5 hitos en la Ruta de los Ojos Negros

La Vía Verde de los Ojos Negros, en Navajas, Castellón, es una de las más largas de España. También una de las más desconocidas. Esta antigua vía minera, que fue utilizada para transportar los minerales desde Teruel hasta los altos hornos de Sagunto, hoy es una senda perfecta para recorrer tanto andando como en bicicleta.

Irene González
 | 
Foto: Vicenfoto / ISTOCK

Para disfrutar de la naturaleza, hacer el deporte y a la vez hacer un plan diferente, Castellón es el lugar perfecto. Porque, aunque parezca imposible, no todo el ocio está en sus playas, que también. La provincia posee muchos rincones para descubrir y que merecen una buena escapada. Fiestas ancestrales, rutas senderistas, visitas a castillos, rutas subterráneas, turismo activo por ríos y pantanos, zambullidas en sus múltiples pozas son sugerentes y originales. Sin ir más lejos, en Morella, en la capital de Els Ports, el 18 de agosto se celebraron las fiestas del Sexenni, que con casi 350 años de historia, son de Interés Turístico Nacional y Bien Cultural Inmaterial. Las Coves de Sant Josep, el río subterráneo navegable más largo de Europa, son imprescindibles en Castellón, así como escudriñar el casco antiguo de Peñíscola, con su imponente fortaleza edificada por los templarios a finales del siglo XIII.

Muy cerca de la Torre d’en Besora es interesante visitar el Parc Miner, compuesto por dos galerías de las antiguas minas Victoria y Esperanza. Aunque para sentirse como un rey moro en Castellón hay que bañarse en Montanejos, en plena Serra de Espadán. Aquí se refugió Abu Zeit, el último monarca alauita de Valencia antes de capitular ante Jaume I. En Montanejos construyó unos baños para que sus favoritas no perdieran nunca la belleza. Hoy, este pueblo que no llega a 600 habitantes, tiene en su Fuente de los Baños, una de las piscinas naturales más bellas. Pero sin duda, la Ruta de los Ojos Negros, la vía verde más larga de España, es una senda irresistible a su paso por Castellón. Esta antigua vía minera, que fue utilizada para transportar los minerales desde Teruel hasta los altos hornos de Sagunto, hoy es un periplo perfecto para recorrer tanto caminando como en bicicleta.

Situada en el camino natural que une Aragón con la Comunidad Valenciana, en el sur de Castellón, ofrece un entorno casi desconocido. En su tramo castellonense el camino es muy cómodo y está bien señalizado. Es una magnífica Vía Verde en la que se puede realizar un singular recorrido circular de 13 kilómetros, donde se encuentran los hitos más espectaculares de la ruta. Es una vereda entre plazas, puentes, canales, caminos de tierra, pistas, pinares, presas, pantanos, canteras, barrancos, estaciones de ferrocarril y túneles que son una delicia para los amantes del tiempo libre. La Ruta de los Ojos Negros a su paso por Navajas es una auténtica sorpresa.