Los 5 pueblos blancos más bonitos de Cádiz para tu primera escapada de otoño

Unidos por una maraña de estrechas carreteras de montaña estas localidades constituyen un enclave único en España y en el mundo

Anna Tomàs
 | 
Foto: Poike / ISTOCK

El ‘blanco impoluto y sumamente característico’ que irradian las fachadas de las casas de diecinueve localidades en las provincias de Cádiz y Málaga, dispersos entre ‘la sierra de Grazalema y las Serranías de Ronda’, les ha valido el sobrenombre de Pueblos Blancos. Pintadas en este color en el siglo XIX para protegerse del calor, siguen siendo hoy una ‘postal exquisita de la sierra andaluza’. Recorrerlos y disfrutarlos bien puede tomar unos días, aunque también puedes darte un salto de sólo un día para conocer los más destacados.

-Pueblos de Italia que te pagan hasta 28.000 euros por vivir ahí

-Los pueblos más bonitos de España en otoño

-Los 20 pueblos más bonitos de España, según 'The Times' (muchos, ni los conoces)

Desde los primeros asentamientos prehistóricos, pasando por la conquista nazarí y la posterior cruzada cristiana, son muchas las civilizaciones que han dejado importantes vestigios de estas épocas repartidos por toda la sierra gaditana. Restos históricos que nos acercan a la vida y costumbres de los que una vez consideraron los Pueblos Blancos como su hogar.

Uno de los primeros pueblos que vamos a visitar es Arcos de la Frontera, un impresionante pueblo blanco de Cádiz
Uno de los primeros pueblos que vamos a visitar es Arcos de la Frontera, un impresionante pueblo blanco de Cádiz | bbsferrari / ISTOCK

El ‘conjunto de ermitas, iglesias y parroquias’, que podemos visitar a lo largo de la geografía serrana, beben de las diferentes culturas que han residido a lo largo de la historia en los diferentes municipios a los que pertenecen. Así, podremos encontrar edificios religiosos con elementos nazaríes, románicos o con influencias góticas. Te presentamos nuestra selección de los Pueblos Blancos imprescindibles para que descubras y te empapes del encanto y la herencia milenaria de la geografía gaditana.

1. Arcos de la Frontera

Situado al noroeste de la provincia gaditana y rodeado por el río Guadalete, el municipio se emplaza al comienzo de la Sierra de Cádiz y es el primero de la ruta conocida como los Pueblos Blancos.

Su fundación se sitúa en la época romana, aunque no sería hasta la invasión nazarí cuando el municipio empezó a prosperar, llegando a convertirse en un ‘pequeño reino taifa’. El completo desarrollo de la arquitectura y urbanismo de la ciudad llegaría con la reconquista cristiana a manos de Alfonso X y encontraría su máximo esplendor entre los siglos XV y XVIII.

Arcos de la Frontera, Cádiz | JoseIgnacioSoto / ISTOCK

De la época musulmana se conservan los Restos de la antigua Muralla Árabe, una fortificación hecha en tabiya (mezcla formada por tierra, cal, piedra y agua) que alberga diferentes espesores, en función de su ubicación. El recinto contaba con tres puertas principales de las que solo se conserva una, la Puerta de Matrera.

Para conocer este bello pueblo lo mejor es subir en coche hasta la Plaza del Cabildo, situada justo en el corazón del centro histórico y rodeada, por tres de sus lados, de importantes edificios como la Basílica de Santa María de la Asunción, el Ayuntamiento, el Castillo Ducal y el Parador de Turismo, que fue la antigua casa del Corregidor, mientras que en el cuarto lado se encuentra el Balcón de la Peña Nueva, un mirador sobre un roca cortada a casi 100 metros de altura, con unas ‘increíbles vistas sobre el río Guadalete y la campiña Jerezana’.

Una de las preciosas calles blancas con macetas de Arcos de la Frontera
Una de las preciosas calles blancas con macetas de Arcos de la Frontera | e55evu / ISTOCK

No podemos partir sin haber visitado el imponente Palacio del Mayorazgo después de una pequeña ‘ruta por las calles Boticas y Luna, dos de las más bonitas del centro histórico’ y que formaban parte de la antigua judería. El palacio, que data del siglo XVII, impresiona por su fachada de estilo herreriano compuesta por dos cuerpos y un gran escudo de armas. Su interior tiene dos patios columnados, varios salones con preciosos artesonados y ‘un jardín andalusí’. En la actualidad alberga la Pinacoteca Municipal y diferentes exposiciones temporales y permanentes.

2. Ubrique

Con su ‘resplandeciente blancura inmaculada’, Ubrique aparece ante nuestros ojos cobijada por dos de los parques naturales más bellos de Andalucía: el Parque Natural Sierra de Grazalema y el Parque Nacional de Los Alcornocales. Es por ello que ofrece ‘numerosas rutas señalizadas para los amantes del senderismo’, una de las cuales parte del pueblo y llega al Yacimiento arqueológico de Ocuri, ciudad romana, situado en la cima del Salto de la Mora.

Impresionante contraste de colores al llegar la noche a Ubrique
Impresionante contraste de colores al llegar la noche a Ubrique | Rudolf Ernst / ISTOCK

Para recorrer la ciudad, que cuenta con ‘una deliciosa serpentina de miradores’, lo mejor es evitar las horas de pleno sol y salir bien pronto o a media tarde. Si preferimos ver la luz poderosa de esta zona andaluza siempre podemos buscar la sombra de las ‘callejuelas empedradas con casas encaladas adornadas con flores’.

Ascender hasta uno de los ‘miradores más emblemáticos de Ubrique’, el del Calvario, nos permitirá pasar por la Fuente romana de los Nueve Caños, y rodear el pueblo.


¡VIAJAR te lleva de viaje!

Recorremos de la mano de Club VIAJAR algunos de los Pueblos Blancos más bonitos de Cádiz


El nombre del mirador es bien merecido, ya que el camino de subida no es fácil. Pero a pesar del calor, vale mucho la pena, ya que ‘durante el ascenso iremos divisando la sierra por encima de los tejados de Ubrique’.

La Ermita de San Antonio es el santuario más antiguo de Ubrique, ya que el comienzo de su construcción se fecha a principios del siglo XVI. Considerado como uno de los emblemas de la localidad por su característica espadaña de tintes románticos, contiene en su interior una imagen de San Nicolás de Bari, objeto de fervor entre los feligreses ubriqueños. Desde su exterior se accede a un mirador que permite obtener una hermosa panorámica del municipio.

Una de las curiosidades de Ubrique es su "Casa en la roca"
Una de las curiosidades de Ubrique es su "Casa en la roca" | mmeee / ISTOCK

En el corazón de Ubrique podemos disfrutar del parque Rafael Alberti, que acoge a lo largo del año diferentes actividades de tipo cultural y cuenta con diversas zonas lúdicas para todas las edades.

3. Zahara de la Sierra

En el epicentro del Parque Natural de la Sierra de Grazalema, encontramos esta pequeña localidad de gran encanto. Más en concreto, Zahara se sienta sobre la falda de la sierra de Jaral, que sirve de mirador en sus cuatro puntos cardinales. Encontramos al norte, Algodonales y la sierra de Líjar; al sur, Arroyomolinos, Monte Prieto, Sierra Blanquilla y Sierra del Pinar; al oeste, el arroyo de Bocaleones y Sierra Margarita; y al este, el peñón Algarín.

Zahara tuvo sus primeros asentamientos en el segundo milenio a.C., según se desprende de las hachas encontradas en yacimientos arqueológicos. Se han realizado otros ‘hallazgos de la época romana’, como tégulas (antiguas tejas) y fragmentos de diferentes herramientas y elementos decorativos, tanto en el pueblo como en sus alrededores. De la época nazarí, solo se ha hallado una necrópolis, que, por la disposición de los cuerpos encontrados, se deduce que pertenecían a un cementerio musulmán.

El precioso pueblo de Zahara de la Sierra formado en las faldas de las montañas y a la orilla de un impresionante embalse
El precioso pueblo de Zahara de la Sierra formado en las faldas de las montañas y a la orilla de un impresionante embalse | JackF / ISTOCK

Zahara es una perfecta pausa en la ruta por los Pueblos Blancos, con sus vistas a la playa, sus ‘callejuelas empedradas siempre animadas’ y su gran oferta gastronómica y lúdica. Desde el mirador situado justo a la entrada del pueblo, donde es recomendable dejar el coche, tendrás una fantástica panorámica del pueblo blanco encaramado en una ladera y coronado por un castillo. Desde este mirador también se divisa el embalse, al que puedes bajar para dar un tranquilo paseo por la orilla o realizar alguna ‘actividad acuática como ir en kayak’.

Desde la Plaza Lepanto, ya en el centro del pueblo, lo mejor es bajar por la Calle Ronda hasta la Capilla de San Juan de Letrán. A lo largo de esta calle empedrada podremos admirar el impoluto blanco de las casas encaladas con balcones y patios repletos de flores de vivos colores, además de varias terrazas donde tomar algo y degustar las famosas tostadas de zurrapa de lomo en manteca blanca, de chicharrones y de manteca colorá.

Las blanca calles son uno de los distintivos de estos pueblos, así que pasear por ellas, disfrutando de las vistas, es una de las mejores experiencias
Las blanca calles son uno de los distintivos de estos pueblos, así que pasear por ellas, disfrutando de las vistas, es una de las mejores experiencias | tovfla / ISTOCK

Entre los distintos ‘edificios históricos a visitar está la magnífica Iglesia de San Pedro’, uno de los mejores ejemplos de arquitectura religiosa de finales del gótico con una majestuosa torre-fachada de estilo barroco. En su interior encontrarás armoniosas capillas laterales, un coro barroco del siglo XVIII y un increíble Retablo Mayor del siglo XVI, que mezcla elementos góticos y renacentistas.

4. Setenil de las Bodegas

Aunque más pequeño que otros pueblos de la ruta, es, sin duda, uno de los pueblos más curiosos de España, ya que fue construido ‘siguiendo el cauce del río’, protegido por grandes paredes de piedra natural. Es por ello que muchas de las viviendas están construidas dentro de la piedra, y que el pueblo tiene varios niveles, lo que le otorga un gran parecido a Jerusalén y, especialmente, a la ciudad italiana de Matera, donde se han rodado películas de origen bíblico, como ‘El evangelio según San Mateo’, de Pasolini, o ‘La pasión de Cristo’, dirigida por Mel Gibson. Lo que más llama la atención de Setenil de las bodegas son estas calles casi ‘aplastadas por las rocas’. Un tipo de arquitectura muy particular que se conoce como “abrigo bajo las rocas”.

Esta espectacular calle es uno de los símbolos de Setenil de las Bodegas
Esta espectacular calle es uno de los símbolos de Setenil de las Bodegas | max8xam / ISTOCK

“Setenil, un asombroso reducto urbano, una alianza inverosímil entre la arquitectura y la geología”, como lo definió el Premio Cervantes de 2013, José Manuel Caballero Bonald. Además de estas singulares casas, esta hermosa localidad cuenta con ‘la riqueza ecológica de su entorno natural’ con ‘diferentes itinerarios para hacer senderismo, ir en bicicleta o a caballo’. Los más famosos son la Ruta de los Bandoleros, que conecta Setenil con las ruinas romanas de Acinipo en la provincia de Málaga, la Ruta de los Molinos, de un nivel de dificultad bajo, y la Ruta de los Escarpones del Río Trejo.

5. Olvera

Situado en la Sierra Norte de Cádiz, su casco urbano presenta una exquisita mezcla de ‘herencia andalusí, arquitectura popular y belleza monumental’, con sus señoriales fachadas palaciegas.

El barrio de la Villa se asienta sobre lo que era el primitivo casco de la ciudad antigua. En su trazado laberíntico y jalonado de lienzos de muralla se abren paso la iglesia arciprestal de Nuestra Señora de la Encarnación y el castillo, ‘fortaleza musulmana del s. XII que aún conserva muros, torreones y la torre del Homenaje’.

Olvera, Cádiz
Que Olvera es uno de los pueblos blancos más bonitos de Cádiz es una realidad. Un pueblo que mantiene su encanto intacto todo el año y que es famoso por una de sus joyas: la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, una iglesia neoclásica del siglo XVIII.   | JoseIgnacioSoto / ISTOCK

Olvera se encuentra declarado como conjunto histórico-artístico desde el año 1983, contando con ‘varios monumentos civiles y religiosos de gran valor artístico y arquitectónico’. Entre ellos, encontramos ‘la muralla urbana’, compuestas por torres y fragmentos de una fortaleza de piedra que ha sobrevivido desde la Edad Media. En su interior transcurría la vida de sus ciudadanos, que estaban protegidos por la muralla, y que rodeaba desde el lado sur del Castillo y bordearía el actual barrio de la Villa.

Preciosa vista de la Iglesia Nuestra Señora de la Encarnación en Olvera
Preciosa vista de la Iglesia Nuestra Señora de la Encarnación en Olvera | bbsferrari / ISTOCK

Otras paradas de interés en el recorrido son la Iglesia Arciprestal, un ‘templo de 1843 y de corte neoclásico’, construida bajo los cimientos de la antigua iglesia mayor, que aún conserva su ábside; y el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios, construido en el siglo XVIII, donde se rinde culto a la Virgen de los Remedios, patrona del municipio. En los aledaños de la Iglesia se celebra la ‘Romería del Lunes de Quasimodo’, la más antigua entre todas las de la provincia de Cádiz.

Vivir la historia recorriendo las blancas calles de Cádiz

Los Pueblos Blancos ‘encalados que se asientan en las cimas de las colinas’ de Andalucía constituyen uno de los paisajes más reconocibles de España. Una visita a sus encantadores centros históricos puede combinarse con estancias en ‘Sevilla, Cádiz e incluso Granada’, pudiendo así vivir en plenitud los contrastes arquitectónicos, el legado histórico y la gran oferta cultural y gastronómica de la señorial Andalucía.

Una experiencia única que todo aquel enamorado de la historia tiene que vivir. Desde Club VIAJAR no solo te enseñamos los lugares más bonitos y espectaculares: pincha en el siguiente enlace y te llevamos hasta ellos para que vivas, en primera persona, un espectacular viaje por las blancas calles de Cádiz.