7 estaciones de esquí abiertas en verano

El hemisferio sur es un paraíso nevado durante el verano boreal.

Estela Pérez
 | 
Foto: Marcin Wiklik / ISTOCK

El verano suele asociarse a vacaciones en la playa, pero el sol y el agua marina no siempre resultan factores irresistibles para todo el mundo. Por el contrario, son muchos los que buscan refugiarse del calor intenso que asola Europa y Estados Unidos entre los meses de junio y septiembre. 

El silbido del viento gélido sobre la cara, la sensación de flotar a diez centímetros sobre el suelo, el crujido de la costra nívea al romperse, el blanco impoluto expandiéndose sin fronteras ante la vista, el desnivel gradual bajo los pies… Esquiar, hacer snowboard o practicar cualquier otro deporte de invierno es una actividad emocionante en cualquier época del año. ¿Por qué esperar a otros seis meses para utilizar el forfait? La física del globo terrestre facilita mucho las cosas y mientras sobre el trópico de Cáncer el sol es el rey, deja centelleantes mantos de nieve en el hemisferio sur.

Estas son 7 pistas de esquí que abren sus puertas durante los meses de verano boreal

1. Valle Nevado, Chile

richard_cheles / ISTOCK

A tan sólo una hora y media de Santiago de Chile, esta estación andina se expande por más de 120 km esquiables. Conocido como los Tres Valles, se anexiona a las estaciones de La Parva y  El Colorado para el disfrute de los amantes de la nieve. 

Desde allí, además, se puede emprender un paseo por las nubes en el telesilla Mirador, siendo testigo de la increíble vista en la mitad de la cordillera. La ruta de senderismo de Las Bayas, Cima Mirador, Cerro el Plomo y Laguna Piuquenes son un recorrido por los lugares más impresionantes de la montaña que se puede realizar a también a caballo.


2. Las Leñas, Argentina

Los 52 km de pistas que se despliegan en el interior de la cordillera de Los Andes, se han alzado como el destino favorito de los riders top. La variación climatológica se convierte en un juego impredecible en esta estación, pues puede pasar de la escasez a la abundancia de nieve con tan sólo un temporal. Así, un día, sus pistas pueden ser accesibles sólo para los esquiadores más experimentados y, al siguiente, transformarse en un paraíso para marcarse un fuera de pista. 

Este elevado valle de la región de Mendoza regala paisajes espectaculares, como un gigantesco anfiteatro natural cubierto de nieve. Las Leñas ofrece el descenso ininterrumpido más largo de Argentina (7.050 m que conectan las pistas Apolo, Neptuno y Venus), además de otras actividades que disparan los niveles de adrenalina como esquí nocturno, snow canopy (tirolina sobre los riscos de Los Andes) o un circuito en un parque aventura

3. Perisher Blue, Australia

zetter / ISTOCK

Perisher es la estación operativa más larga del hemisferio sur. La altitud, los accesos y la calidad de la nieve la han convertido en una de las más populares entre los australianos. Es un amalgama de las áreas de Perisher Valley, Smiggin Holes, Guthega, y Blue Cow. Establecida en mitad de los Alpes australianos, se ubica en Nueva Gales del Sur. Perisher ofrece sus servicios de esquí y snowboard bajo el exclusivo marco del Parque Nacional Kosciuszko, en la cadena montañosa de las Snowy Mountains, muy cerca del pico más alto de Australia, el Monte Kosciuszko. 

Pocas cosas son tan agradables como tomar una cerveza tras una larga jornada de esquí y, para ello, no hay mejor ocasión que en sus BrewSki Festivals, festivales de cerveza artesana que se celebran en junio y septiembre. 

4. Cerro Castor, Argentina

¿Esquiar en el fin del mundo? También es posible deslizarse por los riscos de la legendaria Tierra del Fuego. La ubicación casi imposible de la estación de Cerro Castor la convierten en una de las más exclusivas del mundo. A 26 km de la ciudad de Ushaia, el centro de esquí más austral de todo el planeta posee, además, una excelente calidad de nieve. En sus 600 hectáreas, además de practicar el clásico esquí alpino, también se puede hacersnowboard, snowblade (skiblade), esquí de travesía, trineo tirado por perros, esquí de fondo y caminatas con raquetas de nieve. 

5. Mt Ruapehu, Nueva Zelanda

vkp-australia / ISTOCK

El Parque Nacional del Tongario acoge la mayor estación de esquí de Nueva Zelanda. En el corazón del país, la montaña se divide en las dos grandes pistas de Whakapapa y Turoa, que se despliegan sobre la ladera de un imponente volcán. El esquí y el snowboard, se complementan con diversas actividades locales como escalada en un rocódromo, puenting sobre el río Waikato o paracaidismo sobre las bellas regiones de Taupo y Rotorua

6. Nevados de Chillán, Chile 

En plena espina dorsal andina, una docena de volcanes componen el complejo Nevados de Chillán, muy cerca de las comunas de Pinto y Coihueco. Con 28 pistas, que suman un total de 35 km esquiables, se consolida el centro de esquí con la pista más larga de Sudamérica: Las Tres Marías (con una longitud de 13 km). Su abanico de actividades pasa por el esquí nórdico, travesía, snowboarding, heliesquí, motos de nieve, trineos, rutas a caballo, senderismo, montañismo, ciclismo de montaña y polo sobre nieve. La estación se complementa con un parque de aguas termales

7. Falls Creek, Australia

Al noreste de Victoria, la región de Hume alberga la estación de Falls Creek. El centro de esquí se sitúa en el Parque Nacional de los Alpes Victoria, con base a 1.210 metros y cima a 1.830 m en la ladera del pico Mount McKay. Resulta perfecta para coger soltura pues el 80% de sus pistas son de nivel intermedio y debutante. Anualmente, su maratón internacional de esquí “Kangaroo Hoppet” atrae a visitantes de todo el globo, así como sucede con los campeonatos australianos de slopestyle y el TTR (World Snowboard Tour).