6 planes para cuando llega el frío a Sevilla

En Sevilla también hay vida cuando el calor deja paso a las bajas temperaturas y las luces navideñas conquistan las calles.

Ángela Sanz Diéguez
 | 
Foto: Nikada / GETTY

En Sevilla no cae un solo copo de nieve, pero las fiestas invernales se viven con el mismo entusiasmo que en el resto de España. Aquí 6 planes para vivir el frío en Sevilla.

Merienda en la calle Regina

La calle Regina tiene una personalidad peculiar, es de esas en las que los nuevos comercios se mezclan en armonía con los antiguos. Aquí puedes tomar un café acompañado de una tarta casera, comprarte unas zapatillas de marca, engullir un chocolate con churros, visitar una tienda ecológica, tapizar un sillón y elegir entre una docena de sabores de cookies.

Mercados de artesanía y gastronomía

En la plaza Nueva hay un mercado de artesanía en el que encontrarás desde puestos de complementos de plata hasta pañuelos de seda pintados o marcapáginas de cuero con forma de hoja. Muy cerca, en la peatonal avenida de la Constitución, está la Feria del Belén donde encontrarás todo tipo de figuras y otros adornos. En el patio de la Diputación de Sevilla, montan algunos fines de semana ferias de productos de la provincia donde se venden aceites de oliva, panes y dulces típicos entre otros.

Disfrutar del alumbrado navideño

Vayas a la ciudad que vayas, en navidad tendrá el valor añadido de que siempre encontrarás los lugares más transitados vestidos de gala. En Sevilla, como cada año, la avenida de la Constitución, la calle Tetuán, Sierpes, la plaza de la Campana y la Puerta de Jerez, entre otras, están llenas de luces formando largas guirnaldas. Además, unas gigantescas bolas de navidad han invadido la céntrica plaza de San Francisco, detrás del Ayuntamiento, alegrándola con su música y se ha instalado un laberinto de luces en la Alameda de Hércules. Todo esto sabe mucho mejor acompañado de un cartucho de castañas asadas todavía calentitas.

Shootdiem / ISTOCK

Ruta de belenes

Siguiendo con los planes tradicionales navideños nos topamos inevitablemente con los belenes. Después de comprar unas figuritas en la Feria del Belén que mencionábamos antes, puedes hacer una ruta por los belenes que montan en casi todas las iglesias del centro de la ciudad, empezando por el ponen en el mismo edificio del Ayuntamiento. El del patio de la Fundación Cajasol en la plaza de San Francisco es tan conocido en la ciudad que suele tener largas colas en la entrada. Otros dejan atrás las figuritas tradicionales y optan por representaciones novedosas como los belenes de Playmobil de la Iglesia de la Misericordia y el Ateneo de Sevilla o el belén de realidad virtual de la Sala Foro Cajasol en la calle Entrecárceles.

Una pequeña galería de arte

Para no sufrir tanto el frío puedes pasarte por Delimbo, en la calle Pérez Galdós, muy cerca de la plaza de la Encarnación. Es una galería en la que podrás disfrutar de exposiciones temporales de arte urbano, contemporáneo o callejero. En la misma calle también está Un gato en bicicleta, en donde siempre tienen obras de arte colgadas en las paredes o apoyadas en las estanterías, la mayoría son de autores sevillanos. Aquí también se puede disfrutar de un trozo de tarta y un café mientras ojeas los libros que venden.

nito100 / ISTOCK

Dulces de convento

En Sevilla es tan típico comprar dulces navideños en los conventos que si no te das prisa se acaban. En cada uno tienen una especialidad que puede ser yemas, alfajores, pestiños, trufas, pastas, mantecados… Aquí puedes ser atendido por las propias monjas, voluntarios o un pequeño torno de madera. Algunos de estos conventos son el de Santa Ana, Santa Inés, San Leandro, Madre de Dios de la Piedad, San Clemente, Santa Paula, Santa María del Socorro.

// Outbrain