Amberes, moda y arte en la capital de los diamantes

Cosmopolita y abierta, la dinámica Amberes, la segunda ciudad más importante de Flandes, ha rediseñado su horizonte con la inauguración de un museo, el MAS, que ofrece un interactivo y vanguardista paseo por la historia de la urbe y da vida a un nuevo barrio de moda: el Eilanje. Gracias a esta atractiva silueta de ladrillo rojo, el norte de Amberes ha logrado recuperar todo el poderío de su zona portuaria.

María Bayón
 | 
Foto: Lucas Abreu

El MAS, literalmente "el museo junto al río", une el puerto antiguo de Amberes con el nuevo, creando un puente entre el casco viejo y el nuevo barrio de moda: Eilanje, la isla. Una extensión de tierra cotizada por artistas y restauradores que promete convertirse en la nueva apuesta cultural de una ciudad que siempre destaca por su constante evolución. Llegar en tren es la mejor forma de recalar en Amberes. Apearse en su majestuosa Estación Central es una experiencia difícil de olvidar. Esta mole de mármol neogótico (1905) da vida al ajetreo de la segunda ciudad de Flandes y organiza a su alrededor el 85 por ciento de la producción mundial de diamantes. Y es que el barrio de la Estación Central también es conocido como el Barrio del Diamante. Los diamantes van unidos a la fama de la ciudad de Amberes. Por eso no hay que perderse el Museo del Diamante (Koningin Astridplein, 19-23) o el showroom Diamondland (www.diamondland.be), donde, además de ver cómo talladores profesionales trabajan esta piedra preciosa, se pueden adquirir joyas a precios que bien justifican una escapada a Amberes.

La foto más buscada está en su casco antiguo. La mejor forma de llegar desde la Estación Central es a través de la comercial calle Meir, un elegante paseo de apenas un kilómetro que llega directamente a la plaza de Grote Markt, el corazón de Amberes. Allí, rodeada de soberbios edificios gremiales de los siglos XVI y XVII, se encuentra la estatua de Bravo, el joven que, según las crónicas del lugar, hizo frente al temible gigante Antigoon y tiró su mano al río Escalda, permitiendo a los amberinos circular libremente por la urbe. Cuenta la leyenda que la ciudad debe su nombre a este héroe, conocido como "el joven que lanza la mano" (hand werpen). En esta misma plaza se encuentra otro edificio histórico: el Ayuntamiento, un híbrido del siglo XV que suma con mágica elegancia elementos renacentistas, flamencos e italianos. Es otra foto imprescindible.

Justo detrás de esta pintoresca plaza rasga el horizonte la esbelta torre de la Catedral de Santa María, un tesoro arquitectónico que suma interés por su rico interior. Allí, en la penumbra de los santos, suspendidas de sus muros de piedra se exhiben algunas de las mejores obras del genial pintor Pedro Pablo Rubens, como la Elevación de la Cruz y El descenso de la Cruz, otro de los notables reclamos de la ciudad.

La obra de rubens, gran coleccionista y viajero, puede seguir disfrutándose en su casa-taller (Rubenshuis. Wapper, 9-11. www.rubenhuis.be Horario: de 10 a 17 horas), una cuidada mansión renacentista restaurada con tanto mimo que, sin querer, recuerda a un palacete italiano. Parte de la culpa es del propio Rubens, quien en su día diseñó los jardines renacentistas que se pueden contemplar tras el pórtico barroco. En su interior se puede disfrutar de diez destacados lienzos del artista, entre ellos su fascinante Autorretrato o Adán y Eva en el Paraíso.

El casco antiguo de Amberes se desenrosca a través de un dédalo de callejuelas adoquinadas donde no faltan las tentaciones gastronómicas y las tiendas de recuerdos. Tampoco románticos restaurantes, aclamadas chocolaterías, tentadoras tiendas vintage y un sinfín de tabernas donde paladear con gusto las mejores cervezas flamencas. La local se llama Bolleke y, dado el carácter hospitalario de los amberinos, no faltará quien le regale una porción de su tiempo mientras canta las maravillas de su ciudad. Y es que los 500.000 habitantes de Amberes se sienten extremadamente orgullosos de su ciudad y no dudan ni un momento en ayudar al viajero a sentir lo mismo. El casco antiguo vive sus mejores momentos a mediodía, cuando las bicicletas serpentean entre los turistas y la vida bulle en cada uno de sus rincones.

Más al sur se encuentra otro barrio básico: Het Zuit, más conocido como el Barrio de la Moda. Y es que Amberes, antaño principal puerto europeo en comercio textil, rinde homenaje a su rico pasado con un exuberante mercado de moda. El diseño es otra de las tentaciones en las que hay que caer. Su gran cantidad de tiendas no deja tregua a los amantes de la ropa divertida y única. Los impulsores de esta tendencia son los Seis de Amberes (Dirk Bikkembergs, Ann Demeulemeester, Walter Van Beirendonck, Dries Van Noten, Dirk Van Saene y Marina Yee), seis diseñadores de fama internacional que han encumbrado el nombre de Amberes en las mejores pasarelas del mundo. Y es que la ciudad, orgullosa de su inspirado presente, apoya incondicionalmente a sus talentos.

Modenatie, el centro de la moda de Amberes, alberga la asociación sin ánimo de lucro FFI (Flanders Fashion Institute), el Museo de la Moda (MoMu) y el departamento de moda de la Real Academia de Bellas Artes de la ciudad. Es una visita imprescindible que nos prepara para entender mejor los precios de alguno de los diseños que cuelgan en los escaparates del barrio. Y es que, aunque no se goce de una tarjeta de crédito a prueba de crisis, el placer de la vista es gratis y en Het Zuit se le puede dar más de un capricho. Los escaparates destacan por su original despliegue de buen gusto. Aunque no se entre en tienda alguna, tan solo el paseo merece la pena.

Si bien todos los grandes diseñadores pilotan alrededor de National Straat, una calle que no hay que perderse es la Klooster Straat, perfecta para los que cuentan con un presupuesto más modesto, pero no quieren renunciar al diseño. Aquí han encontrado su refugio las jóvenes promesas, los artesanos de la aguja y los vanguardistas independientes. Muchos de ellos miran ya al norte de la ciudad, a la zona conocida como Eilanje, la isla, el nuevo barrio de moda. El Museo no solo ha conseguido que el precio de las antiguas casas de este barrio se dispare sino que, además, se multipliquen los edificios rehabilitados. Basta echar un vistazo para ver numerosos carteles anunciando áticos de lujo, todos ellos parte del ambicioso plan de remodelación del Ayuntamiento de la ciudad. La zona es pura vanguardia y cuesta poco imaginar cómo será en apenas dos años: un torbellino de arte y cultura donde poder recrear los sentidos. Una muestra definitiva de la importancia de este nuevo barrio es que el famoso diseñador Dries Van Noten ha abierto una nueva tienda a solo dos pasos del MAS.

El antiguo puerto de la ciudad se ha convertido, asimismo, en el lugar del que todos hablan. Frente al MAS se alinean las terrazas más trendies y exitosas, y tan solo a unos pasos se encuentra otro edificio de moda, artísticamente restaurado, el Felix Pakhuis (Godefriduskaai, 30. www.felixpakhuis.nu), un antiguo almacén que se ha convertido en el nuevo archivo de la ciudad. En su interior hay un estupendo restaurante donde se puede degustar un excelente pollo al curry.

Amberes es perfecta para el paseo. Por eso, la empresa Culinaire Walks ha decidido aprovechar este potencial ofreciendo diez rutas temáticas que combinan la cultura y la historia con sorprendentes toques culinarios. Uno de los más populares es la Aventura del Chocolate, un recorrido donde aprender el origen y la historia de este manjar, y la estrecha relación de Amberes con el cacao. La visita termina en una bodega del siglo XIV donde los más lanzados podrán incluso esnifarlo. Son muchas las formas de recorrer Amberes y muchas las tentaciones que ofrece. Descubrir sus barrios es enamorarse de una urbe moderna, acogedora, vanguardista y culta, donde el arte siempre es un compañero de viaje.

"El secreto del unicornio"
La tierra de Hergé, el brillante creador de Tintín, ya puede presumir de flamante película. No es para menos, porque el propio Steven Spielberg, arropado por Peter Jackson, se ha encargado de llevar a la gran pantalla las aventuras del joven y carismático periodista belga. La película, que está rodada en un sofisticado sistema de animación 3D, se estrena en España el 28 de octubre y promete convertirse en uno de los grandes taquillazos de los últimos tiempos. En los carteles puede verse la sombra de Tintín acompañado de su inseparable perrito Milú; el reportero camina sobre un globo terráqueo, promesa de que las aventuras están servidas. El Secreto del Unicornio es el título de arranque, pero con un reparto de lujo -en el que destaca el actor británico Daniel Craig como Rackman El Rojo- y una cuidadísima puesta en escena, lo que augura que será el inicio de una larga saga de largometrajes. Para todos los amantes de Tintín, y para todos aquellos que lo quieran descubrir, la oficina de turismo propone El paseo de Tintín en Bruselas, un recorrido muy entretenido que nos sitúa en los escenarios más famosos del mítico cómic: la casa de Hergé, el antiguo Mercado del Secreto del Unicornio o el Centro Belga del Cómic, que es el lugar perfecto para apreciar todo el arte de Hergé y sus coetáneos. Además, el edificio art decó es ya en sí mismo una atracción.
http://visitbrussels.be

MAS, el nuevo icono de la capital de los diamantes
Amberes acaba de inaugurar el nuevo icono de la ciudad, el museo MAS, un edificio vanguardista que llena de protagonismo al río Escalda y regala un interactivo recorrido por la historia de este puerto y su contribución al mundo. Además, es la excusa perfecta para descubrir el Het Eilanje, el nuevo barrio de moda de la ciudad. Desde el aire, la sorprendente mole de ladrillo rojo del MAS destaca por su elegante contundencia en un paisaje de embarcaciones de lujo y grises edificios portuarios. Diez contenedores que recuerdan el rico pasado marítimo de la ciudad y un montón de metros de cristal ondulante que permiten apreciar en 360 grados la ecléctica herencia arquitectónica de la urbe. A sus pies, una gigantesca calavera de granito gris emula un motivo de la Catedral y recuerda que todo es efímero. Este sorprendente mosaico ha sido realizado por uno de los artistas amberinos más famosos y polémicos: Luc Tuymans. Dentro, 470.000 obras recuerdan el papel de Amberes en el mundo. La primera exposición temporal -abierta hasta el 30 de diciembre­- ofrece un soberbio recorrido por diversas obras de arte realizadas en Amberes o sus alrededores desde hace cuatro siglos. Una muestra que arranca con pinturas de Rubens y Van Eyck y llega hasta las curiosas esculturas del artista flamenco Jan Fabre. En la última planta y aprovechando una fantástica terraza abre sus puertas el restaurante T''Zilte (www.tzilte.be), un dos estrellas Michelin empeñado en poner la guinda al recorrido artístico del museo. Su galardonado chef, Viki Geunes, ofrece originales recetas flamencas y un postre para no perdérselo, su aclamada dama blanca, una inolvidable versión del helado de chocolate.

El MAS nace con vocación de puente entre el casco antiguo de la ciudad, coronado por su majestuosa catedral gótica, y el Eilanje, el nuevo barrio de moda que suma el puerto antiguo con el moderno. El camino entre estos dos puntos está jalonado de restaurantes de moda, coquetas pastelerías y excelentes tabernas donde degustar la famosa cerveza flamenca.