Cinco escapadas détox a menos de dos horas de Madrid

Hoteles con historia, clubs de campo, un antiguo molino perdido por Sigüenza y otros lugares con encanto que debes visitar si quieres relajarte y desconectar del estrés de la capital. Olvídate del móvil, deja el ordenador en casa y prepara tu maleta de fin de semana para visitar estos cinco lugares de ensueño donde te sentirás como en un auténtico oasis de paz y solo tendrás que preocuparte de descansar y respirar.

Redacción Viajar
 | 
Foto: VIAJAR

La Caminera (Ciudad Real)

VIAJAR

Un hotel que representa el lujo rústico en pleno corazón de la Mancha. Lo que antes era un antiguo cortijo hoy luce como un hotel de cinco estrellas en el que poder refugiarse rodeado por la magia de paisajes cervantinos. Ofrece actividades del más alto nivel como golf o caza además de un amplio spa en el que poder descansar de la jornada campera. También, un restaurante, Retama, dirigido por el chef Javier Aranda que adapta la esencia de la cocina manchega a su carta. 

Los Ánades (Guadalajara)

VIAJAR

Está situado en un pueblecito de apenas 70 habitantes, los Abánades. Una ubicación que lo hace especial por su entorno de naturaleza y medio rural que permiten al que lo visita olvidarse de todo. Además, cuenta con distintas rutas de senderismo o bicicleta que permiten tomar aire y volver con fuerzas a nuestras rutinas. 

Molino de Alcuneza (Sigüenza)

VIAJAR

Fue un molino harinero en el siglo XV y hoy se ha convertido en un hotel de 17 habitaciones gracias al proyecto de una familia de Sigüenza. Se encuentra en lo que ha sido bautizado como “la Laponia del sur” por su baja demografía y su espectacular entorno. Tiene una cuidada decoración rústica y cuenta con un spa y una piscina exterior. Además, los amantes del pan están de suerte porque cuenta con su propio obrador donde hacen pan a partir de granos autóctonos caídos en desuso y recuperados en cultivo ecológico.

Eugenia de Montijo (Toledo)

maximiliano polles

Si te quieres sentir de la realeza por un día, Eugenia de Montijo es la mejor opción. Este hotel boutique situado en Toledo fue en su día el palacio de la emperatriz granadina que hoy lleva su nombre. Tiene un spa, gimnasio, circuito termal y un restaurante con el mismo nombre que el del diseñador de la emperatriz, Charles Frederich Worth. La decoración, de estilo francés y que cuida hasta el más mínimo detalle está inspirada en todos los gustos estilísticos de la mujer que enamoró a Napoleón

La Casa del presidente (Ávila)

maximiliano polles

Probablemente uno de los hoteles con más historia. La Casa del Presidente es la antigua casa de veraneo del expresidente del gobierno Adolfo Suárez quien concebía el lugar como retiro del mundo para poder disfrutar de su intimidad. Ahora, se ha convertido en todo un paradero para aquellos que quieran disfrutar de una estancia distinta y empaparse de todas las historias que se esconden en cada uno de sus rincones… Cuentan que Suárez se reunió en el despacho del hotel con Carrillo para negociar la legalización del Partido Comunista.