5 museos del sexo en el mundo

Cine erótico, libros de educación sexual y ataduras shibari son solo algunas de las curiosidades que reúnen estos espacios.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: annuker/iStock

Fuera de los circuitos convencionales y de los folletos de viajes, hay sitios que acaparan la atención de muchos curiosos. Hablamos de los museos del sexo, esos espacios repletos de gigantescas esculturas del cuerpo humano y variopintos artefactos eróticos, situados en algunos de los principales destinos de viaje, como Nueva York, Ámsterdam, Praga, Las Vegas y Barcelona. Y es que, lejos de ser lugares de citas y de adulterio, sus instalaciones -abiertas solamente a personas mayores de edad- invitan a descubrir el sexo como una parte natural de la vida y de la experiencia humana. Además, permiten realizar un recorrido por la historia del erotismo y por las profesiones que lo rodean.

Mosex, Nueva York

La Quinta Avenida de Manhattan no solo tiene las mejores tiendas concentradas en sus aceras, sino también el primer museo de los Estados Unidos consagrado al erotismo. Se trata del Museum of Sex o Mosex, un espacio dedicado a preservar y presentar la historia, la evolución y la importancia cultural de la sexualidad humana. En un paseo por sus coloridas y anchas galerías, los curiosos podrán descubrir entre otras cosas: afrodisíacos de más de 3.000 años de antigüedad, libros de educación sexual y secciones enteras dedicadas a la homosexualidad y a la fotografía erótica. Las entradas, disponibles desde 17,50 dólares (unos 14 euros), se pueden obtener en la página oficial del museo.

SMM, Praga

El Museo de máquinas sexuales de Praga, conocido como SMM, está enclavado en unos de los lugares más concurridos de la República Checa, a unos 50 metros de la Plaza de la Ciudad Vieja. El espacio, cuya entrada cuesta 250 czk (unos 10 euros), está dividido en tres pisos y expone más de 200 objetos y aparatos mecánicos de todos los tiempos. Algunos de los más populares son un vibrador a manivela de 1910, un cinturón de castidad de 1580, un corsé de hierro del 1500 y maquinas eléctricas de distintas décadas del siglo XX.

Venus Temple, Ámsterdam

Abierto en el año 1985 y considerado como el museo dedicado al sexo más antiguo del mundo, el Venus Temple Sex Museum está situado en pleno Barrio Rojo de Ámsterdam, justo en frente de la estación central. El lugar ocupa un edifico del siglo XVII y muestra con orgullo una extensa colección de porcelanas, fotografías eróticas, dibujos explícitos y esculturas del cuerpo humano.  A diferencia del resto del museos, el de Ámsterdam cuesta 5 euros y su acceso está permitido a mayores de 16 años.  

Harry Mohney, Las Vegas

El Museo erótico Harry Mohney, también conocido como el Museo de la Herencia Erótica, es un espacio de exposición de 7.000 metros cuadrados que alberga decenas de exposiciones científicas y literarias relacionadas con la salud sexual, emocional, mental y física. ¿Su objetivo? Preservar la mayor cantidad de patrimonio erótico que sea posible. Las entradas para visitar este museo están disponibles en la página web oficial desde 30 dólares (unos 24 euros) para todos aquellos que no residan en Las Vegas.

Museo de la Erótica, Barcelona

Único en España, el Museo de la Erótica de Barcelona, situado en el emblemático paseo de La Rambla, ofrece un amplio recorrido histórico-cultural sobre la influencia del erotismo en el hombre desde el inicio de los tiempos. En un paseo por sus galerías, los curiosos podrán descubrir un jardín erótico; una sala donde se detallan los récord sexuales; decenas de esculturas y tallas de madera; y dos grabados de la Suite 347 de Picasso, donde el artista evoca el desnudo y explora el deseo. La entrada general, que incluye una visitada guiada, cuesta 9 euros y se puede obtener a través de la web oficial.