristía es otra pieza de obligatoria visita: Alberga ocho lienzos de Francisco de Zurbarán sobre la vida y obra de los monjes jerónimos que cuidaron en el XVII el monasterio.

jarnogz / ISTOCK

Museo de Zurbarán

Francisco de Zurbarán, uno de los pintores barrocos más importantes del Siglo de Oro español, nació en 1598 en Fuente de Cantos, localidad extremeña situada al sur de Badajoz. Su casa natal, convertida en museo, abre sus puertas en la calle Águilas y en esa se expresa la vida y obra de uno de los pintores más singulares del arte español de todos los tiempos. Aunque formado en Sevilla, Zurbarán tuvo estudio en Extremadura y sus pinturas fueron vendidas a los conventos e iglesias más importantes de la América hispana.

Junta de Extremadura

Museo de Pizarro

La Casa Museo de Pizarro recrea la vida, aventura y conquista del hijo más ilustre de la ciudad extremeña de Trujillo. Francisco Pizarro, cuya escultura ecuestre preside la plaza Mayor, fue el más reconocido conquistador de la América colonial. La Corona española lo nombró gobernador de Nueva Castilla. Tras imponerse al imperio inca estableció su capital en La Ciudad de los Reyes, la actual Lima. Mandó a España decenas de galeones cargados de oro y plata, fundó casa en su ciudad natal y sus herederos obtuvieron marquesados y otros títulos nobiliarios. Murió en Lima, lejos de su patria natal, un 26 de junio de 1541.

JoseIgnacioSoto / ISTOCK