7 planes al fresco

Porque no solo en la costa es posible refrescarse, exploramos escapadas de interior, en las que podremos dejar el abanico en casa. Son excursiones fresquitas, apetecibles, llenas de encanto y alejadas de las, muchas veces, bulliciosas playas. En plena naturaleza, visitando ciudades impresionantes o penetrando en el interior de una cordillera, hemos seleccionado 7 refrescantes planes de interior.

Irene González
 | 
Foto: haveseen / ISTOCK

Disfrutar de planes tierra adentro se convierte en un objetivo perfecto, mucho más cerca de lo que pensamos, y además con precios asequibles para todos los bolsillos. Nada mejor que inaugurar julio con uno de estos caminos que nos llevan por el sensacional interior de nuestra geografía. Están cargados de sorpresas, en forma de montañas, ríos, lagos, encinares, rebollos, hayedos y pinos. Un camino por un descomunal patrimonio natural, muchas veces desconocido, pero siempre sorprendente. Madrid, Valencia, Zamora, Burgos, Huesca, Soria o Segovia esconden increíbles ecosistemas donde la frescura está garantizada. Caminar por los senderos en busca de los lagos y los bosques casi intactos de la zona es toda una delicia en Cercedilla, enclavada en plena sierra de Guadarrama. Y si nos va la marcha, Aventura Amazonia, el parque natural de juegos más grande de España, ofrece adrenalina sobre la copa de sus enormes árboles. Pero Cercedilla ofrece alternativas más tranquilas, como pasear por sus serranas callejuelas, disfrutar de sus señoriales construcciones, tapear o visitar el Museo del Esquí.

Otra interesante propuesta es el Cañón del Río Lobos, que entre Soria y Burgos, aglutina tanta belleza, que su recorrido es irresistible. En río Lobos se suceden cuevas y sumideros, aunque el propio cañón, ya es en sí un tesoro de la naturaleza. En este increíble territorio de Castilla y León no faltarán buenas opciones para comer en los alrededores del parque natural. El propio parque propone varias rutas diferentes, por lo que siempre habrá una adaptada a cualquier gusto. Sin duda alguna, Bocairent deja sin aliento, ya que la villa está incrustada en la montaña. Su la plaza del Ayuntamiento o el Arco del Agua son algunas de las sorpresas de esta villa valenciana de interior. Parte del centro de la ciudad está escavada en la roca y se comunica entre sí varios lugares mediante túneles. El conjunto de cuevas, Las Cuevas de los Moros, en una gran pared vertical, es otro de esos lugares que impactan. En Segovia, las Hoces del Duratón es un mágico paisaje dónde donde practicar piragüismo y un buen baño, es solo una de las muchas opciones que ofrece uno de los rincones más grandiosos de nuestra geografía.

Si se quiere, se puede compatibilizar con la llamada Ruta de los Castillos de Segovia, que incluye hasta siete de ellos. El Valle del Arlanza es irresistible, donde la visita a Santo Domingo de Silos, tanto por su monasterio, como por el pueblo en sí por sus casas de adobe y casonas nobiliarias. El monasterio de San Pedro de Arlanza y localidades como Covarrubias, Santa María del Campo o Tordómar son otras de las localizaciones imprescindibles. En julio, Panticosa no tiene precio, sus Ibores, o sus espectaculares cascadas espontáneas cada pocos metros, la hacen tentadora. En la desconocida Zamora, el lago de Sanabria está lleno de encantos para lo que huyen del calor y del bullicios costero. Son planes al fresco, donde no hay que olvidar una chaqueta por si refresca, que enamoran.