360 grados de vista desde la cama en el Ártico

A los pies de un fiordo en Noruega se está construyendo un hotel con un diseño en forma de anillo que ofrecerá una vista panorámica del Ártico única en el mundo.

Estela Pérez
 | 
Foto: Snøhetta

“Svart” significa negro y azul en noruego antiguo. A su vez, da sentido, como morfema, a “Svartisen”, la impresionante masa de hielo azul oscuro que forma el segundo glaciar más grande de Noruega. Siguiendo esta deriva lingüística, desde el estudio Snøhetta, han bautizado a su nuevo hotel en el Círculo Polar Ártico con el mismo nombre. 

Svart, situado a los pies del fiordo Svartisen, en la región de Meløy, tendrá forma circular. Este curioso diseño, que muchos asocian a las naves extraterrestres, es un guiño a la arquitectura tradicional de la zona; pero, sobre todo, está pensado para aprovechar al máximo la luz natural y el calor del sol cada día, en todas las estaciones del año. 

De este modo, además de ofrecer una espectacular panorámica de las auroras boreales, se afinca dentro del turismo ecosostenible, consumiendo un 85% menos de energía que la media de los hoteles actuales. Su inauguración está estimada en 2021.

El impecable respeto al entorno

“Edificar en un entorno tan preciado acarrea ciertas obligaciones en término de preservar la belleza natural, la fauna y la flora del lugar. Es importante para nosotros diseñar un edificio sostenible que deje una huella medioambiental mínima. Construir un hotel energético positivo y de bajo impacto es un factor esencial para crear destino turístico sostenible que respete las características únicas de la ruta, las raras especies vegetales, la limpieza del agua y el hielo azul del glaciar Svartisen”, indica Kjetil Trædal Thorsen, el socio fundador de Snøhetta.

Snøhetta

La parte inferior de su estructura está formada con vigas cruzadas en forma de “V”, de modo que el moderno edificio se sostiene en el espacio que se abre entre el fiordo y el mar.  

El diseño en forma de anillo de Svart no es un simple capricho estético. Su geometría circular conseguirá atrapar cada rayo de sol, independientemente de la posición del astro según la franja horaria o la estación del año. Así, durante el verano, cuando la luz del día es abundante, el exceso de electricidad que recoja se venderá a la red eléctrica local, mientras que en invierno la comprará de la misma. El nuevo hotel no sólo reduce de manera considerable el consumo anual de energía, sino que, con la ayuda de paneles solares, produce la suya propia, un requisito indispensable en este entorno ártico.

Siguiendo la idea de autosuficiencia energética, al sistema de energía solar, se le añadirán pozos geotérmicos - la fuente energética que aprovecha calor natural del interior de la tierra- conectados a una máquinas denominadas bombas de calor. La energía recogida se utilizará para la climatización del establecimiento

Snøhetta

Los huéspedes potenciales del Svart son, sobre todo, montañistas y escaladores. Pero también puede ser idóneo para los aficionados los deportes de remo, pues será posible navegar bajo el cuerpo del hotel, así como atracar embarcaciones tipo kayak en el mismo paseo marítimo. Por supuesto, sin necesidad de practicar ningún deporte allí, se puede convertir en una experiencia única para observar las auroras boreales bajo una vista panorámica o para dejarse impresionar por la belleza del enorme glaciar que se alza sobre el hotel

Desde Snøhetta afirman que la construcción del edificio está programada dentro de un año, de modo que la apertura sea oficial en 2021