5 territorios naturales arrebatadores

Los enamorados del medio ambiente tienen en nuestro país casi 6 millones de hectáreas para recrearse. España es una de las líderes internacionales de turismo sostenible, por lo que está a la cabeza de la apuesta de explorar respetando el entorno.

Irene González
 | 
Foto: MarioGuti / GETTY

Los amantes de la naturaleza y de los destinos turísticos ecológicos están de suerte, la primavera es ideal para elegir destino al aire libre. Nuestra geografía es una de las líderes internacionales de turismo sostenible, y brinda una gran oportunidad para concienciar del valor de viajar respetando el entorno, además de promover un desarrollo económico razonable. Además, encabeza el ranking de Reservas de la Biosfera de la UNESCO, con un total 48 espacios protegidos, que ocupan casi el 11% del territorio. O lo que es lo mismo, los enamorados del medio ambiente cuentan con casi 6 millones de hectáreas para recrearse. Recorremos  cinco de los mejores destinos, en los que disfrutar rodeados de naturaleza, sin salir de nuestras fronteras.

En el corazón del sistema penibético, dentro del término municipal granadino de Monachil, se encuentra Sierra Nevada, la estación de esquí más meridional de Europa. Pero no solo es una estación deportiva, Sierra Nevada alberga las cumbres más altas de la península ibérica, donde los cerca de 3.400 metros del Veleta, y los casi 3.500 del Mulhacén, la hacen el macizo montañoso más alto de la Europa occidental, solo por detrás de los Alpes. El nombre de esta cima viene de Mulay Hasan, antepenúltimo rey nazarí de Granada, que según cuenta la leyenda, fue enterrado en esta montaña. Un obsequio de la naturaleza es Lanzarote, donde es obligado recorrer el Parque Natural de Los Volcanes y el Parque Natural del Archipiélago Chinijo. Y además, sus exclusivos cultivos de vid de La Geria, que en un abrir y cerrar de ojos, transportan a otro planeta.

El valor cultural del que goza la Reserva Natural de Picos de Europa es incalculable. Además de su sensacional y estratégica ubicación, este ecosistema único alberga  antiguos palacios barrocos, cuevas con arte rupestre e iglesias románicas y góticas, entre otros monumentos únicos. Pero si hay un ecosistema con duende, ese es Doñana. Gracias a su privilegiada situación geográfica entre dos continentes, y su proximidad al lugar de encuentro del Atlántico y del Mediterráneo, en Doñana se pueden observar más de 300 especies diferentes de aves al año, al ser lugar de paso, cría e invernada para miles de ellas. Otro lugar sobrenatural son las Bardenas Reales, donde la erosión de sus suelos de arcillas, yesos y areniscas, ha esculpido caprichosas trazas, que la han convertido en un mundo de apariencia lunar. No es de extrañar que aquí se haya rodado Juego de Tronos.