10 experiencias viajeras para las vacaciones de 2020

Turismo de proximidad. Alquilar un velero, viajar en autocaravana o diseñar una acampada de lujo son algunas de las tendencias para unas vacaciones perfectas, propuestas que encajan con el turismo de proximidad, con la Historia, la naturaleza o la acción. Solo hay que dejarse llevar.

Silvia Roba
 | 
Foto: SVETLANA DAMJANAC / ISTOCK

ASTROTURISMO

SOÑAR EN LA ISLA DE LAS ESTRELLAS

LA PALMA (CANARIAS)

Desde la sierra de Albarracín, en Teruel, hasta la sierra Sur de Jaén, desde el valle del Roncal, en Navarra, hasta la Sierra Morena andaluza. Existen 22 destinos distribuidos por toda España con certificación Starlight, que acredita que gozan de excelentes cualidades para la contemplación de las estrellas por sus escasos niveles de contaminación lumínica. La isla de La Palma cuenta con uno de los mejores cielos del mundo y ofrece a los viajeros más curiosos un sinfín de astroexperiencias. Entre ellas, la visita, más allá del mar de nubes, del Observatorio del Roque de los Muchachos, tours fotográficos nocturnos y rutas que terminan con tapas y vino local.

Traveller_Martin / ISTOCK

Dormir en Andrómeda. Es el nombre de una de las casitas rurales de Entre encinas y estrellas. Telescopios y relax celestial en la dehesa extremeña.

BUCEO

BUSCAR TESOROS EN CABO DE PALOS

ISLAS HORMIGAS (MURCIA)

Por su situación, en el extremo sur de Europa, España es uno de los mejores destinos para la práctica de este deporte, con lugares magníficos para realizar inmersiones, como la Reserva Marina de Cabo de Palos e Islas Hormigas, en Murcia. Un espacio natural en el que conviven enormes meros, doradas y abadejos entre montañas submarinas, praderas de posidonias... y, también, pecios. Hay bastantes. Entre ellos, el Naranjito, mercante hundido en los años 50, y el Carbonero, navío torpedeado por un submarino alemán en 1917. Bajar hasta ellos solo es posible si se tiene el título de submarinista avanzado. Para llegar a conseguirlo lo mejor es comenzar con un divertido bautismo.

Michael Bogner / ISTOCK

Tiburones ángel. Habitan en las profundidades de La Graciosa. La más pequeña de las islas Canarias cuenta con la mayor reserva marina de Europa 

ESCAPADA MENTAL

ESCUCHAR EL “SILENCIO ALEGRE”

ORDESA Y MONTE PERDIDO

De haber existido el concepto, los primeros peregrinos que realizaron el Camino de Santiago hubieran definido sus pasos como senderismo meditativo. Hoy esta expresión se suma a la tendencia viajera que consiste en encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente en medio de la naturaleza. De eso saben mucho en Casa Cuadrau, una casa rural a las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (Huesca), en la que experimentan el silencio alegre. Organizan sesiones de yoga y ceremonias del té, práctica ancestral que permite conectar al ser humano con su entorno. No muy lejos, en el valle de Pineta, Casas de Zapatierno enseña a sus huéspedes a recuperar la calma con vistas a los macizos pirenaicos.

KarinaUrmantseva / GETTY

Un santuario. Así es la Posada Priorato del Val, en Villacibio (Palencia). Para aprender tai chi y sumergirse, al toque de campana, en la filosofía zen.

LA VIDA DE OTROS

APRENDER UN OFICIO ANTIGUO

GUADALAJARA Y CASTELLÓN

No hace falta viajar muy lejos para conocer otras formas diferentes de entender la vida. Es la apuesta de quienes prefieren mirar hacia el interior para descubrir viejos oficios y sentirse, por ejemplo, pastor por un día ordeñando a las ovejas en un caserío del Parque Natural de Urkiola, en Vizcaya  o como los hábiles gancheros que transportaban troncos y madera en el Alto Tajo (Guadalajara), recorriendo el río, eso sí, en piragua. Dos ideas más: vivir un amanecer marinero en un barco y faenar junto a los pescadores de Vinaròs, en Castellón, y moldear el hierro con el calor del fuego en Los Oscos, en Asturias, ancestral tierra de herreros.

Thomas Heide / ISTOCK

Valle salado. Está en Añana (Álava), donde es posible apuntarse a un taller salinero y aprender cómo se produce el oro blanco desde hace más de 6.000 años.

GEOPARQUES

CAMINAR POR LA PREHISTORIA

ALMERIA, LLEIDA Y CÓRDOBA

España es el segundo país del mundo, y primero de Europa, con mayor número de geoparques reconocidos por la Unesco, trece en total. Son territorios con una geología espectacular que ha determinado el desarrollo de los pueblos de su entorno durante siglos y siglos. Podemos sentir los orígenes mismos de la Tierra entre la roca volcánica esculpida a golpe de viento del Cabo de Gata (Almería), caminar por los parajes donde vivían los dinosaurios en la Cuenca de Tremp (Lleida), visitar iglesias románicas excavadas en la roca en Las Loras, entre Palencia y Burgos, o pasear sobre los fondos de un antiguo mar de aguas cálidas en las Sierras Subbéticas (Córdoba). Pura fusión entre naturaleza e historia.

Jordi Colom

¡Qué curioso! En el Geoparque de la Sierra Norte de Sevilla se esconde uno de los yacimientos de huellas de medusas más grandes del mundo, con más de 500 millones de años.

CARAVANAS

DESPERTAR EN LA COSTA DA MORTE

A CORUÑA

Situada a 200 metros de la playa de Langosteira, con vistas a la costa y amplias zonas verdes. Es ahí justo donde se encuentra el área para autocaravanas de Fisterra (A Coruña), en plena Costa da Morte, en la que es posible aparcar y pernoctar. Cada vez son más los municipios de España que se abren para recibir a un tipo de viajeros que busca no solo libertad: también comprar productos de la tierra y disfrutar del ambiente local. Pueblos caravan-friendly son Foz, en la Mariña lucense, a 15 kilómetros de la playa de las Catedrales; Ayamonte (Huelva), con una zona especial reservada en el puerto deportivo, y El Campello (Alicante), con la suya propia frente a la playa. Quien no tenga autocaravana, siempre puede alquilarla.

Nomad / GETTY

Y también en furgoneta. Son perfectas para viajar totalmente a tu aire y disfrutar del amanecer en lugares únicos. Un road trip soñado: la ruta del Flysch en la Costa Vasca.

TURISMO SOSTENIBLE

RECORRER LAS VÍAS VERDES

TERUEL, VALENCIA Y NAVARRA

Si entendemos por turismo sostenible aquel que no produce impacto en el medio ambiente y en la cultura local, llegaremos a una conclusión: la bicicleta, con sus cero emisiones contaminantes, es el mejor medio de transporte para practicarlo. Existen multitud de rutas para realizar por España sobre las dos ruedas, entre ellas las que podemos seguir a través de las Vías Verdes, trazados de ferrocarril en desuso hoy habilitados para tal fin. La más larga , con 160 kilómetros, es la de los Ojos Negros, que comienza en Teruel y termina en la costa valenciana. Entre Navarra, Álava y Guipúzcoa discurre la Vía Verde del Ferrocarrril Vasco-Navarro, con 123 kilómetros que atraviesan gargantas y frondosos bosques.

JOEL CARILLET / ISTOCK

Ruta BTT. La que va desde El Burgo hasta el puerto de la Mujer, una magnífica atalaya para contemplar el paisaje de la sierra de las Nieves, en la provincia de Málaga (sierranieves.com).

COCINAR

PREPARAR EL MEJOR “PINTXO”

PAÍS VASCO

En torno a la comida existe toda una cultura que nos permite conocer más en profundidad el destino elegido. No se trata solo de degustar lo mejor de cada región, también de meterse de lleno entre fogones para aprender recetas con tradición. Así ocurre en L'Espai del Peix, en el puerto de Palamós (Girona), donde enseñan a preparar auténtica cuina marinera, o en San Sebastián, ciudad que oferta desde cursos para aprender a hacer pintxos hasta comidas exclusivas en txokos y clases para saber cómo comportarse en una taberna. Los hoteles también se apuntan a la moda: en la Quinta de San Amaro, en las Rías Baixas (Pontevedra), realizan talleres de cocina gallega.

Milos Jokic / GETTY

Destino gastro. Al alza: la Marina Alta, en Alicante, con capital en Dénia, de donde es la famosa gamba roja. Su Mercat es toda una tentación.

GLAMPING

DESCANSAR EN BOSQUES DE LUJO

VIZCAYA Y TOLEDO

De la fusión de glamour y camping nace la palabra glamping, que se ha hecho un hueco entre todos aquellos a los que les gusta pernoctar en lugares aislados en la naturaleza, pero sin necesidad de llevarse el saco de dormir. Bajo esta denominación encontramos desde las cabañas de madera instaladas entre las copas de los árboles de Zuhaitz Etxeak, junto al Parque Natural del Gorbeia (Vizcaya), o las burbujas transparentes, con cama y bañera, de Miluna, en un pequeño pueblo de Toledo, hasta las yurtas de The Green Mountain Yurt, en las Alpujarras granadinas, al estilo de las viviendas utilizadas por los nómadas en las estepas de Asia Central.

Cavan Images / ISTOCK

Como un explorador. Forest Days, en un bosque a los pies de los Pirineos (Lleida), cuenta con tiendas de campaña de algodón equipadas para la aventura.

NAVEGACIÓN

SURCAR LA BAHÍA DE LA PALMA

MALLORCA (BALEARES)

Turismo sin aglomeraciones. Eso es lo que garantiza alquilar un barco, solución perfecta para aquellos que viajan en familia o con un reducido grupo de amigos. En Mallorca hay empresas que lo mismo ofrecen un tradicional llaüt de madera para disfrutar del sol y el mar por la bahía de Palma durante un día (nautal.es) que una goleta turca con cinco camarotes para una semana. Hasta las calas de la costa norte de la isla solo se puede ir en barco, que necesitará de un permiso especial si se quiere fondear en el archipiélago de Cabrera. Con patrón viajan muchos de los veleros que programan pequeñas vacaciones con salida en el puerto de Marina Ibiza hacia Formentera.

Poike / ISTOCK

En Menorca. Hay que poner rumbo al sur para descubrir calas como Sant Esteve, Alcaufar o Rafalet y hacer esnórquel entre posidonias en la isla del Aire .