Cinco idílicos lugares de España para hacer campering con tu vehículo

La forma de viajar que gana cada día más seguidores

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Lorena Alonso García

Cada vez está más de moda entre los viajeros el moverse libremente y dormir en el propio vehículo, ya sea en modos más tradicionales como las autocaravanas, caravanas o furgonetas ya adaptadas, o bien las que están cobrando más auge en los últimos años como las que consisten en "camperizar" un vehículo o furgoneta normal.

Tanto en uno como en otro caso, la búsqueda de la libertad de movimientos y la posibilidad de vivir experiencias fuera de lo común han hecho que muchas personas busquen lugares aptos para poder realizar esta práctica. Aunque acampar solo lo podremos llevar a cabo en los sitios habilitados para esta función, no hay ninguna restricción legal para pernoctar en tu propio vehículo en cualquier punto del territorio siempre y cuando se respeten una serie de normas y con la salvedad de algunos espacios protegidos como puedan ser la mayoría de los Parques Nacionales.

Para facilitarte esa búsqueda traemos aquí una pequeña selección de lugares idílicos en los que pernoctar puede ser una vivencia inolvidable.

Playa de Almáciga (Tenerife)

El macizo de Anaga, en Tenerife, esconde una playa de arena negra que se ha convertido en uno de los puntos más apreciados por quienes practican surf en la mayor de las islas Canarias. Gracias a ello, es habitual encontrar frente a ella a personas pernoctando y disfrutando de este espectacular rincón custodiado por impresionantes barrancos.

Playa Benijo | Lorena Alonso García

La presencia, a poca distancia, de la playa de Benijo - uno de los lugares con mayor belleza paisajística de la costa de Tenerife y uno de los arenales más increíbles para contemplar la puesta de sol -, hacen de Almáciga un destino perfecto para llevar a cabo esta práctica.

Faro de Formentor (Mallorca)

Ubicado en el municipio de Pollença, en el extremo norte de la Sierra de Tramuntana - declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco -, el faro de Formentor es un excelente y popular mirador de la isla de Mallorca.

Faro de Formentor | Allard1 / ISTOCK

Situado a más de doscientos metros sobre el nivel del mar nos regala unas espléndidas vistas hacia el mar Mediterráneo tras alcanzarlo después de recorrer la serpenteante carretera que conduce hasta él. Allí, frente a los 56 metros de altura de su torre, un pequeño aparcamiento es aprovechado habitualmente para pernoctar durante la temporada baja – fuera de este periodo no está permitido -.

Campings en plena naturaleza para disfrutar de los Parques Nacionales de España

Cabo Home (Pontevedra)

Cabo Home tiene fama de contar con un mirador desde el que se obtienen unas de las vistas panorámicas más bellas de todas las Rías Bajas. Allí, junto con la célebre escultura de la caracola, las puestas de sol se convierten en pura poesía y existen varios lugares en los alrededores que son aptos para pernoctar en nuestro vehículo.

Cabo Home | Lorena Alonso García

Desde ese punto, adentrándose en el cabo, un sendero nos guía hacia los faros de este accidente geográfico y hacia la idílica playa de Melide, uno de los espacios costeros más cercanos a las islas Cíes - que se divisan justo enfrente -, con la playa de Rodas cara a cara.

Playa Melide | Lorena Alonso García

Duna de Bolonia (Cádiz)

Los más de treinta metros de altura de la duna de arena de Bolonia son el escenario perfecto junto al cual pasar la noche – existen aparcamientos cercanos a ella -, sabiéndose con la fortuna de despertarse al día siguiente al lado de una de las playas más bonitas de toda España, la playa de Bolonia.

Playa de Bolonia | Enrique Pesqueira / ISTOCK

Los casi cuatro kilómetros de arenal que parten de la duna comienzan allá donde los romanos decidieron levantar la ciudad de Baelo Claudia, sobre un antiguo asentamiento fenicio. Los restos arqueológicos, bien conservados, ponen la guinda a un espacio costero muy poco explotado inmerso en el parque natural del Estrecho.  

Mirador de Punta Pilota (Cantabria)

Terminamos con un mirador situado a mitad de camino entre Castro Urdiales y Laredo, junto a la desembocadura de la ría de Oriñón. Allí, en la punta de Sonabia – la célebre ballena de Oriñón -, nos topamos con un espacio de ensueño en el que es frecuente encontrar vehículos pernoctando, junto al mirador del mismo nombre.

Punta Pilota | Lorena Alonso García

Las increíbles vistas desde este punto están fuera de toda cuestión, con la playa natural salvaje de Sonabia a nuestra izquierda y la serie de picos rocosos que se suceden junto a ella formando una pared en la que aparecen maravillas como los arcos de piedra conocidos como "Los Ojos del Diablo".

Playa Sonabia | Lorena Alonso García