Aranjuez desde el cielo en globo

El 13, 14 y 15 de octubre se celebrará Villa de Aranjuez El Deleite, una exhibición desde las alturas en la que se pondrán a prueba los pilotos de 20 globos aerostáticos.

VIAJAR
 | 
Foto: ISTOCK

En nuestros días, disfrutar de un paseo en globo no sólo no representa ningún peligro sino que, según muchos expertos, constituye la forma más segura de volar. De hecho, el precursor del avión tal y como lo conocemos hoy, fue el globo aerostático, y esta pasión por volar, gana cada día más adeptos. Y así es cómo surgió la idea del Villa de Aranjuez “El Deleite” 2017, un evento deportivo y cultural que tendrá lugar los días 13, 14 y 15 de octubre en las alturas del Real Sitio de Aranjuez y que se celebra por tercer año consecutivo. Alrededor de 20 globos aerostáticos sobrevolarán el municipio durante las primeras horas de la mañana y de la tarde de las tres jornadas, dejando a su paso un espectáculo visual. Además, este espectáculo irá acompañado por una gran variedad de actividades de ocio paralelas a la altura de los acontecimientos.

Lo cierto es que además de ser una exhibición, este evento consiste también en una competición entre los equipos -constituidos por una o dos personas- de cada uno de los globos, que realizarán una serie de pruebas a lo largo del recorrido en las que se exige gran precisión, técnica, dotes de navegación y estrategia. Así, los equipos deberán enfrentarse a desafíos tales como La liebre y los galgos –el más común de ellos-, que consiste en lanzar un testigo lo más cerca posible de una diana que establece un globo que hace de “liebre” y que se dirige hacia ese punto antes que los demás; Fuera dentro o Rastreo y Cacería. La selección de las pruebas la realizan los jueces atendiendo a las condiciones climatológicas del momento.

ISTOCK

Además, este año va a participar por primera vez en este festival una réplica del primer globo diseñado por los hermanos Montgolfier, que fue protagonista de la primera hazaña aerostática realizada en España, ya que sobrevoló los jardines del Real Sitio de Aranjuez el 5 de junio de 1784. La altura que logró alcanzó los 1800 metros y, desde entonces, el globo aerostático no ha variado la esencia de su vuelo, aunque sí lo han hecho los materiales empleados así como las nuevas técnicas de pilotaje, que hacen que viajar en globo se convierta en una experiencia sensorial única.

Con los nuevos avances, los globos aéreos que compiten pueden llegar a alcanzar los 30 metros de altura y los 17 metros de diámetro, y se componen básicamente de tres elementos: la envoltura, la barquilla –la cesta donde permanecen tanto los pasajeros como el piloto- y los quemadores, que son los encargados de calentar el aire interior y así permitir que el piloto controle la velocidad de ascenso y descenso del globo. Para volar se necesitan unas condiciones de viento suaves o moderadas, por lo que la velocidad del vuelo oscila entre los 6 y los 18 km/h.