9 destinos impactantes donde practicar yoga

Existen lugares mágicos donde sumergirte en una experiencia completa de yoga, descanso y meditación. En España hay unos cuantos y, excepto los que son tan secretos que no se dejan encontrar, te proponemos los mejores donde perderte.

Irene González
 | 
Foto: microgen / ISTOCK

Asanas, meditación, respiración y un entorno arrebatador son algunas de las cualidades de los destinos más yoguis. Tras los excesos navideños, nada mejor que desconectar y poner a punto el cuerpo y el alma con el yoga, una práctica cada día más en boga. En los tiempos de lo electrónico, de los relojes inteligentes, las pantallas, el estrés, las prisas, las reuniones y las multitareas, nada mejor para el cuerpo y el alma que prácticas físicas e introspectivas para encontrarse con uno mismo. Más allá del Himalaya y la India, nuestro país es el reino de impactantes destinos para encontrarnos con nosotros mismos. Desde los Pirineos hasta el recóndito sur, existen playas y montañas resguardadas del mundanal ruido. Son retiros ideales para un fin de semana largo, aunque también pueden durar de una a dos semanas, de yoga y meditación.

En estos retiros se cuidan los horarios y la alimentación, y siempre giran en torno a la práctica del yoga. Los hay con talleres de cocina vegetariana o ayurvédica y la mayoría enfocan las actividades relacionadas con el senderismo, los baños o la caminata meditativa pero también a los masajes e incluso el surf. Sin duda, el denominador común de todos estos lugares para desconectar es que son destinos atractivos donde disfrutar del paisaje, la gastronomía, el relax y un espacio paradisíaco para la práctica del yoga. Son lugares donde la escucha es importante, siempre alejada de ruido de la urbe. En estos 9 lugares mágicos de nuestra geografía podrás sumergirte una experiencia completa de descanso, yoga, meditación y transformación, donde dejar atrás los excesos navideños. Huesca, Castellón, Granada, Barcelona, Cáceres, Jaén y Gredos esconden magníficos y casi secretos entornos donde nutrirse de naturaleza y reconvocarse de pies a cabeza.

YinYang / GETTY

En ellos, sus playas desiertas, sus sierras, sus montañas lejanas o sus magníficas campiñas, son un paisaje singular donde ponernos a punto. Respirar el aire puro de la sierra durante una sesión de meditación o disfrutar de un baño tras una práctica de yoga en la playa al atardecer, suponen sensaciones indescriptibles. Sesiones de yoga, masajes ayurvédicos para relajar músculos y mente y comida ecológica para recuperar energía son placeres de dioses. ¿Dónde se encuentran estos pequeños paraísos? En España hay unos cuantos y, excepto los que son tan secretos que no se dejan encontrar, aquí tienes algunos para perderte.

Casa Cuadrau: Yoga, Art & Nature
Vio, Huesca

Es uno de los sitios más conocidos del panorama yogui en nuestro país. Situado en Vio, en el Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido, ofrece, en una construcción ecológica, retiros de yoga, meditación y senderismo, y su dieta es vegetariana. Las vistas de Casa Cuadrau son impresionantes y su enclave, en mitad de los Pirineos, no puede ser mejor escenario para olvidarse de todo.

El retiro de Kun Kan
Navajas, Castellón
Este hotel, de nueve habitaciones amuebladas con materiales naturales y ecológicos, nada tiene que envidiar a los resorts de lujo asiáticos. Sus programas no solo incluyen clases de yoga, sino que invitan a hacer ayunos de tipo terapéutico y anti estrés para limpiar el organismo de los excesos diarios. La oferta de su restaurante ofrece productos ecológicos, veganos y vegetarianos.

Casa Bhakti
Salar, Granada
Es uno de los sitios mejor valorados para retirarse del mundanal ruido. Cerca de Granada, es un lugar idílico rodeado de almendros y olivos. Nada mejor que esta preciosa comarca granadina para realizar yoga en sus diferentes asanas. En casa Bhakti se imparten todos los niveles de yoga, desde el básico hasta el avanzado, y su comida ecológica resulta exquisita.

miljko / GETTY

The Garage Blume
Barcelona

También los hay urbanos, como el garaje The Garage Blume que es una casa con 14 habitaciones hechas por artesanos locales que cada cierto tiempo prepara este tipo de actividades. La modelo Verónica Blume, una yogui consumada, ofrece clases en un entorno urbano, donde sacar tiempo para desconectar del ajetreo diario de la gran ciudad.

Jabierans
Serratella, Castellón

Los sitios donde se hacen retiros suelen ser espacios con un toque mágico que atraen no solo a los yoguis. Es el caso de la aldea de Javier, un escultor que fundó la Asociación Espacio de Arte Jabierans Arte Naturaleza y Silencio, un lugar para retiros, terapia y arte. La casa es una finca cercana a las montañas de Castellón con vistas al mar y cocina vegetariana con los ingredientes del huerto.

El Cielo de la Vera
Villanueva de la Vera, Cáceres

El Cielo De la Vera es un pequeño paraíso escondido en esta comarca cacereña, vecino de otra pequeña joya, el templo budista de Shorin-Ji. A pocos metros se encuentra el río y las pozas donde los lugareños escapan a darse un chapuzón. Preparan retiros de yoga, talleres de cocina vegetariana e imparten clases de chi kun entre otras muchas cosas. El espacio es como un oasis, donde el tiempo se detiene nada más entrar.

valentinrussanov / GETTY

Yogaventura
La Iruela, Jaén

En pleno Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, Yogaventura mima el cuerpo, la mente y el alma. Yoga, relajación, descanso, masaje, juegos, excursiones, danza y una deliciosa comida energética y vegetariana son regalos que se pueden disfrutar en plena naturaleza andaluza. También se puede nadar en una zona de baño natural, y observar animales en libertad.

Hospedería del Silencio
Robledillo de la Vera, Cáceres

Este eco centro está ubicado en una loma solitaria de la Sierra de Gredos, al norte de Cáceres en una zona privilegiada, con naturaleza virgen, frondosos bosques, gargantas de aguas cristalinas y un micro clima benigno. La Hospedería del Silencio cuenta con cabañas en plena naturaleza cacereña, donde disfrutar de la unión yoga y el crecimiento personal. Un paraíso para yoguis.