Guía de Myanmar

Toda la información que necesitas saber antes de viajar a Birmania: hoteles, restaurantes y las visitas más interesantes del país.

Cómo llegar

No hay vuelos directos de España a Birmania y las posibilidades de volar con una sola escala son limitadas. Una de ellas es Thai Airways (www.thaiairways.es), vía Bangkok, pero suele estar muy solicitada. Más frecuencia y más opciones para encontrar precios económicos ofrecen dos aerolíneas del Golfo Pérsico: Qatar Airways (www.qatarairways.com) y Emirates (www.emirates.com), aunque sus vuelos son con dos escalas (en Doha o Dubái y después en Bangkok) y cambio de avión. Los precios del billete de ida y vuelta más económicos, con tasas incluidas, pueden rondar los 700 euros.

Documentación

Para viajar a Birmania hace falta disponer del pasaporte en vigor, que no caduque hasta al menos seis meses después de la fecha de finalización de la estancia en el país, y un visado. Éste puede tramitarse de dos maneras, pero ambas han de ser de forma previa a la llegada al destino. La primera es hacerlo en alguna embajada de Myanmar en el extranjero. Para España, la más cercana es la de París, lo que significa que hay que enviar allí el pasaporte original, fotos y demás documentación requerida con suficiente antelación y con el gasto adicional de mensajería. Es la forma más cara. Otra embajada birmana que puede tramitarlo es la de Bangkok, lo que resulta muy útil si se viaja vía Tailandia y se pasan al menos dos o tres días laborables -tiempo mínimo para los trámites- en la capital de este país y se puede ir en persona a dicha embajada. La segunda opción es para quienes vayan a Myanmar con un viaje organizado. Para empezar, si se contrata con una agencia española, ésta -salvo excepciones- se encargará de los trámites. Y si se contrata todo con una agencia local, bastará con que ésta solicite el visado a las autoridades y envíe al viajero la autorización o carta de invitación por correo electrónico o fax para que éste la presente a su llegada al aeropuerto de Rangún y pague la tasa, que suele ser de 30 dólares estadounidenses (unos 24 euros).

Cuándo ir

La mejor época para visitar Birmania es entre noviembre y febrero, cuando llueve menos y las temperaturas son más suaves. De marzo a mayo suele hacer mucho calor, rondando las medias del termómetro los 35 grados, mientras que desde junio a septiembre es la época de lluvias.

Moneda

La moneda oficial de Birmania se denomina kyat y solo se puede conseguir en el propio país. Lo mejor es llevar dinero en metálico y en dólares estadounidenses, pues los euros siguen siendo peor acogidos, sobre todo fuera de las grandes ciudades. Algo fundamental es que los billetes de dólar no tengan manchas, roturas o desperfecto alguno, y que hayan sido emitidos, como mínimo, después del año 2006; de lo contrario, pueden no ser aceptados. Es importante saber que, aunque existe un cambio oficial, nadie lo emplea, ya que hay un amplio mercado negro donde se consigue mucho más por cada dólar. En teoría dicho mercado paralelo es ilegal, pero en la práctica ha sido siempre posible. Es más, desde el pasado año el gobierno lo sustenta, y ha empezado a publicar una tasa de cambio recomendada -en el momento de cerrar esta guía era de 800 kyats por cada dólar- e incluso ha abierto algunas oficinas de cambio paralelo para evitar los riesgos de hacerlo con cambistas callejeros.

Dónde dormir

• En Yangon
The Strand (www.lhw.com). En el número 92 de la Strand Road. Tlf.?01 243 377. Con su arquitectura victoriana, este céntrico hotel, inaugurado en 1901, fue uno de los más lujosos del imperio colonial británico y hoy es, para muchos, la opción con más sabor para alojarse no solo en la ciudad sino en todo el país. En él han pernoctado miembros de la aristocracia y la realeza británicas, escritores como Rudyard Kipling o personajes como Pierre Cardin y Oliver Stone.

Governor''s Residence (www.governorsresidence.com). Taw Win Road, 35. Tlf.?01 229 860. La antigua residencia del Gobernador durante la etapa colonial británica es una preciosa mansión de principios del siglo XX, envuelta en un frondoso jardín y refrescada por estanques. Ha sido reconvertida en un hotel por la cadena Orient Express.

• En Mandalay
Hotel by the Red Canal (www.hotelredcanal.com). En la esquina de las calles 22 y 63. Tlf.?02 685 43. Con su arquitectura tradicional, una piscina en medio de un jardín arbolado y un buen restaurante, este hotel, de 25 habitaciones y personal muy amable, es un remanso de paz.

Mandalay Hill Resort (www.mandalayhillresorthotel.com). Calle 10, 416B. Tlf.?02 356 38. El enorme y moderno edificio principal no permite hacerse una idea del mucho más oriental y agradable interior, de su jardín, de su piscina, de sus varios restaurantes... A los pies de la colina de Mandalay y rodeado de vegetación, cuenta con unas 200 habitaciones, gimnasio y Spa.

• En Bagan
The Hotel at Tharabar Gate (www.tharabargate.com). En Nyaung Oo, próximo a la puerta del Viejo Bagan. Tlf.?061 600 37. Con 80 habitaciones, utiliza materiales autóctonos y tiene un agradable jardín, piscina, Spa...

Amazing Bagan Resort (www.bagangolfresort.net). Con arquitectura tradicional birmana, cuenta con 60 habitaciones, entre ellas 16 suites situadas en bungalós que recuerdan por el tipo de construcción a algunos templos del complejo arqueológico. Además disfruta de piscina y Spa.

• En el Lago Inle
Inle Lake View Resort (www.inlelakeview.com). En Nyuang Shwe. Tlf.?081 236 56. Con vistas al lago, posee 40 habitaciones amplias en las que predomina la madera. Abre un restaurante con un cuidado catering.

Inle Princess Resort (www.inleprincessresort.net). En la esquina nordeste del lago, con vistas a las montañas circundantes y a los arrozales, está inspirado en la arquitectura local, la de los pobladores shan e intha de la región.

Dónde comer

Muchos de los mejores restaurantes son los de los propios hoteles (incluidos los citados en el apartado Dónde dormir), pero para quienes prefieran locales independientes hay también buenas opciones, aunque casi siempre son más modestas.

• En Yangon
Green Elephant (www.greenelephant-restaurants.com). Thirimingalar Lane, 33. Tlf.?01 537 706. Con locales homónimos en Mandalay y Bagan, ofrece una buena carta de platos birmanos, pero también hay otras opciones asiáticas e incluso europeas para quien lo prefiera.

• En Mandalay
Barman Beer Bar. Calle 76, 292. Tlf.?02 256 23. Más conocido como BBB, es uno de los clásicos entre los viajeros, pues fue pionero en ofrecer comida y decoración occidentales -aunque con cierto toque local-. Puede ser una alternativa a la habitual cocina birmana, china o india, más fáciles de encontrar a lo largo de todo el país.

• En Bagan
Queen. Main Road Nyuang U. Con una larga trayectoria, este agradable local ofrece una buena cocina, quizá una de las mejores opciones para degustar la gastronomía propiamente birmana, dominada por los curris.

• En el Lago Inle
Golden Kite. Yone Gyi con Myawaddy Road. Tlf.?08 129 327. Carta amplia con platos italianos, entre los que destacan las pizzas al horno de leña y la pasta artesanal. El propietario, cuidadoso con los ingredientes que elige, enseña la cocina a la clientela.

Qué ver

Yangon. La antigua capital del país y su mayor urbe alberga la pagoda Shwedagon, que, asomada a un precioso lago y presidida por una impresionante y dorada estupa o relicario monumental, es la más venerada del territorio. También merece la pena echar un vistazo a la pagoda Sule y el antiguo barrio colonial que la rodea, o acercarse al mercado Bogyoke, ideal para las compras del viajero.

Bagan. Complejo arqueológico con más de dos mil templos en pie de los casi el doble con que contó el área entre los siglos XI y XIII. Hay que dedicarle al menos dos jornadas para visitarlo bien. Al llegar a Bagan hay que adquirir un pase válido para todos los monumentos del complejo. Cuesta 10 dólares estadounidenses y hay que llevarlo siempre encima porque lo pueden pedir en cualquiera de los templos. Si no se viaja con un tour organizado que incluya el recorrido por Bagan, se puede contratar un coche con conductor, un carro de caballos o una bicicleta, aunque para esto último hay que tener resistencia ya que, aunque es terreno llano, puede hacer mucho calor. En los dos primeros casos, los chóferes saben de sobra los templos que no hay que perderse, los indicados para ver amanecer o atardecer, o los restaurantes y fábricas de madera lacada donde hacer un alto en las horas de calor. En los hoteles suelen conseguirse buenos mapas de la zona.

Mandalay. La última capital birmana antes de la etapa colonial británica está dominada por el céntrico Palacio Real, víctima del fuego durante la Segunda Guerra Mundial y reconstruido por la Junta Militar sin demasiado acierto, y por multitud de templos, en especial el que alberga al Buda Mahamuni, uno de los más venerados, o el de Kuthodaw, donde se guardan 729 estelas de mármol en las que se inscribieron las escrituras sagradas budistas o Tripitaka. Cerca de la urbe hay otras antiguas capitales, como Amarapura, que tiene un fantástico puente de madera de teca.

Lago Inle. Además de visitar la pagoda Phaung Daw U, donde se encuentran los venerados budas que protagonizan el Festival del Kandawgyi, u otros templos o monasterios cercanos, es imprescindible contratar un paseo en lancha por el lago, parando en alguna aldea, si es posible coincidiendo con los mercados que rotan por ellas cada ciertos días, contemplando viviendas levantadas sobre pilares, navegando entre los tomates y cultivos de los jardines flotantes o visitando alguno de los talleres artesanales que todavía funcionan.

Bago. Al noreste de Yangon, alberga numerosos templos budistas, entre los que destacan las pagodas Shwemawdaw, con su estupa dorada de 114 metros, y Shwethalyaung, con un enorme Buda tumbado de 55 metros de largo por 16 de alto.

Pindaya. Las grutas calizas que se abren sobre la villa son un santuario con más de ocho mil figuras de Buda de todos los estilos, tamaños y materiales. También es un buen sitio para ver cómo se fabrican las sombrillas de papel que suelen llevar los monjes y que hoy, fabricadas con papeles de fibra natural y flores y hojas incrustadas, han pasado a ser un souvenir.

De compras

Muchas son las opciones de encontrar artículos originales birmanos, algo hoy en día bastante complicado en otros rincones del planeta, donde la globalización ha alcanzado incluso a las artesanías locales. Así, hay todavía multitud de artículos autóctonos, como las piezas de madera lacada -desde muebles a posavasos o servilleteros, pasando por arcones o instrumentos de música-, que se consiguen sobre todo en la fábricas de Bagan; las marionetas, muy populares en Mandalay, o telas, sobre todo los longyi o faldas que visten para todas ocasiones tanto las mujeres como los hombres y fáciles de adquirir en cualquier mercado, incluido el Scout Market de Yangon. También hay objetos de madera, bronce o plata, y unos llamativos tapices realizados con lentejuelas. Aunque es muy probable que el viajero se tope en algún momento con ellas, hay que saber que está prohibido sacar antigüedades del país. Asimismo, se pueden encontrar piedras preciosas (especialmente rubíes) sueltas o engarzadas, pero siempre conviene comprar en joyerías con garantía, y siempre y cuando se entienda sobre la materia.

Más información

Embajada de Myanmar en Francia. Al no haber representación del país en España, la delegación más próxima es la de la capital francesa. Rue de Courcelles, 60. París 75008. Tlf. 33 1 568 815 90. Fax: 33 1 456 213 30.
me-paris@wanadoo.com

Road to Mandalay

Viajar recomienda reservar, lo antes posible, plaza en el crucero para el viaje de fin de año, el programa bautizado como New Year Celebration Cruise, que saldrá de Mandalay el 26 de diciembre. Y consultar la web de Belmond dedicada al crucero (http://www.belmond.com/road-to-mandalay-myanmar/) para ampliar información sobre la experiencia Road to Mandalay y conocer el calendario de salidas previsto.

  • Cómo llegar: Belmond facilita el traslado aéreo desde Yangon al barco, en Bagan o Mandalay. El barco. Cuenta con 4 cubiertas. La cubierta superior, el principal mirador descubierto, aloja un bar y la piscina. En la cubierta principal se encuentran el restaurante, un salón de té con piano, el área de Internet, la biblioteca y la boutique. El resto de cubiertas alojan las cabinas del pasaje y de la tripulación.

  • Las cabinas: El pasaje cuenta con 42 cabinas y una suite, capaces de alojar, en total, a un máximo de 82 pasajeros. Todas las cabinas tienen ventanas con vistas al exterior, aire acondicionado y una excepcional batería de amenities de la firma Bulgari.

  • La navegación: El crucero ofrece varios programas de navegación. El más reducido es el titulado Highlights of Myanmar, que viaja entre Mandalay y Bagan durante 4 días y 3 noches, y el más extenso es el titulado Gorges of the far north, que viaja durante 11 noches y 12 días en verano. El programa Images of a Golden Land, de 4 noches y 5 días, viaja entre Bagan y Mandalay, y el programa Ayeyarwady Adventure, de 7 noches y 8 días, acompaña el recorrido Mandalay-Bagan-Mandalay.

  • Los precios: Parten de los 1.940 euros por persona, en el programa Highlights of Myanmar, y de los 3.540 euros por persona en el New Year Celebration Cruise.El precio incluye, además del alojamiento, los vuelos entre Yangon y el barco, las comidas a bordo con vino local, cerveza o bebidas sin alcohol y todo el programa de excursiones.

  • Belmond Bonus: La promoción especial de Belmond permite a quienes se embarquen en el Road To Mandalay sumar, si lo desean, una noche en el hotel Belmond Governor''s Residence, una lujosa mansión colonial en el corazón de Yangon.