Una aventura en tren hasta Santiago de Compostela

Viajar de Madrid a Santiago de Compostela en tren con tiempo suficiente como para realizar parte del Camino de Santiago.

VIAJAR
 | 
Foto: 11247t / ISTOCK

Una ruta de 6 días y 5 noches en ferrocarril que parte desde Madrid y llega hasta Santiago de Compostela después de haber recorrido parte del Camino Portugués. Esto es lo que propone Renfe con su Trenhotel del Peregrino. Para ello, la compañía ferroviaria española ha puesto a la venta un total de 440 plazas para cuatro salidas diferentes: el 1, el 8, el 15 y el 22 de agosto, portando cada viaje 110 pasajeros.

La primera jornada comienza un miércoles, con la salida del ferrocarril desde la estación de Chamartín a las 20:10 horas. Disfrutando de una cena a bordo y pernoctando en el tren, el viajero se despertará a la mañana siguiente en Vigo. Una vez en la ciudad gallega, y tras un desayuno continental también a bordo, los viajeros serán trasladados en autobús hasta el inicio de la primera etapa del Camino de Santiago, que podrán completar a pie o en bicicleta. Para esta jornada inicial se recorrerá el trayecto que va desde Tuy hasta Redondela; o bien, para los que quieran realizar un trayecto más corto, Valença-Orbelle.

MarBom / ISTOCK

Los siguientes etapas continuarán cada día, pasando de esta forma por lugares como Arcade, San Amaro, Vilagarcía de Arousa, Cambados, O Grove o Portonovo. Finalmente, en la cuarta jornada se llegará hasta Santiago de Compostela, donde los viajeros disfrutarán de un recorrido guiado por el entorno de la Catedral. El quinto día se realizará la última etapa, que irá desde Padrón hasta regresar, de nuevo, a Santiago de Compostela.

Obtener la Compostela

ISTOCK

Los viajeros del Tren del Peregrino podrán conseguir la Compostela. Al acceder al tren el primer día, todos los pasajeros recibirán una credencial que deberán sellar en los puntos habilitados para ello durante cada etapa del Camino. De esta forma podrán hacerse con el preciado documento cuando hayan recorrido al menos 100 kilómetros del Camino a pie o 200 en bicicleta.

Un hotel en movimiento

El Tren del Peregrino no es un ferrocarril al uso, sino que es más bien un tren-hotel con 55 habitaciones dobles, complementadas con baño completo incluido, y capacidad para alojar hasta 110 pasajeros. El tren posee además un coche cafetería, dos coches restaurante y un coche acondicionado para el ocio y las tertulias. Durante el viaje todos los desayunos están incluidos, y dos cenas –la de la primera y la última noche– se servirán también a bordo.