5 joyas artísticas y patrimoniales de las Islas Canarias

Las Islas Canarias no son solo playas y espectáculos geológicos únicos en el mundo. También hay espacio para monumentos artísticos y patrimoniales. Aquí van los cinco más importantes.

Carolina Oubernell
 | 
Foto: El Coleccionista de Instantes / photo on flickr

Castillo de la Luz

La más antigua de las fortalezas de las Islas Canarias está en Las Palmas de Gran Canaria. Es el Castillo de La Luz y lo mandó construir en 1494 el gobernador Alonso Fajardo solo dos años después de que Isabel y Fernando culminaran la conquista cristiana en la península al entrar en Granada. Es Bien de Interés Cultural, pero su origen es bien distinto. Fue levantado para proteger los dominios españoles del ataque de los piratas holandeses e ingleses. Ubicado en La Isleta, allí donde fondeaban los navíos de la flota real española, el castillo mantuvo ininterrumpidamente un destacamento militar hasta bien entrado el siglo XIX. En la actualidad es centro cultural y sede de la fundación del escultor canario Martín Chirino.

Catedral de San Cristóbal de la Laguna. | Zruda / photo on flickr

La Catedral de San Cristóbal

En 1999 el municipio tinerfeño de San Cristóbal de La Laguna entró en el selecto club de los lugares Patrimonio Mundial. La Unesco reconoció el valor patrimonial de una ciudad colonial no amurallada. Su Catedral, consagrada a Nuestra Señora de los Remedios, es uno de los edificios neoclásicos más bellos de la isla. Construido con sillares de piedra volcánica y tonos azafranados, el templo se halla al lado de otros monumentos de excelso valor. Comparada con La Habana o Cartagena de Indias, conocida por muchos como la Florencia canaria, San Cristóbal atesora otros nobles edificios como la casa de los Capitanes Generales o conventos como el de San Agustín.

Castillo de San José en Arrecife, Lanzarote | Tomasz Czajkowski / ISTOCK

Castillo de San José de Lanzarote

A un salto de Arrecife abre sus puertas el castillo de San José, mandado construir por el rey Carlos III entre los años 1776 y 1779. Frente al bravío y peligroso Atlántico, la fortaleza mantuvo durante décadas a raya las amenazas proferidas por piratas y corsarios. Mucho tiempo después, en 1976, doscientos años después de su fundación, el artista canario César Manrique lo convirtió en museo internacional de arte contemporáneo. Hoy es uno de los centros culturales más activos del archipiélago y acoge cada año importantes certámenes pictóricos donde han participado artistas de reconocido prestigio universal.

Balcones de la Avenida Marítima. | oriredmouse / GETTY

Balcones de la Avenida Marítima

Son uno de los elementos arquitectónicos de mayor valor del archipiélago canario. Se trata de los balcones de la avenida Marítima de Santa Cruz de La Palma. Los viajeros del XVIII y del XIX ya los llevaron a sus cuadernos de campo. Son de madera y su tipología no es igual uno del otro. Los balcones dobles evocan las denominadas adufas portuguesas. El mejor ejemplo canario de saledizos responde en realidad a una necesidad de ventilar el interior de las casa y aprovechar la suavidad de los vientos aliseos que refrescan La Palma. Hoy, pintados con distintos colores, son el elemento patrimonial más importante de la denominada isla bonita.

Faro de la Orchilla. | arocas / ISTOCK

El Faro de la Orchilla

Hasta el descubrimiento de América en 1492 la punta de la Orchilla de la isla del Hierro fue el fin del mundo. O dicho de otro modo: el lugar más occidental del mundo conocido. Hoy ese lugar mágico y telúrico está coronado por un espigado faro que representa uno de los elementos patrimoniales más importantes de la isla. No está lejos, además, el ecomuseo y lagartario de Guinea construido con piedra volcánica e integrado a la perfección en este escenario insular, accidentado y pétreo. Aquí se protege el denominado lagarto gigante, un prehistórico saurio que a punto de estuvo de extinguirse y que hoy vuelve a dominar los campos y las alturas de El Hierro.