Valencia, ciudad de las Artes y las Ciencias

El gran conjunto arquitectónico que conforma La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia comienza a ser la nueva imagen con la que la Comunidad Valenciana se presenta al mundo, la ventana por la que se asoma a la modernidad y al futuro.

Ciudad de las Artes y las Ciencias

El gran conjunto arquitectónico que conforma La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia comienza a ser la nueva imagen con la que la Comunidad Valenciana se presenta al mundo, la ventana por la que se asoma a la modernidad y al futuro.

Los espectaculares edificios de Santiago Calatrava y Félix Candela, de una belleza visual impactante, y la enorme riqueza de contenidos que alberga otorgan a este conjunto único un protagonismo continuo en los medios de comunicación de todo el mundo.

La música, las nuevas tecnologías, las matemáticas, la ecología, la educación, el cine, la naturaleza, el hábitat o el arte de vanguardia han encontrado en este conjunto único su espacio de manera natural, hecho además a la medida de cada uno para que todos se sientan como en casa.

Desde una nueva concepción de la pedagogía museística, La Ciudad de las Artes y las Ciencias exige la participación activa de los visitantes, su implicación en la gran aventura del conocimiento, la ciencia y la cultura que se desarrolla a diario en sus instalaciones.

Los valencianos nos sentimos orgullosos de contar con un espacio único y singular, símbolo de la nueva Valencia, dinámica, avanzada y volcada hacia el futuro que estamos construyendo. Es también nuestra mejor tarjeta de presentación ante el mundo y una imagen con la que nos identificamos plenamente.

Para nosotros supone una enorme alegría compartir con visitantes de toda España y de todo el mundo este gran espacio abierto y acogedor, este gran foro en el que la vitalidad de nuestra tierra se expresa a través de múltiples manifestaciones.

Espero que sean muchos los lectores de la revista "Viajar" los que vengan a la tierra valenciana a conocernos y a disfrutar de las experiencias únicas que cada día La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia ofrece a los visitantes.

UN ESPACIO ABIERTO PARA TODOS
Nos encontramos ante un gran centro cultural y de ocio situado enuno d elos extremos del antiguo cauce del Turia. Sus 350.000 metros cuadrados de superficie, distribuidos en un eje de dos kilómetros, lo convierten en el mayor centro de Europa de sus características. Unespacio abierto a todos dónde sólo tú eres el protagonista. Música, danza, ciencia, diversión... Descubre un mundo aparte.

EL GRAN PROYECTO ARQUITECTÓNICO
La Ciudad es un lugar único para aprender. Y también para admirar. Su espectacular factura futurista, obra en su mayoría del valenciano Santiago Calatrava (Félix Candela firma las cubiertas de los edificios principales del Oceanográfico), la sitúa en el centro de todas las miradas. Siempre a la vanguardia, se ha convertido ya en un referente arquitectónico para el siglo XXI. EL futuro se construye bajo el cielo mediterráneo.

La ciudad más viva del mundo

Resulta ya imposible hablar de Valencia sin cerrar los ojos e imaginar su Ciudad de las Artes y las Ciencias, convertida en un pretexto único para visitar la capital levantina.

Obra en su mayoría del último gran maestro local, Santiago Calatrava, este espectacular complejo lúdico-cultural ha sido promovido íntegramente por la Generalitat Valenciana en un intento de proporcionar al público una nueva forma de turismo inteligente. Sus cuatro edificios -Palacio de las Artes, Museo de las Ciencias, Oceanográfico y Hemisfèric- pronto compartirán espacio con el Ágora, un punto de encuentro para las artes y las ciencias, principales motores de esta gran villa, abarcable con la mirada desde el Umbracle, un paseo de esculturas que ejerce de pórtico de acceso a esta ciudad del futuro. Valencia, en su afán de crecer e innovar, se ha situado, gracias a ella, a la vanguardia del resto de metrópolis europeas, con una apuesta firme en la que se combina educación y arquitectura. Es éste un lugar mágico donde todo es posible: asistir a una ópera, ver las estrellas, descubrir los orígenes de la vida, desafiar a un tiburón... Situada a orillas del antiguo cauce del río Turia, su construcción ha condicionado para bien el desarrollo urbanístico de la zona en la que se ubica y ha permitido establecer una nueva puerta de Valencia al mar. Ese Mar Mediterráneo que nutre con su agua el Oceanográfico y con su espíritu el resto de instalaciones, blancas, transparentes a veces, luminosas siempre. Usted, como visitante, está a punto de adentrarse en un mundo que le va a fascinar. Prepare su mente y su corazón, todos los sentidos deben estar alerta. Esta guía le servirá para no perderse un detalle de nada de cuanto aquí acontece. Experimentar, contemplar, escuchar, vivir el océano. Sentir y pensar. Valencia tiene la clave.

Palacio de las Artes Reina Sofía

Un barco varado en el antiguo cauce del río Turia. Así es la construcción más arriesgada de Santiago Calatrava. El contraste entre las chapas de acero y el cristal proporciona sensación de movimiento al edificio, agazapado bajo una sobrecubierta metálica en forma de pluma, que casi se puede tocar al viajar hacia el cielo en alguno de sus ascensores panorámicos. Con una altura superior a los 70 metros, el Palacio de las Artes Reina Sofía es el elemento de mayores dimensiones de la Ciudad, con una superficie similar a la que se conseguiría sumando cuatro estadios de fútbol. Un lugar para la ópera, Sentir el teatro, la danza... las artes.

Equipado con las más modernas tecnologías, el Palacio de las Artes es, en sí mismo, un espectáculo para los ojos, el instrumento perfecto para acoger cualquier tipo de manifestación cultural. El gran emblema de las artes escénicas del presente y del futuro.

El Palacio de las Artes Reina Sofía ha sido centro de todas las miradas desde mucho tiempo antes de que abriera sus puertas al público por primera vez, el 8 de octubre de 2005 -víspera de la festividad de la Comunidad Valenciana-, en una gala lírica dirigida por Lorin Maazel, director musical del palacio y encargado de seleccionar por todo el mundo a los miembros de la orquesta permanente que tendrá su sede en este inmenso barco. La Orquesta Filarmónica de Israel, bajo la batuta del maestro Zubin Mehta, interpretó obras de Beethoven, Mozart y Brahms en dos conciertos que continuaron, en el mismo mes de octubre, a la gran jornada inaugural. La música, pues, ya resuena en este majestuoso edificio, rodeado de jardines (87.000 m2) y agua (más de 10.000 m2), y dividido en cuatro grandes áreas: Sala Principal Central, Aula Magistral, Anfiteatro y Teatro de Cámara. El acceso al recinto se efectúa a través de una pasarela elevada de 53 metros de longitud, ubicada en la parte oeste del Palacio, a la que se llega a través de dos escaleras. Las taquillas y el punto de información se localizan en el acceso principal, donde nacen dos pasillos laterales que desembocan en un gran foyer, que comunica con la sala de ópera. Desde el punto de vista arquitectónico, la cubierta es la parte más representativa del conjunto, ya que, además de su rigurosidad estructural y geométrica, contiene una gran carga de expresividad e intención plástica que hace trascender el carácter artístico de las actividades del interior hacia afuera. La cubierta o pluma es el elemento más espectacular. Las dos "cáscaras", que abrazan el edificio en el exterior, están construidas en acero laminado con un peso de unas 3.000 toneladas, revestidas con trencadís, esa cerámica rota tan propia de la Ciudad.

EL PALACIO POR DENTRO
SALA PRINCIPAL
Superficies curvas y cajas interiores de hormigón blanco forman la epidermis que recubre la gran Sala Principal, con más de 1.700 plazas distribuidas entre el patio y los cuatro niveles de palcos. Unas escaleras rampantes helicoidales posibilitan la salida de la sala a diferentes alturas. Aunque, una vez dentro, parece casi imposible querer salir. Como aportación vanguardista, las butacas de la sala están dotadas de pantallas de texto que permiten el seguimiento en varios idiomas de la ópera que se está representando. El foso de la orquesta, con 180 m2 y capacidad para 120 músicos, es el tercero más grande del mundo, después del de la Bastilla, de París, e igual que el Teatro Real de Madrid. La gran novedad es que el foso puede adoptar, mediante cuatro planos móviles, distintas configuraciones y altu- ras según las exigencias de la ópera y del director.

AULA MAGISTRAL
Situada en la parte oeste del edificio, puede albergar en su interior a 400 personas. Su programa permanente se compondrá de actuaciones en directo de pequeñas formaciones musicales, aunque también se utilizará para otros actos (ruedas de prensa, congresos...). Para acceder a ella hay que subir las escaleras principales laterales que dan paso a las distintas terrazas del edificio. Bajo esta sala se ubican los camerinos.

ANFITEATRO
Espectáculos y actuaciones en directo. Ésas son las funciones para las que ha sido pensado el anfiteatro, dotado de grandes pantallas y modernos sistemas de audición, cinematografía y vídeo. El escenario dispone de un sistema de elementos móviles para su transformación en un graderío para coros y orquestas.

TEATRO DE CÁMARA
El edifico destinado a Artes Aplicadas se encuentra contiguo al Palacio, en el límite suroeste del complejo. Es una construcción independiente, en cuyo interior se ha instalado una sala para teatro experimental con capacidad para 400 personas.

SALA DE EXPOSICIONES
El Palacio cuenta con una amplia zona expositiva de 9.500 m2 para muestras de pintura, escultura y otras manifestaciones artísticas. En este área se impartirán cursos sobre cinematografía, teatro, pintura y escultura, con aulas reservadas al personal docente.

UN GRAN MAESTRO AL FRENTE DE LA ORQUESTA
Nacido en París en 1930 y educado en Estados Unidos, Lorin Maazel tomó su primera clase de dirección de orquesta a la edad de 7 años. A los 8 realizó su debut en público y a los 12 ya era todo un maestro que realizaba giras por América ondeando su batuta al frente de las mejores formaciones musicales del mundo. A lo largo de su carrera profesional, el también violinista ha sido director, entre otras, de la Ópera de Berlín, la de Viena y de la Filarmónica de Nueva York. Un impresionante currículum que lo ha colocado al frente de la Dirección Musical del Palacio de las Artes. Entre las condecoraciones y premios recibidos por Maazel se encuentran la Cruz de Comandante al Mérito de la República Federal Alemana, la Legión de Honor de Francia y el título de Comandante de la Orden del León de Finlandia.

Museo de las Ciencias Príncipe Felipe

Un esqueleto, quizás el de un dinosaurio. Ése es el aspecto que presenta el Museo, pura fantasía por dentro y por fuera. Santiago Calatrava quería espacios amplios, donde la luz fuera protagonista. Y también el color blanco, el resplandor de los cristales, el agua para que el edificio se reflejara en ella.

Así nació esta sorprendente construcción, dividida en cuatro plantas, con una superficie de 42.000 metros cuadrados. Sus dos fachadas cuentan con paseos exteriores suspendidos a diferentes alturas, que llegan hasta el borde del antiguo cauce del Turia. Un gigantesco ‘hipermercado'' para la divulgación de la Ciencia.

SERVICIOS
RESTAURANTES
En la planta baja. Bufé: 15 € adultos; niños: 10 € (hasta 10 años). Para comidas de grupo es necesario reservar. Abierto hasta una hora después del cierre del Museo. Hay un restaurante para niños (Cantina dels xiquets). Es una zona de picnic gratuita para grupos escolares. Es necesario reserva previa (tel. 902 100 031).

CAFETERÍA
En la planta baja. Bocadillos fríos y calientes (3 €).

TIENDAS
En la Calle Menor, tres tiendas donde comprar souvenirs de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (maquetas, 35 €; camisetas, 14 €; gorras, 9 €) y productos de comercio justo en la Tienda del Museo. En temporada alta (15 de junio al 14 de septiembre), abren toda la semana de 10.00 a 20.00 h. En temporada baja (15 de septiembre al 14 de junio), de 10.00 a 18.00 (de domingo a viernes) y de 10.00 a 20.00 h. (sábados).

PUNTOS DE INFORMACIÓN
En la planta baja y en la Calle Mayor (planta primera).

ASEOS
Todas las plantas, menos la primera, cuentan con aseos. Los de mujeres están adaptados para cambiar pañales.

GUARDARROPA
En la planta baja, junto a las taquillas.

TELÉFONOS PÚBLICOS
En la Calle Menor. Hay también cajero automático, servicio médico y área de descanso.

ASCENSORES
Pensados para personas con discapacidad. También ascensor panorámico (planta baja).

Planta Baja. Calle Mayor

"HACE TIEMPO que tengo los resultados pero todavía no sé cómo he llegado a ellos". La frase del príncipe de las Matemáticas, Karl Friedrich Gauss, nos sirve de bienvenida. Él es uno de los 55 personajes cuyas siluetas bordean la Calle Menor, de libre acceso. Su pensamiento nos pone en alerta sobre lo que nos vamos a encontrar: muchas preguntas como la que, desde su perfil negro, se plantea Galileo: "¿Quién se atreverá a poner límites al ingenio de los hombres?". Para participar en los talleres que se desarrollan en esta planta no es preciso sacar la entrada general al Museo. Basta con comprar la del taller al que se quiere asistir (2 €). Éstos se celebran en alguna de las cuatro aulas que componen La Ciencia a Escena, donde aprenderás a averiguar la edad de una persona a través de ecuaciones en Enigmática o descubrir cómo un simple ruido puede romper una copa de cristal en Sonidos: música y naturaleza. Si te inscribes en Magia Química, podrás poner en marcha un reloj con zumo de manzana. Otros talleres son: Micrarium (nociones básicas para manejar un microscopio), Frío, frío (experimentos con nitrógeno y otros gases) y Horror al Vacío, donde se demuestra que todos los objetos caen a la misma velocidad.

En la Calle Menor abre sus puertas el Auditorio Santiago Grisolía, llamado así en honor del valenciano galardonado en 1990 con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica. Cuenta con una superficie de 3.200 m2 y capacidad para acoger a unas 300 personas. El final de la calle está reservada a exposiciones temporales y a dos grandes atracciones: un paseo en bicicletas antiguas para poner a prueba tu equilibro y un globo de helio que se eleva, controlado por un cable de acero, a 15 metros de altura. Es posible que, a cada paso, te encuentres con famosos científicos convertidos en gigantes y cabezudos. Son los protagonistas de la Feria de la Ciencia, que intentarán explicarte sus apasionantes descubrimientos.

Planta Primera. El escaparate de la ciencia

A esta planta se llega a través de unas escaleras mecánicas situadas en la zona centro de la Calle Menor, que conducen directamente a la zona expositiva más amplia del edificio. Lo mejor es realizar la visita de izquierda a derecha, comenzando por La Ciencia del Deporte y concluyendo en el espacio dedicado a la Red Eléctrica. Los experimentos más concurridos son los relacionados con el Deporte (sobre todo entre semana, ya que muchos colegios visitan las instalaciones), la Memoria y el Láser.

La ciencia del deporte
Raquetas, remos, sables de esgrima... Son algunos de los objetos de la vitrina que antecede al espacio denominado La Ciencia del Deporte, encaminado a demostrar que el ejercicio no es sólo cuestión de músculos. El deporte actual presenta componentes científicos y tecnológicos. Descubrirlos mientras nos divertimos es el principal objetivo de esta zona, con paneles explicativos con historia, curiosidades y otros temas de interés (alimentación, salud, cuidado físico...). Para entrar en ella deberás plantearte una pregunta: "¿Estoy demasiado gordo?". Sal de dudas pesándote y midiéndote en los aparatos que encontrarás según entras a la derecha, para después poner a prueba tu saque en la pista de tenis, demostrar tu habilidad en la cancha de baloncesto, lanzar un penalti, correr los 100 metros lisos... Aparatos para medir la flexibilidad y una pared para realizar escalada son otros de los módulos que se combinan en este área. Después de tantas emociones, comprueba tu ritmo cardiaco: no debe sobrepasar la cifra resultante de restar tu edad a 220. Un adulto sano debe tener entre 65 y 80 pulsaciones por minuto. ¿Correcto? Sigue entonces con tu visita. Si necesitas relax, dirígete a las butacas que hay junto a las escaleras. Es la zona de Divulgación a la carta, donde tienes a tu disposición revistas científicas y un televisor donde se emiten documentales.

Astronomía básica
¿Quieres saber dónde está Venus? ¡Adéntrate en el Planetario Burbuja! Situación: junto a las escaleras mecánicas. Un científico te enseñará a descubrir constelaciones y localizar los planetas en el cielo, entre otras nociones de astrología. El aforo es reducido: bajo este particular globo azul sólo caben 20 personas. La charla-espectáculo dura 25 minutos. Horario: de domingo a viernes, 11.30, 12.30, 13.30, 16.00 y 17.00 h. Sábados: 11.30, 12.30, 13.30, 16.00, 17.00, 18.00 y 19.00 h. Del 15 de junio al 14 de septiembre, el planetario también recibe visitantes a las 18.00 y 19.00 h. de domingo a viernes.

La potencia del agua
Realizada en colaboración con Iberdrola, esta exposición detalla el proceso de obtención de energía de las centrales hidroeléctricas. La maqueta del Salto de Cortes II, en Valencia, ilustra cómo es una instalación de generación de energía, que en este caso aprovecha el caudal y el desnivel del tramo del río Júcar entre sus confluencias con el río Cabriel y la Rambla Seca. ¡Toca los botones! La maqueta se iluminará. Los paneles informativos explican el Ciclo del Agua, desde que es recogida hasta su posterior consumición.

Memoria
Abre un cajón del armario. ¿Qué ves? Un yoyó, cromos, lápices de colores... Objetos que te transportan a otras épocas y lugares. Éste es el eje sobre el que gira Mementos, uno de los bloques de la exposición Memoria. La muestra reúne paneles interactivos y soportes audiovisuales que sirven para demostrar que la memoria no es infalible, que está íntimamente vinculada a los sentidos y a la propia identidad. Además de Mementos, existen otros experimentos para realizar, preferiblemente con tu acompañante: Recuerdos tempranos, Diario de la Memoria, Olvidando, Recordar sin pensar y Pesadillas del Aro. Lo mejor: poder ver a través de un monitor cómo es un cerebro humano por dentro. ¿Sabías que está formado por 100.000 millones de células? Comportamiento y pensamiento son fruto del infinito número de patrones que se obtienen al combinarlas.

Exploratorio
"Pienso, luego existo". La afirmación de Descartes sobre la imagen de un cerebro confeccionada con 5.690 fotografías de personas procedentes de 223 pueblos y ciudades de España da paso a Exploratorio, una especie de cuarto oscuro que reproduce fenómenos naturales tal y como los percibimos, aportando la explicación de sus correspondientes principios científicos. Podrás jugar con los sonidos, la luz, las imágenes, los colores, la electricidad y el magnetismo. ¿Te apetece cazar tu propia sombra? ¿Tejer y destejer un arcoiris? Son sólo algunos de los experimentos en los que puedes participar.

Tecno... láser
"Una luz espléndida amanece en mí". Cuando en 1917 Albert Einstein escribió esta frase se estaba anticipando a la invención del láser, ocurrida en 1960, a partir de su teoría de la emisión estimulada. Acrónimo de Light Amplification Emision of Radiation, el láser forma parte de nuestra vida diaria. Pero, ¿qué tienen en común el que se utiliza para leer los precios del supermercado con el que usa el dentista? Ésta es la respuesta: todos producen un haz de luz intenso y focalizado. En este espacio podrás ‘destripar'' un CD de música, crear un espectáculo láser y curiosear entre hologramas. ¡Cuidado! Un tiranosaurius rex quiere salir de su encierro... Llévate de recuerdo tu imagen en 3D (precio: 3 €), grabada en un CD (recogida, en la Tienda del Museo).

Red eléctrica
Con motivo de la celebración del 20 aniversario de Red Eléctrica Española, el Museo ofrece esta exposición sobre la electricidad, que permite profundizar sobre la enorme autopista que se abre al asomarse detrás de un enchufe. Por qué se produce un calambre, qué es la tensión o cómo la electricidad altera el funcionamiento de los organismos son algunas de las dudas que encuentran aquí solución.

Calle Mayor
Todo el cielo de Valencia en la Calle Mayor. Ésa es la sensación al caminar bajo la luz que se cuela a través de los cristales que cubren esta avenida de la ciencia. Todas las miradas se dirigen hacia el péndulo de Foucault, un científico francés que en 1851 demostró que la tierra se mueve. Para ello colocó un cable de 67 metros y una bola de cañón de 28 kilos en uno de sus extremos bajo la cúpula del Panteón de París. El largo del cable y el peso del péndulo eran apropiados para mantenerlo oscilando varias horas. Según las leyes de Newton, un cuerpo en movimiento sólo cambia su dirección cuando recibe un impulso que lo desvíe. Si la Tierra estuviera inmóvil, el péndulo debería oscilar en una sola dirección. Sin embargo, sin que se tocara, realizó un giro en el sentido de las manecillas del reloj. Si no se ejerció fuerza alguna, la conclusión es que siguió oscilando en la dirección inicial. La Tierra fue la que cambió de posición. El péndulo del Museo es uno de los más largos del mundo. En su base cuenta con bolas que él mismo desplaza hasta una plataforma, señalando de forma sonora el evento: el ciclo tarda 24 horas en completarse. Conclusión: es el edificio y, con él, el globo terráqueo el que gira y no el péndulo. La única fuerza que se ejerce sobre él es la atracción gravitatoria. Una reproducción espectacular, como lo es también la de la molécula de ADN (ácido desoxirribonucleico), a sólo unos pasos: 15 metros de largo que se multiplican hasta el infinito al mirar el espejo sobre el que se asienta. Un último experimento: junto a la molécula gigante podrás comprobar cómo funcionan las antenas parabólicas de televisión, que recogen y concentran la señal que llega desde el satélite.

Juegos y experimentos
El 2005 fue declarado Año Internacional de la Física con motivo del centenario de la Teoría de la Relatividad. Desde entonces se puede ver en el Museo la exposición "100 años de 100cia", en la que se reflejan las aplicaciones tecnocientíficas más destacadas del siglo XX a través de experimentos sobre la luz, el espacio... Cuando termines, ¡pon tus conocimientos al revés! Acomódate en la Silla de Giro del Astronauta y no cierres los ojos. Horario: de lunes a viernes, de 11.00 a 13.30 horas y de 16.30 a 17.30 horas. Sábados: hasta las 19.00 horas.

Volar, volar
Al final de la Calle Mayor hay una exposición en la que se puede observar desde una maqueta de un ingenio de Leonardo hasta una réplica del primer avión que logró volar en España, construido por Gaspart Brunet y pilotado por Juan Olivert en septiembre de 1909. También, un Mirage III real.

Planta Segunda. El legado de la ciencia

A la hora de realizar la visita de esta planta lo mejor es que comiences el recorrido por el panel dedicado a Santiago Ramón y Cajal, así podrás avanzar cronológicamente a través de la historia.Cualquier hora es buena para acercarse hasta esta exposición permanente. No hay experimentos que realizar y eso se nota en el ambiente: el silencio lo inunda todo. La divulgación científica encuentra en este área su máxima expresión.

SANTIAGO RAMÓN Y CAJAL
Santiago Ramón y Cajal nació en Petilla de Aragón (Navarra) en 1852, estudió Medicina en la Universidad de Zaragoza y cursó el doctorado en Madrid. En 1883 obtuvo la cátedra de Anatomía Descriptiva de la Universidad de Valencia. Un facsímil del cuaderno en el que redactó el borrador de la memoria para dicha oposición es uno de los primeros objetos que nos podemos encontrar en el espacio dedicado a su figura. Sus investigaciones comenzaron a ser reconocidas en 1888, durante un congreso de la Sociedad Anatómica de Berlín. El trabajo que presentó fue la descripción de la Teoría Neuronal, donde ponía de manifiesto las leyes rectoras de la morfología y conexiones de las células nerviosas en la materia gris. Su aportación al conocimiento de la estructura del sistema nervioso fue reconocida en 1906 con el Premio Nobel de Medicina. La réplica de la medalla que recibió entonces, junto a cartas, manuscritos, una orla de la Universidad de Medicina de Madrid y la reproducción de su despacho componen esta zona dedicada a Cajal, el hombre que marcó un antes y un después en el mundo de la Histología, la parte de la anatomía que trata del estudio de los tejidos orgánicos. Fotógrafo, escritor, dibujante... Santiago Ramón y Cajal falleció en Madrid en 1934, justo dos años después de que lo hiciera su esposa, Silveria, fiel compañera a la que dedicó en cuerpo y alma toda su obra.

SEVERO OCHOA
Un certificado de su grado de doctor, una regla de cálculo comprada en los años 20, cuadernos de notas, su agenda de actividades, conferencias que se pueden escuchar por los auriculares... Así es el espacio dedicado a Severo Ochoa, el científico español más reconocido de la historia por sus contribuciones a la biología en general y a la fisiología, bioquímica y biología molecular en particular. Nacido en 1905 en Luarca (Asturias), Ochoa descubrió la enzima capaz de sintetizar un ácido nucleico, el ARN, in vitro. Un hallazgo revolucionario -la molécula que posibilita la trans- formación del ADN en proteínas- que le valió el Premio Nobel de Medicina en 1959, cuya recompensa económica -46.600 dólares- compartió con su discípulo, Arthur Kornberg. Ochoa vivió 45 años en Estados Unidos e incluso se nacionalizó americano. En 1986 regresó definitivamente a España y falleció en Madrid en 1993. Profundo admirador de Ramón y Cajal, Severo Ochoa dedicó sus ratos de ocio a la literatura, la música y la fotografía. Aficiones que compartió con su esposa Carmen, a la que dedicó una de sus más célebres frases: "El amor es física y química". La exposición incluye 106 medallas y 154 diplomas, además de títulos y objetos personales como regalos, archivos de correspondencia y el vestuario de doctor y catedrático que el médico lució en más de una ocasión.

JEAN DAUSSET
El único de los tres premios Nobel de esta planta no nacido en España mantiene, sin embargo, una excelente relación con nuestro país. Casado en 1962 con la madrileña Rosa Mayoral, fue nombrado en 2002 Doctor Honoris Causa por la Universidad Politécnica de Valencia y es, en la actualidad, vocal del Comité Asesor del Museo, al que donó, en el año 2000, todo su legado científico. Jean Dausset vino al mundo en Tolouse en 1916, ciudad en la que descansaba su madre, alejada de la Guerra, mientras su padre, médico militar, permanecía en París. El joven Jean decidió pronto seguir la estela de su progenitor. En 1946 fue nombrado jefe de medicina clínica en la Facultad de Medicina de la capital francesa, sede también del Hospital de San Luis, del que en 1963 se convirtió en responsable del servicio hemato- serológico-inmunológico. En el año 1980 recibió el Premio Nobel por sus descubrimientos sobre el mecanismo del sistema de histocompatibilidad (HLA). Sus investigaciones han permitido desarrollar un nuevo tipo de medicina capaz de predecir probabilidades de enfermar a partir del genoma individual. Dausset es fundador del Centro de Estudios sobre Polimorfismo Humano de París, desde el que realiza una intensa colaboración internacional con el fin de establecer el mapa definitivo del genoma humano.

Planta Tercera. Vida y genoma

LA MEJOR FORMA de acceder a la planta tercera es a través de las escaleras mecánicas situadas en la zona Oeste. Cierra los ojos y ábrelos cuando sientas que el ascenso llega a su fin. Creerás estar dentro de un sueño, envuelto por imágenes de seres vivos, animales y plantas, reproducciones exactas de las que contiene el Códice Pomar, el primer atlas de la historia natural, publicado por Jaime Honorat Pomar, ilustrador y naturalista valenciano del siglo XVI. "El genoma encierra el secreto de la vida", reza una frase en un panel de entrada que explica la importancia de haber descifrado el ADN. El código genético es el lenguaje universal de la vida que expresa cómo han de desarrollarse, cómo son y cómo se perpetúan todos los organismos. Estás preparado para adentrarte en Vida y Genoma, la exposición más grande del mundo dedicada a la Biología y la Genética.

NATURALEZA
La réplica de un cocodrilo que devoraba dinosaurios, árboles de los que se extraen aceites que se utilizan como fijador aromático del perfume más famoso del mundo, el Chanel nº 5... Todo esto y mucho más podrás contemplar en este primer bloque temático, que precede a un recinto que te transportará a la orilla del Amazonas, con toda su fauna y flora.

HISTORIA DE LA VIDA
Los átomos y moléculas de la vida son los mismos que los de la materia inerte. Todos proceden de los sucesos acaecidos tras el Big Bang que dio origen al actual universo, hace 15.000 millones de años. Éste es el argumento de la proyección "Historia de la Vida", en 3D. Diez minutos (sesiones alternas en castellano y valenciano) que te permitirán introducirte en un túnel del tiempo real, que marca desde el nacimiento de la vida hasta nuestros días. Cuando salgas, visita los módulos "La vida en la Tierra" y "La Célula".

AL ESPACIO CON PEDRO DUQUE
Para reservar tu plaza en la Academia del Espacio deberás pagar la entrada en las taquillas de la planta baja (2 €). La voz del astronauta Pedro Duque guiará tus pasos a través de una nave espacial y de los pasillos que te conducirán a un simulador de vuelo que te permitirá despegar de Cabo Cañaveral rumbo al espacio. Horario: de lunes a viernes y domingos: desde las 10.30 hasta las 17.00 h., cada media hora. Sábados y festivos: hasta las 19.00 horas.

BOSQUE DE CROMOSOMAS
Representación a gran escala de los 23 pares de cromosomas del genoma humano. La idea es no sólo explicar las claves básicas de la nueva ciencia emergente del siglo XXI, la Genética, sino ofrecer un abanico de elementos de cultura y reflexión en torno a las diversas ciencias de la vida. Para visitar el bosque, sigue la línea que señala en el suelo el recorrido ideal

Umbracle

Situado en la fachada sur del complejo, el Umbracle es una galería de arte y un espacio idóneo para descansar y recuperarse de las emociones del resto de edificios y admirarlos en la distancia.

Rojo, amarillo, naranja, violeta, blanco. Son los colores de las flores que dan brillo y aroma al Umbracle, un inmenso jardín que cuenta con cincuenta especies florales autóctonas de la provincia de Valencia. La puerta principal de acceso a la Ciudad es un balcón abierto de par en par al futuro, un lugar lleno de esencias donde, con un solo vistazo, es posible comprender la magnitud de la genial obra de Santiago Calatrava, su valor arquitectónico, su maravillosa puesta en escena. Las plantas trepadoras que ascienden entre los arcos cubren, poco a poco, su esbelta figura. La de un "winter garden" novecentista en pleno siglo XXI.

Un centenar de palmeras, 62 naranjos amargos, 16 plantas de Don Juan de Noche, 42 variedades de arbustos de la Comunidad Valenciana (jaras, lentiscos...), 5.500 plantas tapizantes (lotus, agateas...), romero, lavanda y 450 plantas trepadoras. Bienvenidos al Umbracle, un lugar donde se funden arte y naturaleza, un mirador desde el que se obtiene la mejor panorámica posible sobre los cuatro edificios que componen la Ciudad de las Artes y las Ciencias y los estanques que los rodean. Un total de 55 arcos metálicos fijos y 54 flotantes, de entre 17 y 19 metros de altura, sirven de cubierta a esta espectacular avenida que oculta en su interior un parking, al que se accede a través de escaleras situadas en diferentes puntos. Construido por Santiago Calatrava en hormigón blanco, con tablas de madera de teca en el suelo, el Umbracle ofrece un espacio tranquilo para pasear, sentarse al sol en los bancos de trencadís -cerámica rota, esmaltada, como la que usaba Gaudí-, tomar fotos y contemplar, con calma, las esculturas que lo pueblan. El aparcamiento de coches que esconde en sus entrañas se encuentra a siete metros por debajo del nivel del tejido urbano de Valencia y tiene capacidad para acoger a 707 vehículos. El de autobuses, al mismo ras del suelo de la Ciudad, se dispone en una calle interior cubierta cuyo techo queda sostenido por una fila de grandes árboles blancos. En él pueden estacionar hasta 20 autobuses o 35 autocaravanas. Como siempre sueña Calatrava, la funcionalidad también es bella.

El Oceanográfico

Un lugar, con un volumen de agua salada equivalente al de unas quince piscinas olímpicas, donde perder la noción del tiempo y del espacio. Las cubiertas de hormigón blanco de los edificios centrales, obra de Félix Candela, representan una figura similar a un nenúfar. En ellos, en las profundidades y al aire libre habitan nada menos que 45.000 ejemplares de 500 especies distintas. Un gran parque marino.

SERVICIOS
RESTAURANTES

Restaurante Submarino
En el centro del recinto, junto a una colonia de flamencos, en uno de los edificios más sorprendentes del Oceanográfico, con una cubierta diseñada por Félix Candela que representa un nenúfar. El restaurante está situado en la planta baja -la de arriba es zona de aperitivos-, rodeado de ocho acrílicos que contienen 10.000 peces pelágicos. En la carta, arroz de langosta (22 €), fideuà de marisco (16 €)... Menús para niños, desde 26 €. Imprescindible reservar (tel. 902 100 031). Horario: de 13.00 a 16.00 y de 21.00 a 23.00 horas.

Restaurante Océanos
Sobre la cubierta del edificio Océanos. Cuenta con una única planta y una terraza. Amplia carta donde elegir desde brochetas de tiburón (13 €) hasta medallones de solomillo (12,52 €). Horario: de 12.30 a 16.30 h.

Autoservicio La Lonja
Self service situado frente al delfinario, con numerosos platos para toda la familia. Horario: de 12.30 a 16.30 horas.

Pizzería Heladería Mediterráneo
Junto al edificio Mediterráneo, con una pequeña terraza con vistas al lago. Para un tentempié rápido, con porciones de pizza recién hecha, refrescos, bocadillos y helados (unos 2,50 €).

Hamburguesería Tabarca
Bajo el graderío del delfinario. Punto de comida rápida, con terraza. Su oferta: hamburguesas tritón (3,50 €), aros de cebolla (2, 50 €) y refrescos (3 €).

Tiendas

La tienda del Oceanográfico
En el edificio de acceso. Es la tienda más grande del Oceanográfico, en la que podrás comprar todo tipo de recuerdos: tazas (7 €), globos (3,50 €), peluches (6,95 €)...

El Rincón Marino
En el edificio de acceso. Además de todo tipo de souvenirs, tiene a la venta material fotográfico. Aquí mismo puedes hacerte tu Photo Fantasy ¡junto a una foca! (12 €).

El Bazar del Ártico
Situado en el edificio del Ártico. Los recuerdos tienen, sobre todo, a dos protagonistas: las ballenas beluga (peluches a 10 €) y los pequeños pingüinos (peluches a 6,95 €).

La trastienda del Delfín
Bajo las gradas del delfinario. Hay delfines de todos los colores y tamaños (desde 6,95 €).

PUNTOS DE INFORMACIÓN
En la planta baja del edificio de acceso, donde también se encuentran los servicios médicos, los cajeros automáticos y los teléfonos públicos.

ASEOS
Están distribuidos por todo el complejo, en cada uno de los edificios que lo componen. Están adaptados para personas con alguna discapacidad física.

TAQUILLAS
En el edificio de acceso.
Taquilla pequeña: 1 €.
Taquilla grande: 2 €.

Mediterráneo

El Mediterráneo es un mar poco profundo y templado. Un océano en pequeño, en el que podrás adentrarte desde el edificio de acceso por una puerta situada a la izquierda que da paso a una cascada que se precipita sobre un muro de piedra.

La torre submarina del Mediterráneo esconde en sus entrañas siete acuarios adaptados al hábitat representado. Realiza el recorrido de forma circular, de derecha izquierda.

M1. POSIDONIA OCEÁNICA
Tras el cristal, la protagonista es una posidonia oceánica, una planta con hojas, flores, frutas y semillas que protege el litoral del efecto erosivo del oleaje sujetando la arena con sus raíces. Aquí puedes contemplar salpas, tordos, estrellas, erizos y pepinos de mar.

M2. BAJO EL CLUB NÁUTICO
Los puertos con sus grandes cargueros y sus yates de lujo pueden llegar a perturbar el medio natural y condicionar la vida de los distintos organismos que habitan estos ecosistemas. Este acuario reproduce un pantalán de madera junto a una barca hundida. Hay lubinas, galopes, bogas, bailas... ¡búscalos! Los paneles te darán alguna pista.

M3. UN DÍA EN LA PLAYA
Las costas rocosas albergan gran cantidad de organismos en los primeros metros de profundidad gracias a la abundancia de luz y oxígeno. En esta zona, llamada infralitoral, abundan algas, invertebrados y peces. Entre los bloques de roca artificial verás cómo se pasean castañuelas, salpas, cabrillas, merlos y tordos verdes.

M4. ASÓMATE Y VERÁS
En la zona del mediolitoral, entre las rocas y a pocos metros de profundidad, habita una fauna que sabe adaptarse al movimiento de las olas. Asómate a los acuarios y busca, entre moluscos y anémonas, a los simpáticos blénidos con tentáculos sobre su cabeza y a los góbidos de ojos saltones.

M5. PISCINA DE CONTACTO
El Mediterráneo permite en este acuario ver más de cerca todavía algunos de los seres vivos contemplados con anterioridad, desde estrellas capitán hasta erizos violáceos.

M6. VIVIR EN UNA LAVADORA
Adéntrate en el corazón mismo del oleaje. Cruza el túnel: estarás protegido por una campana acrílica desde la que podrás sentir cómo una ola rompe en el acantilado. Los altavoces reproducen los sonidos captados. Escucha con atención... y observa cómo se protegen las lapas, los mejillones y las actinias.

M7. EL JARDÍN DE NEPTUNO
Por debajo de los 20 metros de profundidad, donde la temperatura es fría y la luz azulada, se desarrolla un paisaje coralígeno exclusivo del Mediterráneo. Grandes depredadores como el mero patrullan este jardín, formado por algas calcáreas y animales de esqueleto duro.

Mediterráneo
En la zona dedicada al Mediterráneo viven hasta 7.400 ejemplares de especies distintas, representantes de ese mar de más de 2,5 millones de km2 que baña Valencia.

Humedales

Nuestro recorrido continúa ahora al aire libre. La zona de Humedales representa dos de los ambientes de zonas húmedas más curiosos del planeta. En este recinto, único por su originalidad, puedes encontrar más de una especie protegida.

El manglar y el marjal tienden a ocupar una estrecha franja costera a modo de frontera de transición entre los ecosistemas terrestre y marino, dando vida a uno de los ambientes con mayor valor ecológico de todo el planeta. La cúpula y la densa vegetación de la zona de Humedales permiten la existencia de posaderos y refugios para las aves, como puedes observar, bien dentro del recorrido señalizado por el interior de esta especie de gigantesca jaula de malla metálica o bien desde el exterior.

LAS TIERRAS DEL MANGLE
Esta parte de la instalación representa aquellas áreas confinadas y de aguas poco profundas, localizadas en las zonas tropicales y subtropicales. Su peculiaridad más representativa viene dada por las formaciones de bosques de gran altura, que, con un sistema complejo de raíces aéreas, dibujan paisajes especialmente densos y umbríos. Entre sus especies más llamativas, descubrirás peces como el blackbass, la perca sol o el cuatro ojos, y aves como el ibis escarlata y la espátula rosada, además de reptiles como la tortuga de Florida.

EL MARJAL MEDITERRÁNEO
Esta zona representa un ecosistema típico del litoral mediterráneo como es la Albufera de Valencia, a apenas unos kilómetros de la ciudad. Estos humedales acogen numerosas especies autóctonas y constituyen una pieza clave en la conservación de la avifauna europea. Hay aves como el martinete, la garcilla y la garceta, peces como la anguila europea, el barbo de río y la carpa común, e incluso reptiles como el galápago leproso. ¿Sabes quién es quién?

VISITAS GUIADAS
La visita a la zona de Humedales se realiza siempre en grupos (unas treinta personas, aproximadamente) acompañados por un guía especializado. Como norma básica, no se puede tocar ni dar de comer a los animales que habitan en su interior. Horario: de 10.30 a 15.00 horas y de 16.00 a 17.30 horas (sábados, hasta las 18.30 horas).

La Esfera
La Esfera que conforma la zona de los Humedales alcanza los 26 metros de altura y acoge a más de 80 aves que habitan en su interior y construyen sus propios nidos.

Templados y Tropicales

La instalación de Templados y Tropicales te invita a hacer un viaje desde las regiones oceánicas de aguas templadas hasta las cálidas aguas del Trópico. Es el único edificio que combina exhibiciones cubiertas con otras al aire libre.

Es una de las zonas más concurridas. Está en el centro del lago y representa una isla. Lo mejor es comenzar la visita desde fuera y concluirla en la Sala Oval, pero se puede realizar el recorrido en sentido inverso, tomando como punto de partida el edificio de acceso (a la derecha del punto de información).

ZONA TEMPLADA
T1. TORTUGAS MARINAS
Una piscina y una playa de arena conforman el escenario en el que se mueven las tortugas marinas traídas por los dos centros de recuperación de Fauna Salvaje que existen en la Comunidad Valenciana. Aquí se fortalecen antes de ser liberadas. Míralas con atención: son animales que habitan nuestros mares desde hace 200 millones de años. Comen peces, moluscos, cangrejos, medusas y algas. Su hábitat natural son las regiones templadas y tropicales del Mediterráneo (tortuga boba) y los océanos Atlántico, Índico y Pacífico. Algunas alcanzan los cien años de vida. Comparten espacio con las tortugas, las rayas pastinacas, una colonia de avocetas y ostreros.

T2. FOCAS
Si hay mucha gente contemplando a las focas, no desesperes: puedes observarlas tanto desde el nivel exterior como desde el inferior. El espacio en el que juegan ha sido creado a partir de los conjuntos rocosos típicos de la base de los acantilados. Las focas pueden medir hasta 2 metros y pesar unos 150 kilos. Se encuentran en los mares templados y árticos de los océanos Atlántico y Pacífico. Les gustan mucho los calamares y los crustáceos.

T3. EL BOSQUE ANIMADO
Ya en el nivel inferior, este acuario reproduce los bosques más complejos e impresionantes del planeta, formados por quelpos gigantes, algas que, desde el fondo del mar, extienden sus brazos más de 50 metros de longitud buscando la luz solar. Se hallan principalmente en el oeste norteamericano. Entre ellas se mueven tiburones cornudos, anguilas lobo, garibaldis y estrellas girasol.

T4. EL TEMPLO DEL SAMURAI
Exhibición dedicada a las escarpadas costas de la península de Izú, en Japón, situada en una de las mayores fallas tectónicas del planeta. Pega tu nariz al cristal y observa los lentos movimien- tos del cangrejo araña gigante, un guerrero acorazado que habita los fondos fríos y oscuros, a más de 200 metros de profundidad. Mide más de 4 metros y pesa entre 16 y 20 kilos.

T5. EL ACUARIO DE LOS SENTIDOS
Es la hora de jugar. Adéntrate en la cueva submarina y déjate llevar. Podrás tocar arena, caracolas de mar, los tentáculos de un pulpo... ¡y hasta la piel de un tiburón! Pon a funcionar tus cinco sentidos.

T6. TÚNEL SUBMARINO
Prepárate para un viaje realmente fascinante a través del túnel submarino más largo de Europa, de 70 metros de longitud, en el que podrás conocer quiénes son los habitantes habituales del Océano Atlántico. ¡No te sientes y no pierdas detalle! Ante tus ojos aparecerán pómpanos amarillos, peces ángel, chicharras, morenas, pargos... y tiburones guitarra.

ZONA TROPICAL
Una vez superado el túnel encontrarás ante ti dos acuarios panorámicos que te transportarán directamente desde las costas de Japón (T7) hasta el Mar Caribe (T8). Los auténticos arrecifes de coral se encuentran situados entre los Trópicos de Cáncer y Capricornio, donde la temperatura del agua oscila entre los 20º y los 32º C. Los arrecifes se reparten dos grandes zonas: el Atlántico tropical, con más de 80 especies, y el Indopacífico, con más de 600 especies de coral diferente. ¡Disfruta de los cientos de peces de colores que hay a tu alrededor! Para ello dispones de dos cristales de 24 metros de longitud cada uno. La Sala Oval en la que se ubican está dotada de una pantalla holográfica que crea la ilusión de imágenes etéreas suspendidas en el aire.

Tras los cristales
Tras los cristales las rayas, tiburones, peces de colores... Cada ecosistema del planeta está perfectamente representado en cada rincón del Oceanográfico.

La sala oval
La Sala Oval representa el conjunto de las zonas tropicales. Puedes sentarte, mirar los peces de los acuarios... o contemplar las imágenes de su pantalla holográfica.

Océanos

Un solo acuario se extiende entre las dos torres que forman esta instalación, compuesta por dos zonas submarinas conectadas a través del nivel inferior mediante un túnel acrílico de 35 metros de largo. Los tiburones son protagonistas.

En la inmensidad del océano la vida se desarrolla de un modo fascinante y aún poco conocido. Nada más entrar en el edificio, comenzarás un viaje a través del Océano Atlántico, que te llevará desde la costa Oeste (islas Bermudas) hasta la costa Este (islas Canarias). Estarás rodeado de tiburones, rayas violáceas, peces sierra, barracudas y bancos de peces de jureles, caballas y otras especies, algunos de los cuales cuentan con varios miles de individuos. En los dos sectores, el acuario está rodeado de paneles informativos que despertarán tu curiosidad. Conviene leerlos atentamente. Aprenderás cómo funcionan las corrientes oceánicas, cómo se reproducen las anguilas y cómo hacer frente a un tiburón despistado en alta mar. Pero, tranquilo, los que tienes nadando ante tí no se pueden escapar.

AGUA QUE VIENE DEL MAR
Ubicada en la playa de la Malvarrosa, en la ciudad de Valencia, existe una estación de captación de agua que aporta 150.000 litros por hora al Oceanográfico. Una vez que el agua llega a los acuarios, se incorpora a un sistema de circulación cerrado, que limita el suministro a una mínima tasa de renovación diaria, que varía en función de los animales y de la estacionalidad. El complejo cuenta con 101 filtros para depurar el agua de los acuarios. El tiempo de recirculación oscila entre los 27 minutos de los acuarios pequeños hasta las 4 horas que necesita el delfinario. El Oceanográfico cuenta, además, con dos plantas de síntesis para fabricar agua de mar: una para peces y otra para mamíferos

ÁRTICO
La música clásica que se escucha en la planta baja del edificio que nos muestra el ecosistema ártico sirve para relajarnos. Estamos en un gran iglú de 12 metros de altura. Acantilados rocosos, bloques de hielo... Hace frío, ¡abrígate!

Todo aquí está pensado para reproducir el hábitat natural de grandes inquilinos, dos ballenas beluga y un grupo de morsas, cuyos movimientos puedes seguir a través de la piscina del piso inferior. ¿Has escuchado un ruido? No te asustes: son los sonidos que emiten las ballenas para comunicarse y también para localizar alimentos. ¡Acércate a ellas! Desde la planta superior ‘casi'' podrás tocarlas. Entre las piscinas, encontrarás paneles informativos sobre la cultura inuk y los exploradores Robert E. Peary (primer hombre en llegar al Polo Norte en 1909) y Roald Amundsen, el primero en alcanzar el Polo Sur en 1911.

La reina de las aguas
Las ballenas beluga (‘delphinaterus leucas'') viven en las aguas del Polo Norte, aunque en sus desplazamientos pueden llegar hasta las costas del norte de Estados Unidos, Alaska y Canadá. Cuando nacen, su piel es de color gris o castaño oscuro. Con el tiempo pierde la pigmentación volviéndose blanca. Viven en grupo, se desplazan en manadas y tienen un desarrollado sentido maternal. Son los únicos cetáceos que pueden mover el cuello e incluso girar la cabeza, ya que sus vértebras cervicales no están fusionadas. Se alimentan de arenques, calamares, cangrejos, pulpos y peces. Pueden llegar a medir 5 metros y pesar 1.500 kilos.

Ágiles y graciosas
Son más pequeñas que las beluga -pueden medir hasta 3 metros-, pero también son más gordas -pueden alcanzar los 1.700 kilos- y muy ágiles. Las morsas se encuentran distribuidas por todas las costas del Polo Norte. Viven en grupos de miles de individuos sobre grandes témpanos de hielo, como éste que tienes bajo tus pies. Se aparean bajo el agua y, después de 16 meses de gestación, paren una única cría de la que cuidan durante dos años. Los espectaculares colmillos de las morsas pueden llegar a medir hasta un metro de largo. Les sirven para anclarse al hielo y desplazarse por él con facilidad.

ANTÁRTICO
Conviene visitar las instalaciones del Antártico después de recorrer la zona del Ártico. Es un área divertida, en la que te podrás llevar de recuerdo algún peluche con la forma de sus habitantes, los preferidos de los niños: los pingüinos.

Una colina de pingüinos de Humboldt es la única y gran protagonista del edificio que reproduce el ecosistema Antártico, comunicado con el Ártico por un pasillo que simula un viaje a través de la Tierra entre ambos polos. Percibirás efectos de luz y sonido que te harán creer que estás en medio de una erupción volcánica. Ya en el Antártico, la zona habilitada recrea un acantilado rocoso, con zonas de puesta y cría, en cuya parte sumergida podrás observar cómo nadan los pingüinos bajo el agua con sus gráciles y rápidos movimientos. Siéntate en las gradas frente al acuario ¡y disfruta! Una voz en off te irá comentando algunas curiosidades sobre estos animales, que se reproducen también aquí. El primer pingüino nacido en el Oceanográfico llegó al mundo el 3 de abril de 2001. Su nombre: ‘Fredolí''

En las fauces de un tiburón
Alguien ha dicho que un tiburón es como la nave espacial "Enterprise", de la película "Star Trek", explorando el mundo con sus sensores. Ver casi sin luz, oír de lejos los sonidos graves que emiten los peces heridos y oler la sangre a 500 metros de distancia son algunas de sus habilidades. Con sus 15 metros de longitud, el tiburón ballena es el mayor de todos. En aspecto fiero no le anda a la zaga el tiburón toro, al que verás nadar sobre tu cabeza en el túnel. Su boca tiene varias filas de dientes.

Ártico
La cúpula de cuartena metros de diámetro del edificio es una pantalla de proyección que simula los peculiares ciclos de luz del Ártico, desde el amanecer hasta el crepúsculo.

Antártico: vestidos de etiqueta
Los pingüinos son aves marinas que habitan en el Hemisferio Sur, a lo largo de las costas de la Antártica, Suramérica, Suráfrica, Australia y las islas Galápagos. En total existen 17 especies, todas ellas adaptadas al medio acuático, donde bucean para pescar con la ayuda de sus alas en forma de aletas. Una de estas especies es el pingüino Humboldt, con una banda oscura en forma de herradura en la parte alta de su pecho. En la actualidad esta especie se encuentra en peligro de extinción.

Islas

Volvemos de nuevo a la superficie. La zona denominada Islas, situada en el recorrido al aire libre, toma como referencia las islas situadas a lo largo de las costas suramericanas, caracterizadas por sus colonias de leones marinos.

Los leones marinos viven, sobre todo, en la Patagonia. Pasan la mayor parte de su vida en el mar, pero se reproducen en playas rocosas donde se reúnen miles de individuos. Los machos pueden alcanzar los 2,45 metros de longitud y algo más de 320 kilos de peso. Las hembras, como máximo, los 2 metros de largo y 140 kilos de peso. Las hembras paren una sola cría a la que amamantan hasta que tiene un año. El nombre de león marino se debe a sus poderosos rugidos y a la melena de pelo largo que desarrollan los machos adultos, como los que puedes ver aquí. A pesar de sus grandes dimensiones, son expertos nadadores, muy ágiles bajo el agua. Y también muy inteligentes. Puedes contemplarlos en tres playas diferentes, incluyendo las reservadas para reproducción y cría. Es todo un espectáculo verlos nadar.

PASEO POR EL LAGO CENTRAL
Ya que estás en la zona de las Islas, en el exterior del Oceanográfico, te animamos a que des un paseo bordeando el gran Lago Central del parque, que en los últimos dos años ha sufrido un importante proceso de naturalización con la introducción de distintas especies de aves, como los flamencos, los cormoranes, los pelícanos y las anátidas. Aunque es de agua dulce, está concebido como un inmenso mar, con sus costas e islas. Cada planta que da color y esplendor al recorrido alrededor del lago cuenta con su correspondiente ficha explicativa. Hay palmas canarias de La Gomera, Clivias traídas de los bosques altos y densos de Suráfrica, Zamias mexicanas de Veracruz... Un auténtico jardín botánico.

Mar Rojo

El Mar Rojo es un pequeño mar situado entre Egipto y la Península Arábiga que debe su nombre a una alga que aparece formando capas rojizas sobre la superficie del agua. Este mar es el que da nombre al Auditorio Submarino del Oceanográfico.

Por fuera, la cubierta del Auditorio tiene forma de concha de peregrino. Por dentro, el escenario encierra una sorpresa: un acuario por donde nadan tiburones de puntas negras, peces mariposa y otros llamativos ejemplares. El horario para visitarlo puede variar (consulta los carteles que hay en la puerta). Si vas a asistir a la proyección de alguna película, colócate en las primeras filas (caben hasta 400 personas).

SECRETOS DEL OCEANOGRÁFICO
Cómo se alimentan los animales del Oceanográfico, cómo se transporta el agua desde el mar hasta los acuarios o cuántas piezas de comida se preparan cada día son algunas de las curiosidades que descubrirás en este espectáculo. La exhibición incluye el diálogo real entre un presentador en el escenario y un buzo dentro del acuario, sumergido a 5 metros de profundidad. ¡Pregúntale lo que quieras! Puede escucharte perfectamente y hablar contigo.

LOS MARTES HAY CLASE
Durante nueve meses, expertos en ciencias marinas compartirán sus conocimientos con los asistentes al curso denominado "Los martes de L''Oceanogràfic". Migraciones de las distintas especies y el origen del Mar Mediterráneo son algunos de los temas sobre los que podrás profundizar. La inscripción al curso es gratuita y puede hacerse a través de la página web (www.cac.es) o llamando al teléfono 902 100 031. Horario: de 18.00 a 20.00 horas. Estos cursos completan su oferta con la exposición "NorthSouthEast- West" del edificio de acceso. En esta exposición, diez fotógrafos de la prestigiosa agencia Magnum nos muestran imágenes del cambio climático.

Acuario del Mar Rojo
El acrílico utilizado en el Acuario del Mar Rojo es el de mayores dimensiones de todos los tanques del Oceanográfico, con 33 centímetros de grosos y 16,80 metros de extensión.

Delfinario

Tendrás que estar atento: una voz en off te recordará la próxima función. Puedes jugar con ventaja si ya antes, en el punto de información del edificio de acceso, te has hecho con los horarios del delfinario para el día de tu visita.

La hora de comer es el mejor momento para acercarte hasta el Delfinario. Es cuando menos gente hay y cuando mejor puedes seleccionar tu sitio en las gradas. Desde arriba tendrás una visión global del conjunto de piscinas y podrás disfrutar mejor de los saltos y danzas de los delfines. Pero, por el contrario, en los asientos de las filas inferiores tendrás una visión precisa de cómo nadan los delfines bajo el agua. Tú decides. El delfinario del Oceanográfico, con capacidad para albergar a una veintena de ejemplares -en la actualidad hay dieciocho-, está destinado a la exhibición, el mantenimiento y también la reproducción de una escuela de delfines mulares.

EL MEJOR DE EUROPA
Es el delfinario más importante de Europa y su graderío puede albergar a más de 1.500 espectadores, dos de los cuales (preferiblemente niños) tendrán la oportunidad de participar de una forma activa en el desarrollo del espectáculo. Su diseño está concebido bajo las directrices de los denominados delfinarios de nueva generación, que integran funcionalidad y estética. Consta de cinco piscinas (una de exhibición, dos de entrenamiento, una de reproducción y otra para tratamientos médicos). En su construcción se emplearon 150.000 metros cúbicos de hormigón con 15.000 toneladas de acero. El espesor de los paneles de metacrilato varía entre los 3 y los 33 centímetros.

La exhibición
Los preparadores levantan su mano... ¡y el delfín salta! Durante aproximadamente veinte minutos disfrutarás con los juegos, coreografías -se atreven hasta con el rock and roll- y volteretas de estos simpáticos delfines que, al nadar, alcanzan una velocidad máxima de 55 kilómetros por hora. Dos niños, escogidos entre el público, ayudarán a los monitores durante el espectáculo. Lo mejor: la danza de los hulahops.

Hemisfèric

Los párpados son las bóvedas; las pestañas, las cancelas acristaladas que se pliegan lentamente. El ojo se abre y se cierra: es la sutil metáfora de un guiño al conocimiento y la observación. Hemisfèric es un alarde de ingenio. La geometría al servicio de la imaginación.

¿Qué es un agujero negro? ¿Por qué brilla el sol? ¿Hay vida más allá de la Tierra? Éstas y otras preguntas encuentran su respuesta en Hemisfèric, un edificio diseñado por Santiago Calatrava en forma de gran ojo humano, cuya pupila no es otra cosa que el domo de la sala de proyecciones, que se transforma visualmente en una esfera completa al reflejarse en el agua. En su interior se puede disfrutar de tres espectáculos diferentes: planetario, cine imax en gran formato y laserium. Aunque el mayor espectáculo es poder contemplar al anochecer cómo su silueta se recorta en el cielo de Valencia cuando se llena de estrellas.

"SIENTE LA ACCIÓN"
El leit-motiv que se respira en todo el Hemisfèric encuentra su razón de ser en el mismo exterior del edificio. Bajar las escaleras que se abren paso entre el inmenso estanque hace presagiar que algo inesperado nos va a ocurrir. Se puede visitar el edificio a cualquier hora, pero si ya tienes reservada tu entrada para una de las películas que se emiten en el día, debes saber que, como mínimo, tendrás que estar haciendo cola un cuarto de hora antes de que comience la proyección. Hay que elegir un buen sitio: los tickets no son numerados.

Cuando, por fin, puedas entrar, deberás coger los auriculares casi espaciales que te ofrecerá el personal una vez pasado el control de bolsos. Colócatelos en la cabeza como si fuera una cinta para el pelo como la que usan los tenistas... Sigue las indicaciones que escucharás a través de una voz en off para elegir tu idioma. Hay cuatro opciones: valenciano, castellano, inglés y francés. Por norma, las mujeres embarazadas o personas con cardiopatías no deben sentarse en estas butacas. Tampoco aquellos que sufran de vértigo. Si, iniciada la sesión, sientes mareos, cierra los ojos. Volverás a recuperar el equilibrio enseguida.

A la hora de escoger asiento, la parte inferior y los pasillos son las zonas que menos sorpresas deparan. Los más osados deberán situarse desde la parte central hacia arriba, evitando, preferiblemente, las esquinas. No utilices cámaras de fotos ni lleves comida al interior. Y, sobre todo, sé puntual: una vez comenzada la proyección, no se permite el acceso a la sala por motivos de seguridad. Perderías el derecho a la entrada.

PERO, ¿QUÉ OCURRE DENTRO?
Ésta es una buena pregunta. Quizás todavía no sepas qué es este lugar. Hemisfèric es la única sala en España en la que se pueden ver, sobre una pantalla cóncava gigante de 900 m2, tres grandes espectáculos audiovisuales: representaciones de fenómenos astronómicos del Planetario, películas en gran formato con sistema IMAX y Láser Omniscam de última generación (Laserium).

El espectáculo del Planetario -único también en España- cuenta con una bola de estrellas Universarium VIII TD de Zeiss, capaz de simular más de 9.000 estrellas, el Sol, la Luna y los planetas. Cuenta, además, con 48 proyectores de diapositivas, videoproyectores y un amplio repertorio de iluminación que actúan de forma sincronizada. Para la proyección de películas en sistema IMAX -utilizado por primera vez en la Exposición Universal de Montreal, en 1967-, un potente proyector se sirve de un objetivo tipo "ojo de pez" para cubrir totalmente la pantalla semiesférica, que permite al espectador sentirse como si estuviera dentro de filme, como un elemento más en el centro mismo de la acción. Como gran novedad, Hemisfèric introduce por primera vez en Europa Omniscam, una tecnología de proyección especial láser que genera efectos luminosos a todo color e imágenes en 2D y 3D. El sonido tampoco es convencional: la potencia es de 11.600 vatios.

Con todos estos datos, comprenderás cómo resulta imposible escapar a la magia de Hemisfèric. Ahora sólo te queda elegir bien la película o el espectáculo del que quieres formar parte. Casi todos duran, aproximadamente, 45 minutos.

CAPITAL DEL ESPACIO
La Federación Internacional de Astronáutica ha elegido a Valencia como sede de la reunión anual entre industrias y asociaciones del sector aeroespacial, agencias espaciales (ESA, NASA...) y centros de investigación punteros de la astronáutica. Todos ellos tienen una cita en la Ciudad de las Artes y las Ciencias entre el 2 y el 6 de octubre.

Para celebrar este acontecimiento se ha preparado un amplio programa de actividades durante todo el año (conferencias, cine, conciertos, exposiciones), inspiradas en el lema de este encuentro: "El espacio, más cerca de ti".

CUANDO CAE LA NOCHE
Para asistir a una proyección del Hemisfèric puedes sacar tu entrada en las taquillas del recinto o comprar una entrada combinada en el Museo de las Ciencias que te permita el acceso a los dos edificios. Ésta es una buena opción: una película en el Hemisfèric será el mejor colofón a tu estancia en la Ciudad.

Adquiere tu entrada a primera hora de la mañana para un filme a última hora de la tarde. Entrar en el gran ojo humano cuando todavía hay luz natural y salir cuando es de noche y todo está iluminado es una experiencia que no debes perderte. Creerás estar en otra galaxia.

Ágora

Situado entre el puente de Serrería y el Oceanográfico, este espacio polivalente ha sido concebido por Santiago Calatrava como un alto en el camino para los visitantes y como lugar donde se desarrollen diferentes actos sociales, culturales y lúdicos.

Será en 2007 cuando, por fin, vea la luz. Pero la luz pronto se fijará en él. Esbelto, blanco, en la misma línea que el resto de edificios que componen la Ciudad, el Ágora de Santiago Calatrava será un espacio multiusos, una zona donde tienen cabida todos y todo, como en las antiguas plazas griegas a las que conmemora su nombre. Con una altura de 70 metros y una superficie de casi 5.000 metros cuadrados, el nuevo elemento de la Ciudad también servirá como punto de descanso para los visitantes. Un nuevo espacio que rompe la horizontalidad del complejo, que vuelve a mirar hacia arriba, en busca del cielo mediterráneo.

LA PUESTA DE LARGO
del nuevo y, de momento, último edificio de la Ciudad de las Artes y las Ciencias coincidirá con la celebración en Valencia de la Copa América de Vela. La idea es que este espacio multiusos sirva para acoger la entrega de premios, convirtiéndose así en protagonista de uno de los grandes eventos a los que muy pronto se enfrentará la capital levantina, que tendrá en la Ciudad su mayor recinto para congresos. Inspirado en el Petit Palais y el Grand Palais de París, que igual se usan para exposiciones que para actuaciones u otros actos, el Ágora contará en su interior con una plataforma utilizable como escenario. Su exterior llamará la atención por soportar una cubierta móvil que permite que parezca, según por dónde se mire, las dos alas del casco de Jaime I, El Conquistador. La parcela que ocupará es la última que queda libre en la Ciudad y se prevé que, en sus inmediaciones, Santiago Calatrava pueda levantar sus rascacielos en forma de busto. El Ágora casi rozará el cielo: sus 70 metros de alto elevan el complejo. Cristal, hormigón blanco, acero y trencadís serán los materiales empleados en su construcción para no desentonar con el resto del conjunto. Un conjunto que se amplía, se hace más ambicioso con este nuevo edificio. El lugar donde todo será posible.

Un lugar donde regresar

La Ciudad de las Artes y las Ciencias es, tal y como ha podido comprobar a través de estas páginas, un complejo donde la naturaleza, la ciencia y el arte comparten un espacio único para la divulgación cultural y el ocio. Desde la Generalitat Valenciana deseamos que su visita al Hemisfèric, al Umbracle, al Museo de las Ciencias Príncipe Felipe y al Oceanográfico sea una experiencia inolvidable y que, sin duda, cumplirá sus expectativas. Por ello esperamos que la lectura de esta guía se haya convertido en una invitación para descubrir (o redescubrir) un lugar único que conjuga ciencia y naturaleza en un entorno donde la arquitectura se alía con el ocio y la cultura. La Ciudad de las Artes y las Ciencias, una de las más decididas apuestas del Gobierno Valenciano para dinamizar y modernizar el conjunto de la sociedad valenciana, representa una ilusión colectiva en la que todos participan para que ésta se haga realidad día a día. Una realidad brillante y de futuro, que afianza a la Comunidad en el panorama internacional.

La arquitectura de vanguardia unida a unos contenidos de gran calidad -proyecciones audiovisuales de última generación, ciencia interactiva al alcance de todos y la recreación de ecosistemas marinos de todo el planeta- han cautivado a millones de visitantes procedentes de todo el mundo que, ahora, vuelcan su mirada hacia el gran escenario del siglo XXI: el Palacio de las Artes Reina Sofía. Es el futuro más próximo de La Ciudad de las Artes y las Ciencias, que refuerza un proyecto que hoy en día constituye un referente cultural internacional sin parangón. En definitiva, quisiera aprovechar de nuevo estas páginas para invitar a todos ustedes, lectores, a que conozcan uno de los mayores atractivos de la Comunidad Valenciana. Quisiera destacar que quienes ya nos han visitado, vuelven, porque siempre descubren nuevos atractivos. Y esta es la mejor prueba de que La Ciudad de las Artes y las Ciencias es un espacio que da la bienvenida con un hasta pronto.

Valencia y alrededores

Desde que fuera proclamada sede de la próxima Copa América de Vela, todas las miradas convergen de nuevo en Valencia, una ciudad moderna e innovadora que aspira a convertirse en la gran musa del nuevo milenio. Sus alrededores, entre la costa y la montaña, ofrecen luz y muchas historias que contar.

VALENCIA
Inmersa en las tradiciones más arraigadas y, a la vez, en las vanguardias más transgresoras, Valencia es una ciudad despierta, en continua transformación. Pocas metrópolis en Europa pueden presumir de adaptarse a los nuevos tiempos como ella y fusionar entre sus límites todo lo antiguo y lo moderno. La prueba de ese contraste la encontramos en los dos próximos grandes eventos que acogerá la capital levantina, tan dispares entre sí. Del 1 al 9 de julio de 2006, Valencia será la sede del V Encuentro Mundial de las Familias, presidido por el Papa Benedicto XVI, en el que será su primer viaje a España desde su elección como Sumo Pontífice. Para esa fecha ya se está levantando un gigantesco escenario sobre el puente Monteolivete, que se completará con los que se instalen en la Plaza de Europa y la Avenida del Saler. Un poco más tarde, el 23 de junio de 2007, comenzará en Valencia la 32 edición de la America''s Cup de Vela. La dársena interior del puerto de la ciudad será la sede principal, aunque se prevé que, para albergar a público y participantes, el diseño urbano deberá dar un nuevo cambio. Con la remodelación total del puerto, que servirá como continuación del paseo marítimo, Valencia se abrazará definitivamente al mar, en lo que aquí se conoce ya como "la marina más bella del Mediterráneo". Las playas de la Malvarrosa y el Cabanyal se convertirán en gradas naturales para poder avistar la próxima competición de la America''s Cup desde la arena.

Lo que no debes perderte
La Lonja de Mercaderes (Plaza del Mercado, s/n). Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, fue construida entre 1482 y 1492 para realizar transacciones mercantiles. En el edificio destaca la Sala de Contratación, con sus columnas helicoidales.

Tribunal de las Aguas. Todos los jueves, a las doce en punto, tiene lugar en la puerta de los Apóstoles de la Catedral la reunión semanal del órgano jurisdiccional más antiguo de Europa, con más de mil años de existencia. Ataviados a la antigua usanza, los representantes de las acequias valencianas dirimen sus conflictos relacionados con el uso indebido de las aguas. Los juicios son orales e íntegramente en valenciano.

IVAM (Guillem de Castro, 118. Tel. 963 863 000). El Instituto Valenciano de Arte Moderno es uno de los museos de arte contemporáneo más importantes de Europa. La colección principal es la de Julio González, formada por 360 piezas. No hay que perderse sus exposiciones temporales y tampoco la Sala de la Muralla, con restos de la antigua fortificación de Valencia.

Barrio del Carmen. Situado en el noroeste del casco viejo, parte de las Torres de Serranos y vuelve a ellas pasando por las calles de Caballeros, Quart, Guillem de Castro y la margen derecha del río. Cita obligada para noctámbulos.

Más informaciónen www.valencia.es

Guía práctica

Museo de las Ciencias

Horario
De domingo a viernes, de 10.00 a 18.00 h. Sábados, de 10.00 a 20.00 h. Del 15 de junio al 31 de julio y del 1 al 15 de septiembre, todos los días hasta las 20.00 h. El mes de agosto el Museo abre hasta las 22.00 h. Conviene consultar en taquilla el horario de los talleres que se deseen realizar, ya que puede variar.

Entrada
7,50 € adultos. Reducida (niños de 4 a 12 años, mayores de 65 años, jubilados, pensionistas y discapacitados con documento acreditativo): 5,80 €. Niños de 0 a 3 años, gratis. Grupos: existe una entrada conjunta para visitar, bien el Hemisfèric o bien el Oceanográfico, junto al Museo, válida para dos días, consecutivos o no, sin posibilidad de repetir la visita al mismo elemento. Imprescindible indicar la fecha. Con el Hemisfèric: 11,20 € adultos; reducida, 8, 50 €; con el Oceanográfico: 24 € adultos; reducida: 18,20 €. Los talleres cuestan todos 2 € (1,5 €, escolares) y duran unos 45 minutos. Los estudiantes y menores de 26 años con carné y las familias numerosas tienen un descuento del 15%. Grupos de escolares y grupos de adultos tienen precios especiales.

Visitas guiadas
En castellano, dos horas, 55 €; en otros idiomas, 70 €. Escolares, 30 €. Máximo 30 personas por guía.

Calendario
El Auditorio el Mirador Norte y la Sala Polivalente acogen el ciclo Astronomía en el Museo. Talleres de fotografía lunar, charlas, debates... Haz hueco en tu agenda para la observación de Júpiter en oposición (11 de mayo) y la contemplación de la Luna en cuarto menguante (30 de octubre). Para los niños también hay actividades: la construcción de un reloj solar (15 de julio), un telescopio gigante (28 de septiembre) y un espectroscopio (9 de noviembre). La inscripción es gratuita.

Oceanográfico

Horario
De domingo a viernes, de 10.00 a 18.00 h. Sábados, de 10.00 a 20.00 h. Del 15 de junio al 31 de julio y del 1 al 15 de septiembre, todos los días hasta las 20.00 h. El mes de agosto el Museo abre hasta las 22.00 h. Consigue el horario de las funciones del Delfinario en el punto de información del edificio de acceso. El de las proyeccio nes del Mar Rojo lo encontrarás en la misma puerta.

Entrada
22 € adultos. Reducida: 16,60 €. Niños de 0 a 3 años, gratis. Entrada conjunta con el Museo o el Hemisfèric: 24 € adultos. Reducida, 18,20 €. Estudiantes, menores de 26 años con carné y familias numerosas, mismas condiciones que el Museo.

Visitas guiadas
En castellano y valenciano, 60 €; otros idiomas, 70 €. Escolares, 40 €. Máximo 30 personas por guía.

Calendario
De lunes a viernes y de septiembre a junio, el Oceanográfico organiza Aula + 25, actividad lúdica y educativa para mayores de 25 años (5,50 € por persona), que aproxima a los asistentes al mundo marino y a la vida de sus habitantes. Información y reservas en el 902 100 031.

Hemisfèric

Horario
La primera proyección se realiza todos los días a las 11.00 h. De lunes a jueves, el último pase es a las 19.00 h. Viernes y domingos, a las 20.00 h. Sábados: a las 21.00 horas.

Entrada
7,50 € adultos; reducida: 5,80 €. Con el Museo: 11,20 € adultos; reducida, 8, 50 €. Con el Oceanográfico: 24 € adultos; reducida, 18,20 €.

Visitas guiadas
25 €. Máximo 30 personas por guía. Calendario: El ticket lo puedes comprar en las taquillas del Museo o en las del propio Hemisfèric, donde tienes en un panel toda la programación referente a ese día, con los títulos y horarios de las películas que se emiten.

Párking

La Ciudad de las Artes y las Ciencias cuenta con dos aparcamientos permanentemente vigilados, uno bajo el Umbracle, con capacidad para 735 turismos y 25 autobuses (también, autocaravanas), y otro junto al Oceanográfico, con capacidad para 800 turismos. Precios: primera media hora, 0,80 €. Una hora: 1,60 €. Resto (fracción de 2 minutos): 0,05 €. Importe máximo por día: 18 €.

Más información

Teléfono de información y reservas:902 100 031.
Funciona de lunes a viernes, de 9.00 a 22.00 horas ininterrumpidamente. Sábados, domingos y festivos, de 10.00 a 21.00 horas.
En Internet: www.cac.es

SI SÓLO ESTÁS... UN DÍA
Lo mejor es que te saques la entrada combinada para visitar los tres edificios. Comienza el recorrido por el Oceanográfico (calcula toda la mañana) y continúa después por el Museo.
Como no te dará tiempo a ver todo, recomendamos que no te pierdas los módulos de la Memoria, el péndulo de Foucault y la molécula de ADN, todos en la planta primera. Tampoco la planta tercera, con su extraordinaria exposición Vida y Genoma. Concluye tu recorrido en el Hemisfèric.

SI TIENES DOS DÍAS
Esto es lo ideal: dos días para descubrir la Ciudad. La primera jornada dedícala al Museo y al Hemisfèric (preferiblemente una película de la última sesión). Realiza algún taller (cómo se hace un programa de televisión, por ejemplo) y súbete al simulador espacial de la tercera planta. La segunda jornada resérvala íntegra para el Oceanográfico.
Con tu ticket puedes entrar y salir cuantas veces quieras de cada uno de los recintos durante el mismo día.