Aventura ferroviaria: nos subimos al primer tren de ascenso de montaña del mundo

Ascender a la cima del pico más alto del noroeste estadounidense es una de las aventuras ferroviarias que pueden seguir viviéndose 153 años después de la inauguración de este tren tan especial. Además, el Mount Washington Cog Railway es el segundo ferrocarril más empinado del mundo y el único cuyas vías son elevadas

María Escribano
 | 
Foto: DenisTangneyJr / ISTOCK

En 1869 nacía el tren Mount Washington Cog Railway, el segundo ferrocarril más empinado del mundo tras el que asciende al suizo Monte Pilatus. Lo hacía en uno de los lugares con el peor tiempo del mundo, el monte Washington, el pico más alto del noroeste de Estados Unidos, con 1.917 metros de altitud en las montañas Blancas del estado de Nuevo Hampshire. El horrendo clima se debe a la confluencia de varias vías de tormenta en la cima: la que viene desde el Atlántico hacia el sur, la de la región del Golfo y la del Pacífico Noroeste.

Cog train Monte Washington
Aquí se aprecia el desnivel.  | weaver1234 / ISTOCK

El monte Washington atesora varios hitos, entre ellos el de haber registrado rachas de viento de hasta 372 kilómetros por hora o temperaturas de -40 ºC, con -75 ºC de sensación térmica. Además, en él se halla la ruta de senderismo más antigua de Estados Unidos, el camino de Crawford, trazada en 1819. En la cima del monte se encuentra un observatorio que cuenta con varias cámaras en streaming que muestran al mundo las condiciones climatológicas de este enclave.

Tren Cog monte Washington
El monte Washington, cubierto por un manto de nieve.  | PHILBRICK PHOTOGRAPHY

Fue el empresario de Chicago Sylvester Marsh quien, a mediados del siglo XIX, volvió a su Nuevo Hampshire natal y un día de agosto, decidió subir a la cima del monte Washington con un amigo. Una vez arriba, les sorprendió una gran tormenta. Consiguieron llegar al refugio Tip Top House, construido en la cima del monte en 1853 y que continúa su actividad actualmente pero como museo, lo que salvó sus vidas. Pero Marsh pensó que debería haber una forma más segura y eficiente para que los viajeros pudieran llegar a la cima. Fue entonces cuando pidió los permisos para construir una locomotora de vapor; en la primavera de 1866 formaría la Mount Washington Railway Company.

El principal problema para la construcción de este tren cremallera era la pendiente del terreno, que oscilaba entre el 25 y el 38 % de desnivel (en Cold Springs Hill). La solución fue que el tren circulara sobre un sistema elevado de caballetes, convirtiendo al Cog en el único ferrocarril del mundo cuyas vías principales están construidas completamente elevadas sobre el nivel del suelo.

Tren Cog Monte Washington
Encuentro de dos locomotoras.  | Roger Marcoux

Hoy son dos las locomotoras de vapor alimentadas con carbón que siguen haciendo la ruta en los meses más cálidos; ambas con más de un siglo de antigüedad: la MW2, construida en 1875, y la MW9, de 1908. Ambas han sido sometidas a varias reconstrucciones a lo largo de los años. En 2008 llegarían nuevas locomotoras, con la inauguración de la primera locomotora diesel, la M1. En 2019 finalizaba la construcción de la séptima biodiesel, la M7.

Tren Cog Monte Washington
Interior de uno de los vagones.  | Mount Washington Cog Railway

¡Pasajeros al tren!

La aventura comienza, sin embargo, fuera del tren, en la estación base Marshfield, unión de los nombres de Sylvester Marsh, el creador del ferrocarril de cremallera, y Darby Field, que se cree que fue el primer alpinista europeo en llegar a la cima del monte Washington en 1642. Abierta todo el año, la estación de Marshfield cuenta con un museo del tren interactivo, una tienda de regalos y un bar. En ella se encuentra también una plataforma de observación que ofrece hermosas vistas del ferrocarril y la montaña, sobre todo al atardecer.

Tren Cog Monte Washington
Desnivel que afronta el tren.  | PHILBRICK PHOTOGRAPHY

Una vez subidos al tren Cog, se explican varias cosas sobre su funcionamiento, como la activación del embrague Sprag, un mecanismo de seguridad accionado hidráulicamente que evita que la locomotora caiga. Durante el trayecto, el personal también proporciona mucha información sobre la montaña y la región.

Tren Cog Monte Washington
Es el segundo tren más empinado del mundo.  | PHILBRICK PHOTOGRAPHY

Uno de los puntos más bonitos de la ruta es Upper Ammonoosuc Falls, una cascada entre rocas que actúa como poza para darse un chapuzón en los meses de verano. También es habitual el avistamiento de alces y osos durante el trayecto y hay varios refugios de montaña durante el camino.

Entre los puentes que se cruzan está el de acero sobre el río Ammonoosuc y la sección más empinada es la que se conoce como Jacob’s Ladder (la escalera de Jacob).

Tren Cog Monte Washington
El tramo conocido como Escalera de Jacob.  | Mount Washington Cog Railway

Los trenes se detienen en la cumbre durante aproximadamente una hora, tiempo para que el pasajero explore el Centro de Visitantes Sherman Adams, tome un café en la cafetería o compre algo en la tienda y eche un vistazo a las increíbles vistas desde la plataforma de observación.

Tren Cog Monte Washington
Estación base.  | Mount Washington Cog Railway

El trayecto de vuelta se hace con los asientos colocados al revés, para poder seguir admirando el monte Washington hasta el final. El viaje total, de ida y vuelta, dura un poco menos de tres horas. El tren llega a la cima de 1.917 metros en unos 45 minutos.

Tren Cog Monte Washington
Estación Marshfield. | Mount Washington Cog Railway