Astaná, 17 motivos para visitar la Expo de la Energía

Bajo el tema “Energía del Futuro”, la capital de Kazajistán acoge a más de cien países participantes en esta Exposición Especializada, la versión de menor duración que las Exposiciones Universales. Hay muchas razones para visitar Astaná y su Expo antes del 10 de septiembre. Aquí van 17.

Guillermo García
 | 
Foto: Guillermo García

1.- Entrar en el edificio esférico más grande del mundo
Se llama Nur Alem y es el edificio esférico más grande del mundo, con un diámetro de 80 metros y una altura de 100 metros. La planta baja alberga el pabellón del país anfitrión, que recuerda el nomadismo ancestral y exalta el progreso reciente. Los otros pisos se dedican a los diversos tipos de energías sostenibles y lo imprescindible es cruzar el puente de cristal en el piso más alto, a la par que admirar el contraste entre el skyline futurista de Astaná con la inmensidad de la estepa que lo rodea.

2.- Ver los reflejos del Futuro
El pabellón de Mónaco se distingue por una instalación artística de más de 30 espejos que cuelgan del techo y que moviéndose armoniosamente crean un emotivo efecto visual con el reflejo de la proyección en el suelo. La exhibición se complementa con información sobre la labor altruista del Principado en el mundo y sus proyectos futuros.

3.- Aprender sobre energías limpias
Suiza reafirma su liderazgo en energías limpias y el respeto por el medio ambiente. El recorrido consta de tres exhibiciones. En la primera se muestran los avances del país alpino en materia de energías sostenibles. La siguiente invita a reflexionar sobre la importancia –y la escasez– del agua. Por último, hay un espectáculo en vivo que proporciona al público consejos sobre eficiencia energética a la hora de cocinar en casa.

4.- Admirar la creatividad holandesa
Los Países Bajos se valen de una novedosa película, que es en tercera dimensión a simple vista, sin la necesidad de usar lentes, para recordar que son el país donde se inventó el microscopio, a la par que resalta la riqueza de su legado artístico y su constante énfasis en la energía eólica.

Guillermo García

5.- Disfrutar de los pabellones temáticos
Son dos pabellones impecablemente realizados por el país organizador para desarrollar propiamente el tema Energía del Futuro y transmitir a la audiencia la importancia de escoger las energías limpias. Entre las experiencias más memorables destacan un paseo a bordo de un vehículo cuyo guía es un holograma, dispositivos interactivos de última generación y un viaje a un prototipo de ciudad sostenible en el futuro.

6.- Utilizar un "smartstick" alemán
Al llegar al pabellón de Alemania los visitantes reciben un smartstick, un dispositivo que les permite ir descubriendo la gran variedad de contenidos interactivos que ofrecen los alemanes. El mensaje se centra en la eficiencia energética de las ciudades en el futuro y concluye con un innovador espectáculo multimedia.

7.- Unir Mente, Alma y Energía
Austria ofrece un pabellón colorido y dinámico que se centra en estos tres conceptos y en cómo se relacionan o se pueden relacionar. Lo más divertido son unas bicicletas en la que los visitantes deben pedalear en conexión con el contenido mostrado en las pantallas que tienen enfrente.

8.- Echar un vistazo a los Emiratos
Los anfitriones de la siguiente Expo, Dubai 2020, invitan a descubrir a través de una película envolvente cómo han hecho para afrontar la escasez de recursos, lograr un desarrollo sostenible y enfocarse a las energías renovables; junto con la correspondiente promoción de la Exposición Universal que realizarán dentro de tres años.

9.- Interactuar con dibujos animados
Corea del Sur se vale de una estética minimalista para interpretar el tema de Astaná 2017. Empieza con una proyección en blanco y negro y le sigue una película de dibujos animados en la que de pronto los protagonistas se vuelven seres humanos reales e interactúan con el público. En el tercer y último acto los visitantes reciben una tableta para utilizar dispositivos interactivos.

Guillermo García

10.- Sentir el viento español
España se muestra en la Exposición de Astaná como líder mundial en la producción de energía eólica. La fachada del pabellón es obra del artista Alberto Corazón, que simboliza el rol del fuego en el camino a la civilización. En el interior hay una plaza rodeada de tres casas con exhibiciones que refuerzan la propuesta del pabellón.

11.- Iluminar una yurta
El atractivo principal del pabellón británico es una instalación artística compuesta de barras transparentes acomodadas en forma de yurta, la tradicional tienda usada por los nómadas kazajos, y que se iluminan cuando el visitante los toca. Reino Unido invita también a la reflexión repasando desde el origen del universo hasta la energía en la época actual y, de paso, recuerda las aportaciones que su país ha dado al mundo. El recorrido se complementa con una exhibición sobre grafitino, un revolucionario material ecológico descubierto por científicos de Manchester.

12.- Esquivar rayos lituanos
El país del Báltico se presenta como uno de los líderes mundiales en la producción de rayos láser y para ello hicieron La caja de luz, una sugestiva instalación artística que requirió doce kilómetros de cableado y que ocupa prácticamente todo el espacio del pabellón.

13.- Conciertos y desfiles
Cada uno de los 93 días que dura la Expo Astaná 2017 cuenta con un rico programa cultural que va desde días nacionales en el escenario al lado de Nur Alem hasta conciertos y festivales musicales en el Anfiteatro. Asimismo, a las 21.30 horas, después del cierre de los distintos pabellones, se pone en marcha un colorido desfile que rodea el perímetro circular del recinto.

14.- Buscar la esperanza africana
Angola es el único país del África subsahariana que cuenta con pabellón propio en esta Expo, ya que los demás se encuentran en un pabellón conjunto. El mensaje de este país se centra en el progreso alcanzado en años recientes, la equidad de género y la importancia de las energías limpias para los países en vías de desarrollo.

Guillermo García

15.- Medir la potencia china
El pabellón chino mezcla pasado, presente y futuro, a la par que exalta sus nexos con la nación anfitriona. Además de varias exhibiciones sobre energías sostenibles y de resaltar la importancia de los trenes como energía limpia para el transporte, emiten un filme protagonizado por una niña que viaja en el tiempo acompañada del ave fénix.

16.- Aplaudir al Circo del Sol
La afamada compañía canadiense Cirque du Soleil realiza una puesta en escena hecha para la ocasión en la que, bajo el título de Reflekt, presentan sus espectaculares acrobacias, danza y música en vivo mezcladas con elementos kazajos. Requiere admisión adicional a la entrada a la Expo.

17.- Despedirse con el espectáculo nocturno
Todas las noches a las 22.50 horas la fachada del Nur Alem se convierte en la pantalla de un espectacular show nocturno de luces, proyecciones, rayos láser y hasta fuentes que mezclan agua y fuego ¡El momento ideal para cerrar con broche de oro la visita a la Expo Astaná 2017!