Asturias está de aniversario

Este bello paraje natural celebra dos centenarios: el del primer Parque Nacional de España y el de la coronación de la Virgen de Covadonga. Y además, se conmemoran trece siglos de la proclamación de Don Pelayo como rey de Asturias. Ésta es una tierra especial que amalgama de forma singular historia, naturaleza y creencias. 

Irene González
 | 
Foto: Syldavia / ISTOCK

Asturias se engalana para celebrar tres aniversarios muy especiales. Hace 100 años que gran parte de su naturaleza se protegió como Parque Nacional, también es el centenario de la coronación de su Virgen y además se cumplen trece siglos de la proclamación de Don Pelayo como rey de Asturias. Lo cierto es que el área de Covadonga es un lugar muy especial en Asturias, pero también en todo el territorio nacional. Esta excepcional zona amalgama de forma singular historia,  naturaleza y creencias. Julio de 1918 marcó un hito en la protección y conservación  de la naturaleza. Se inauguraba se inauguraba el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, el primero de nuestro país y segundo del mundo, tras el californiano de Yosemite. La iniciativa llevaba fraguándose un par de años, a través de la pionera Ley de Parques Nacionales impulsada por Pedro Pidal, un asturiano enamorado de Covadonga.

Aquella ley de hace 100 años, permitió a Pidal proteger un territorio de montaña de gran riqueza natural, atravesado por los ríos Cares y Sella, y salpicado de bosques autóctonos de robles, hayas, tilos, avellanos o acebos. Aquel pionero se fue ampliando con los años, hasta llegar al conocido hoy Parque Nacional de los Picos de Europa. Y años después, la UNESCO lo declaró Reserva Natural de la Biosfera. Aquí no solo coinciden en el espacio, sino que también se entrelazan entre sí, las características naturales del paraje, que jugaron un papel fundamental en la batalla que hizo célebre a Covadonga. Aquella famosa ofensiva se conjugó con creencias religiosas, que contribuyeron a la leyenda del lugar, el actual corazón de la veneración mariana en Covadonga, donde la cueva de la Santina es asimismo un increíble escenario natural. Según la leyenda, se empezó a venerar a la Virgen de Covadonga inmediatamente después de la batalla.

Pero fue hace 100 años cuando tuvo lugar el rito de su coronación. Con ella se continuó ensalzando a la Santina, y se consolidó el peregrinaje a la basílica. Para celebrar este centenario se ha declarado Año Jubilar Mariano en Covadonga, por los que los peregrinos podrán obtener el jubileo hasta 2019. Otra celebración es la victoria que hace 1.300 años, obtuvo Don Pelayo sobre los invasores de aquellas tierras. Cuenta la leyenda que Pelayo portaba durante la batalla una cruz de madera, que siglos después se recubrió de oro y piedras preciosas para crear la Cruz de la Victoria, hoy en la Catedral de Oviedo. Este símbolo figura en la bandera de Asturias, y que cuelga del puente romano de Cangas de Onís. Pero solo es un mito, ya que las pruebas arqueológicas han descartado que la madera de la cruz pueda ser del siglo VIII. Y aunque no celebra aniversario, hay que congratularse de que aquí se concentra la mayor parte de la producción artesanal de varios de los famosos quesos asturianos: el Gamonéu, el de Los Beyos, y el Cabrales.