Cinco escapadas cortas para estirar el verano

Porque no nos resistimos a dejarle agonizar, aquí van planes para soñar que se alarga. Aún quedan para rato luminosos días estivales.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: fotoVoyager / ISTOCK

Lisboa, belleza a un paso

Es una escapada que nunca, nunca falla. Porque da igual que ya se conozca, incluso que se haya estado mil veces: siempre parecerá la primera. Para descubrir nuevos rincones, para rememorar paseos, para subir una y otra vez al tranvía, para sentarse en una terraza y admirar bajo el sol la belleza decadente de esta ciudad que, además, fue elegida este año como la mejor del planeta para un city break o, en otras palabras, una escapada corta y urbana de una a tres noches. Un título otorgado nada menos que por los World Travel Awards, que son algo así como los Oscar del Turismo. En Lisboa hallarás patrimonio, oferta cultural y exquisita gastronomía.

Córcega para apurar la playa

ISTOCK

Porque luego, en invierno, se echa tanto de menos… Para los amantes del sol y del mar, nada como esta isla francesa que, dicen, es la más verde del Mare Nostrum, anillada por un poderoso litoral de arenas blancas y bañada por aguas increíblemente turquesas. Una isla cuyo nombre está unido para siempre al de Napoleón, y en la que reina un paisaje espectacular. Ya lo dijo el pintor Henri Matisse: «aquí todo es color, todo es luz». También es, todo sea dicho, un elegante y exclusivo destino que ejerce de imán para las celebrities. Por algo será.

La autenticidad de La Alpujarra

Fotomicar / ISTOCK

Más allá de los destinos vacacionales al uso, hay rincones cercanos que están cargados de magia simplemente por mantenerse fieles a sí mismos. Como esta región andaluza compartida por Granada y Almería y desparramada por las faldas de Sierra Nevada. Un rincón escarpado que conserva su carácter casi místico. En La Alpujarra, que fue el último baluarte de los moriscos en España y el refugio de Boabdil después de perder Granada, sus pueblos blancos como copos de nieve están tocados por el exotismo musulmán. Por eso es apasionante emprender una ruta por estos parajes congelados en el tiempo entre carreteras serpenteantes. Lanjarón, Órgiva, Trevélez… o las encantadoras Capileira, Pampaneira y Bubión.

Baño cultural en Viena

Ópera de Viena. | ISTOCK

Es ésta una escapada para quienes aman la cultura con mayúsculas. Para quienes hacen del arte su gran pasión y no conciben las vacaciones si la cuota pertinente de museos, teatros, cines o auditorios, espectáculos, libros y películas por descubrir o que ya se han visto mil veces. Para ese tipo de personas, la escapada ideal con la que rematar el verano solo puede ser Viena. ¿Por qué? Pues porque este año la capital austriaca rinde homenaje al modernismo y esta es una ocasión única para empaparse de arte. Con motivo del centenario de la muerte de cuatro de sus protagonistas (Gustav Klimt, Egon Schiele, Otto Wagner y Koloman Moser) la ciudad ofrece distintas exposiciones y visitas especiales sobre este tema, además, claro está, de sus consabidos atractivos.

En Segovia, rodeado de animales

ISTOCK

Ya llegará, lo sabemos, el estrés, la urgencia, la rutina. Por eso nada mejor que hacer un retiro ecológico para cargar las pilas para el resto del año. En el campo, en estrecha relación con la naturaleza, el tiempo transcurre con otro ritmo y el espíritu lo agradece. Por eso proponemos una granja para los que aún dispongan de vacaciones. Por ejemplo, en Segovia, en las tierras de Pedraza dentro del Parque Natural de la Sierra de Guadarrama. Allí las vacas, las ovejas, las cabras y las aves de corral son las dueñas del territorio, y a cuidarlas, entenderlas y respetarlas se consagra el día a día. Eso y labores del campo harán que uno se olvide de la dictadura del reloj y se sumerja en la vida como era antes del whatsapp.