Caminar por la obra de Klimt: la exposición inmersiva viaja ahora a Valencia

Además en Viena se mostrará por primera vez la última pintura casi terminada del genial artista

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: D.R.

Proyecciones inmersivas de gran formato en una pantalla de más de mil metros cuadrados, experiencias con gafas de realidad virtual y herramientas interactivas. Todo para que el espectador empatice con la obra del que fuera el más carismático representante del movimiento modernista de la secesión vienesa.

Gustav Klimt | Klimt-Foundation

Hablamos, claro, de Gustav Klimt, el artista de los motivos geométricos a medio camino entre el simbolismo y el art nouveau, el amante de la ornamentación dorada con reminiscencias bizantinas, el genio de la sensualidad aplicada tanto a sus creaciones como a su vida.

Éxito en Barcelona

Sumergirse de lleno en la obra del más universal de los pintores vieneses es el objetivo de la muestra Klimt: la experiencia inmersiva que desde el pasado 16 de abril tiene lugar en el IDEAL (Centro de Artes Digitales) de Barcelona, donde, literalmente, se puede caminar por los cuadros y los edificios que decoró.

D.R.

Una producción inmersiva de gran formato (la tercera ya que organiza esta institución) que permite viajar a la vibrante Viena del cambio de siglo para vivir en primera persona la evolución de la obra de este artista que ha sido un referente de la moda y de la estética hasta nuestros días.

Esta exposición híbrida entre arte y audiovisual se acerca a la figura de Klimt desde un punto de vista inédito a partir de dos grandes áreas temáticas: el modernismo y el feminismo. En su sala de inmersión, el gran reclamo, se puede contemplar una producción de 35 minutos que se reproduce en loop y que muestra un recorrido por las obras que forman parte de su época dorada, como el famoso Beso o El árbol de la vida.

D.R.

Nueva muestra

Más allá de esta experiencia en la ciudad condal, el próximo 14 de mayo verá la luz en Valencia El oro de Klimt  con idéntico propósito. Esta vez será el Ateneo Mercantil el enclave elegido para desplegar el hipnótico universo del artista austríaco.

Se trata de nueva forma de acercar el arte al público, tanto niños como mayores, a través de la tecnología, que permite viajar en el tiempo, analizar al detalle cada mirada y cada gesto, descubrir los matices de cada pincelada.

D.R.

Las pinturas de Klimt envuelven al visitante gracias a la belleza de unas imágenes en movimiento a gran escala que se combinan con efectos de sonido, música e incluso aromas. El resultado es una experiencia artística que conduce a otra realidad.

Las últimas obras

Por si fuera poco, también el artista vienés es el protagonista de una esperada exposición en su propia ciudad: aquella que muestra la que fue su última fase creativa. Tiene lugar en el Belvedere desde el pasado 25 de marzo y estará hasta el 13 de febrero del próximo año para deleite de los amantes de Kimt.

Y es que entre sus obras tardías figura la maravillosa Mujer con abanico, su último cuadro casi terminado. Un fascinante retrato femenino que, hasta ahora, sólo se había exhibido una vez en Viena, hace más de cien años, en la muestra de arte de 1920.