5 rutas de barranquismo por España

En cañones de vértigo, junto a cascadas o en plena serranía, descubre los mejores lugares del territorio nacional para practicar barranquismo.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: EXTREME-PHOTOGRAPHER/iStock

Descender el cauce de un río e ir superando los obstáculos que se presentan a los largo del camino ha pasado de ser una simple afición de los amantes de la naturaleza a un completo deporte con cada día más adeptos en España. Hablamos del barranquismo, una actividad que aúna en una sola disciplina la parte más trepidante del senderismo, la espeleología y la escalada. Perfecto para desconectar del día a día y conseguir una dosis extra de adrenalina, para practicarlo es necesario tener como mínimo un casco, unos escarpines, un traje de neopreno, una cuerda y un mosquetón. También es necesario ir acompañado de un guía que conozca muy bien el terreno, para evitar accidentes. Algunas de las mejores rutas de barranquismo del territorio nacional se encuentran  en Tenerife, Cuenca, Granada, Alicante y Cáceres.

 


 

Barranco del río Verde, Granada

El barranco del Río Verde, también conocido como barranco de las Chorreras, está ubicado el corazón del Parque Natural Sierra de Tejada, Almijara y Alhama. De entre todas sus rutas destaca una de dificultad media-alta de 2,2 kilómetros. Está pensada para ser recorrida en 4 horas 40 minutos y permite a los aventureros disfrutar de un salto parabólico de 10 metros, numerosos toboganes naturales, varias cascadas y alguna que otra poza.

www.turismovalledeljerte.com

Barranco de los Hoyos, Cáceres

Con una duración aproximada de 3 horas, es un barranco ideal para iniciarse en esta práctica deportiva. Situado en la población de Jerte, en el famosos Valle del mismo nombre, el Barranco de los Hoyos se puede realizar durante todo el año, ya que las lluvias le afectan muy poco. Sin embargo, es en primavera, coincidiendo con la floración de los cerezos, cuando el enclave cobra su máximo esplendor.  La fisionomía del barranco es principalmente el rapel, con descensos verticales de 6, 10, 11, 13 y 16 metros.

 


 

Barranco de Mela, Alicante

El Barranco de Mela, ubicado en el pueblo del Abdet, está considerado como uno de los más caudalosos de Alicante. Posee un recorrido de 2,5 kilómetros de duración, que se inicia con una pequeña caminata de tierra y que acaba en el interior de una poza de agua cristalina. Durante la ruta los aventureros caminaran por charcas con un desnivel desde pocos centímetros a más de cinco metros la de más altura, por las que descienden hermosas cascadas.

 


 

Barranco del Infierno, Tenerife

La Reserva Natural del Barranco del Infierno es un espacio protegido de 1.843 hectáreas situado en Tenerife, que se caracteriza por la presencia de profundos barrancos, de los cuales el más conocido es el barranco del Infierno. El acceso a este está restringido a 200 personas al día con el objetivo de proteger el entorno natural que lo rodea.  La ruta de unos 6,5 kilómetros posee una dificultad media-alta y está pensada para ser recorrida en unas cuatro horas.

www.uñaventura.com

Barranco del río Júcar, Cuenca

Castilla-La Mancha cuenta con numerosos barrancos, para todos los niveles y edades. Uno de los más populares es el Ventano del Diablo, ubicado en el interior del Parque Nacional de la Serranía de Cuenca. Transcurre por el río Júcar y es ideal para disfrutarlo en familia ya que, cuenta con pequeños tramos de rápel, numeroso toboganes naturales y varias pozas. Su recorrido -de 1,7 kilómetros aproximadamente- se puede recorrer en 2 horas 45 minutos.