Caminos universales: cuenta atrás para el Xacobeo (Parte II)

El año santo 2021 situará a Galicia y a Santiago de Compostela, once años después del anterior Xacobeo, en el centro mundial de las peregrinaciones.

Irene González
 | 
Foto: MarBom / ISTOCK

¿No has leído la primera parte? No te la pierdas...

El Camino Jacobeo arrancó en el siglo IX, en las puertas de la catedral de Oviedo. Desde ellas partió Alfonso II El Casto con un gran séquito para confirmar que, bajo aquellos destellos que un ermitaño afirmaba haber visto en un bosque, yacían los verdaderos restos del apóstol Santiago. Y así nació la leyenda del Camino de Santiago, una leyenda cuajada de simbolismo, adornada por uno de los mayores patrimonios culturales de Europa y flanqueada por unos paisajes irrepetibles, diversos, diferentes y únicos.

double-P / ISTOCK

A lo largo de sus once siglos de historia conocida, el Camino de Santiago ha sido una de las vías de comunicación más influyentes de Europa. Se transformó en un imprescindible eje comercial y en una vía de difusión del conocimiento. Y por estos caminos se introdujeron elementos de la vida social, económica y cultural que impulsaron la aparición de ciudades y villas, y la construcción de edificios civiles y religiosos. 

roberaten / ISTOCK

Sean cuales sean los motivos del viaje a la capital gallega, la recompensa de la llegada a la Plaza del Obradoiro es fantástica. La catedral luce más bella que nunca con el recién restaurado Pórtico de la Gloria. Sus puertas están abiertas para mostrar el ambicioso proyecto que el maestro Mateo comenzó en 1168 para enriquecer, si cabe aún más, la catedral de Santiago. La obra de Mateo completó la construcción salvando el desnivel con una innovadora cripta sobre la que se sitúa el Pórtico de la Gloria, destino final de los peregrinos.

El Camino Primitivo

Donde nace la leyenda 

Con 15 etapas y casi 350 km, en el Camino Primitivo nació la leyenda. Es la primera ruta de peregrinación, la más antigua, la génesis del mito del Camino y una de las más implacables por su itinerario montañoso. Parte de Oviedo y lleva hasta Santiago pasando por Lugo, en uno de los trazados más duros de las Rutas Jacobeas porque alterna fuertes subidas con importantes descensos. A lo largo de sus casi 350 km se recorren paisajes bien señalizados de extraordinaria belleza, calzadas romanas y unos itinerarios típicos de montaña e interior. 

Mapa del Camino Primitivo | D.R.

Cuando Alfonso II de Asturias, apodado El Casto, gran apasionado de la causa jacobea, comprobó que los restos que acababan de aparecer en Compostela eran realmente los del apóstol Santiago, mandó construir la primera iglesia. Y así empezó el mito del Camino de Santiago. Este Camino fue muy transitado durante el siglo IX por viajeros del norte de España y de Europa. Fue el más usado por aquellos peregrinos que empezaban su viaje por mar, ya que se embarcaban en cualquier puerto del norte de Europa para terminar desembocando en la cornisa cantábrica. 

La más devota

La ruta Primitiva es una de las preferidas de los peregrinos más devotos por la importante colección de reliquias que poseen la catedral de San Salvador de Oviedo y la de Lugo, que, además, ostenta el privilegio papal de exponer día y noche el Santísimo Sacramento. El Primitivo resulta sensacional por su paisaje e imponente por su patrimonio. Oviedo posee joyas como su catedral, Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo. Otras perlas imprescindibles son el Museo Prerrománico de San Martín, que se alza en Salas, y el monasterio cisterciense de Santa María La Real, en Obona. 

Casas de Comillas (Cantabria) | Irene González

Lugo, la ciudad más antigua de Galicia, se alza sobre una colina y posee la fortificación romana mejor conservada del mundo, declarada Patrimonio de la Humanidad. Su barrio antiguo y su catedral conforman un mágico recorrido por la antigüedad que aún conserva muchos hospitales de atención al peregrino. No hay que perderse el balneario y su puente, ambos romanos.

El Camino del Norte

En compañía del mar 

Con 35 etapas y cerca de 850 km, la aventura del Camino del Norte comienza en la localidad fronteriza de Irún, en el puente internacional sobre el estuario del río Bidasoa. Al frente, cientos de senderos en compañía del mar Cantábrico por los paisajes costeros del País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia, donde abandona la costa para internarse por los paisajes boscosos y abiertos de Lugo y A Coruña. Esta ruta ancestral comenzó a recibir peregrinos que partían a Santiago desde el antiguo Reino de Asturias en el IX, y buena parte de ellos llegaban por mar de Francia, Inglaterra, Flandes y los países escandinavos.

Mapa del Camino del Norte | D.R.

Al prosperar la Reconquista, el Camino Francés tomó protagonismo frente a otras rutas que, como esta, recibieron una menor afluencia. Hoy está en auge por la belleza de su entorno y el protagonismo del mar Cantábrico. Es llamado también Camino de la Costa, ya que algunos tramos van pegados al litoral cántabro, con sensacionales vistas a playas y acantilados. Desde la surfera de Zarauz hasta la señorial playa de El Sardinero en Santander, o la famosa de Gulpiyuri en el asturiano Naves. Otros transcurren por el interior, combinando la montaña, los valles y los bosques. 

Historia y leyenda

El itinerario transcurre siempre próximo a pueblos, villas medianas y ciudades. Bilbao, la hermosa Santillana del Mar, Llanes, con sus casas indianas, Villaviciosa, famosa por su sidra, la histórica Villa de Ribadeo, Lourenzá y Mondoñedo, una de las antiguas siete capitales de Galicia, y que combina de forma magistral historia y leyenda. En su plaza se alza la catedral, Patrimonio de la Humanidad, y sus impresionantes murales que representan el Degollamiento de los Inocentes. Anexo está el Palacio Episcopal y, frente a él, bellos soportales. El Seminario Santa Catalina, con dos claustros, varias capillas y una biblioteca con incunables, es emblemático. En la antigua entrada, a la que se accedía por el puente romano Del Pasatiempo, está el Barrio de los Molinos, donde vivían los artesanos. 

Capilla de San Alberto en Guitiriz (Lugo) | by Irene Gonzalez

En Arzúa, donde van recorridos más de 780 kilómetros desde Irún, la ruta se une con el Camino Francés para llegar a Santiago de Compostela. Es la segunda ruta más larga hasta la capital gallega, después de la Vía de la Plata, muy intensa y atractiva. 

El Camino Inglés

La aventura marinera 

De Ferrol a Santiago en cinco etapas y más de 150 km. Lo crearon los peregrinos del norte y oeste de Europa para evitar a los asaltantes y reducir el tiempo de peregrinaje. El Camino Inglés, con sus variantes desde A Coruña o Ferrol, era en el alto y bajo medievo un compendio de itinerarios recorridos por devotos ingleses, pero también escoceses, irlandeses, escandinavos y flamencos. El mar reducía el peregrinaje a unas tres semanas, ida y vuelta, frente a los casi cinco meses que duraba el periplo de cruzar Francia y los Pirineos por unos caminos infestados de maleantes y ladrones. Su historia parte del siglo XII, cuando cruzados ingleses, alemanes y flamencos, de camino a Tierra Santa, se desviaron hacia Lisboa para ayudar al primer rey portugués en su lucha contra el Islam. 

Mapa del Camino Inglés | D.R.

El Camino Inglés alcanzó su apogeo en el XV, pero se vio menguado cuando Enrique VIII se divorció de Catalina de Aragón, rompió con la iglesia católica y comenzó la reforma protestante. Es uno de los más tranquilos y menos conocidos. Discurre por las localidades recuperadas gracias a documentos que hacían referencia a sus demarcaciones, y al paso y estancia de viajeros. Saliendo de Ferrol, la distancia es de 150 km, de ahí que sea el único punto de inicio válido para obtener la Compostela. El Camino parte desde el muelle ferrolano de Curuxeiras, donde se ubicaba el antiguo puerto medieval del XI. Hay que detenerse en la iglesia de San Francisco, en la concatedral de San Xulián y en el Hospital de Caridade. Más adelante, en Narón, el monasterio de San Martiño de Xubia es visita imprescindible. 

Monasterio de San Juan de Caveiro, cerca de Puentedeume | fotografo / ISTOCK

Entre veredas y montes

La ruta llega a la medieval Puentedeume, con su sensacional puente sobre el Eume de más de 600 metros y 79 arcos. Más adelante, cruzando el río Mandeo por A Ponte Vella, se entra en Betanzos por el impresionante arco, resto de su magnífica muralla medieval. Betanzos guarda uno de los conjuntos histórico-artísticos más importantes de Europa. Entre veredas y montes se alcanza Bruma, confluencia con el ramal que llega desde A Coruña. Desde esta aldea se alcanza Sigüeiro antes de llegar a la deseada Santiago.