Berlín en plan low-cost… pero con estilo

La ciudad que se reinventa con cada latido alumbra nuevas tendencias urbanitas sin la necesidad de rasgar la billetera.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: narvikk / GETTY

Creativa, audaz y devoradora de cultura, la capital que es la efigie de la efervescencia urbana, del soplo vanguardista, del continuo renacer de manifestaciones de arte en espacios antes enmohecidos, también ha sabido reinventar el concepto de alojamiento, adaptándolo a estos tiempos de inagotable gentrificación. Y lo ha hecho en sintonía con el estilo de vida alternativo que gasta la propia ciudad, donde el diseño, el confort y la tecnología no están reñidos con los precios competitivos.

En Berlín se puede dormir con mucho estilo, en ubicaciones que son ideales para devorar sus atractivos y sin que esto suponga la necesidad de rasgar la billetera. Para eso ha alumbrado una nueva tendencia de hospedaje, a medio camino de la sofisticación y la sencillez. Es la filosofía que exhibe Motel One, que ya cuenta con diez establecimientos en la ciudad, así como con un buen puñado de premios que avalan su éxito sorprendente.

¿El secreto? Un emplazamiento céntrico y bien conectado con transporte público, un diseño muy cuidado y, lo más importante, una tarifa imbatible: desde 79 euros con desayuno. A todo ello hay que sumar su rendición a la tecnología así como el mimo en los servicios. Unos rasgos que ya conforman tendencia y que suelen resumirse con esta expresión: high design, low cost, o lo que es igual cheap but chic.

El concepto de Motel One (que, aunque nació en suelo alemán, cuenta ya con unas 16.500 habitaciones en ocho países) elimina alguno de los aspectos que distinguen al hotel convencional. Por ejemplo, la recepción es muchas veces un lobby, una sala de desayuno y un espacio de trabajo al mismo tiempo. Tampoco hay spa ni restaurante gourmet. Y en las habitaciones, nada de mini-bar ni de teléfono, aunque sí de televisión inteligente desde la que ordenar cualquier pedido: wake up, información sobre los vuelos, contratación de desplazamientos…

Esto es lo que encontramos, por ejemplo en el establecimiento del grupo que se erige en el Upper West y que es ya todo un referente de esta parte oeste de la capital alemana. Ubicado junto a la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm, a un paso de Ku’damm; y Tauentzienstraße, dos de las calles que son un templo del ocio para los berlineses, este hotel hace del diseño su mejor escaparate. Para ello, está tematizado con motivos cinematográficos, acorde con su cercanía a Zoo Palast, que fue el primer cine de la ciudad en el que se estrenó la mítica película Metrópolis en 1927.

Un hotel, que también está próximo a Bikini Haus, el centro comercial de los hipsters, y que cuenta con uno de los locales de moda más aclamados de la ciudad: su rooftop One Lounge, abierto al público en general, que desde la décima planta ofrece vistas maravillosas a la jungla de asfalto y un ambiente de lo más trendy.

El mismo que se respira en el que ha sido el último en incorporarse a la saga familiar. El Motel One de Alexanderplatz, la plaza más frecuentada de Berlín y la cuarta más popular de Europa. Esta vez, el motivo de inspiración ha sido la moda y el arte callejero, como indica su propio lema: “Fashion meets street art”. Un interior de lujo, creativo y colorido, para el que ha contado con el colectivo artístico KLUB7, que ha pintado un magnífico grafiti en el patio interior. Son sólo dos ejemplos de esta nueva tendencia de Berlín que permite dormir en plan low cost… pero eso sí, con estilo.