5 romerías zamoranas mágicas

El otoño cierra el ciclo de las romerías y fiestas populares en la desconocida provincia de Zamora. Con un fuerte sabor sanabrés, en sus mágicos parajes  se escucha la gaita y el tamboril. La gastronomía de siempre hace el resto.

Irene González
 | 
Foto: dgmsgallery / ISTOCK

Las tierras zamoranas están cuajadas de parajes mágicos e inexplorados donde se yerguen veneradas y antiguas ermitas. En torno a ellas se celebran ancestrales romerías, una tradición que, desde el principio de los tiempos, ha pasado de generación en generación. Son el mejor ejemplo de la cultura popular que se manifiesta en una variada muestra de fiestas y costumbres, a la que se suma una gastronomía ligada, muchas veces, al calendario festivo. En ellas no falta el aire sanabrés ni, por supuesto, su secreta y potente gastronomía. A lo largo de los siglos, Zamora ha sido ganadera y agricultora y ha sabido mantener el deseado equilibrio con su medio natural. Posee potentes productos con calidad de Denominación de Origen, entre los que destaca Vino de los Arribes, Vino de la Tierra del Vino de Zamora y Queso Zamorano, además de sensacionales productos con indicación geográfica protegida como la ternera de Aliste, el garbanzo de Fuentesauco, el lechazo de Castilla y León, el Pimiento de Fresno y Benavente, y la espectacular Lenteja Pardina de Tierra de Campos.

Rábano de Sanabria asombra por su característica arquitectura popular, con sus casas de piedra, la madera,  corredores y cubiertas de pizarra. En Rábano también sorprende su crucero del siglo XVII. En la romería de Donato, la música de dulzaina y de gaita envuelve a los vecinos que se congregan para bailar y disfrutar de sus platos típicos. La fiesta se vive con desfiles y pasacalles donde la Virgen Peregrina es portada sobre los hombros de los fieles. En Rionegro del Puente, las trazas del santuario, las dos pequeñas pilas que antaño cobijaron a los bebés huérfanos o el tumbo en el interior del templo se suman al bullicio de la romería.

Shootdiem / ISTOCK

Lubián es el último municipio del Camino Mozárabe Sanabrés a su paso por Zamora. En esta población está la primera piedra, de las más de un centenar dispuestas a lo largo del camino, realizadas por el escultor Carballo. Muy cerca de la pequeña Otero de Sanabria aparecen el Parque Natural del Lago de Sanabria y el Espacio Natural de la Sierra de la Culebra, que bien merecen perderse en ellos. Su Santuario de Nuestra Señora de Los Remedios acoge el primer domingo de octubre a miles de peregrinos de toda la comarca que hasta aquí llegan para celebrar su ancestral romería. Sin duda, las romerías de otoño son la mejor excusa para descubrir una tierra de bellos paisajes, espacios naturales protegidos, un rico patrimonio histórico artístico y excelentes productos de la tierra.

La Alcobilla, Rábano de Sanabria

Sobre una loma, rodeado de imponentes y centenarios castaños se encuentra el majestuoso santuario de Nuestra Señora de La Alcobilla, construido en el siglo XVI. Cada 8 de septiembre, hasta aquí llegan las vírgenes de la Peregrina, la del Rosario y la de la Asunción para presentarle sus respetos. Tras la romería, la fiesta continúa en el paraje de la Alcobilla, donde se celebra una comida campestre con el pulpo sanabrés como protagonista.

La Peregrina de Donato, Donado

El primer domingo de septiembre, cuando el verano empieza a despedirse, los sanabreses acuden a la pequeña localidad de Donado para celebrar la fiesta grande. La imagen venerada se conserva en el Santuario de la Peregrina, un impresionante edificio que comenzó a construirse en el 1800 con el fin de albergar a la Santísima Virgen Peregrina, que llegó desde Oriente donada por un obispo de Indochina.

curtoicurto / ISTOCK

Virgen de la Carballeda, Rionegro del Puente

El segundo domingo de septiembre en Rionegro del Puente se lleva a cabo una gran feria. En torno al santuario, el folclore más antiguo acompaña las celebraciones en honor a la Virgen de la Carballeda. Uno de los actos más emotivos es la ofrenda floral a la Virgen y la vistosidad de los estandartes de los diferentes pueblos. Los falifos, una de las cofradías más antiguas del Camino de Santiago, y la tradición del entierro del pulpo como símbolo de la fiesta que se acaba, son únicos en España.

Romería de la Tuiza, Lubián

Casi acariciando tierra gallega, esta romería zamorana en la ermita de La Tuiza, convierte a la Virgen de las Nieves en el gran acontecimiento de Lubián. En esta pequeña localidad sorprende un paraje tan hermoso, una ermita con un porte descomunal y una torre imponente. La romería de la Virgen de las Nieves está enredada de aroma de pulpo y empanada.

Los Remedios, Otero de Sanabria

A principios de octubre se celebra una de las romerías más populosas para venerar a Nuestra Señora de los Remedios, la patrona de la comarca. En la ermita de Otero de Sanabria se congregan miles de personas para disfrutar de un evento ancestral. En su magnífico prado se multiplican puestos de venta e improvisadas cocinas donde se cuecen el momento el pulpo a la sanabresa. Una actividad curiosa es la bendición de vehículos, una tradición arraigada entre muchos zamoranos.