Guía de Miami

Toda la información que necesitas para viajar a Miami: hoteles, restaurantes y las visitas más interesantes de la ciudad.

Cómo llegar

Iberia (www.iberia.es) tiene vuelos diarios y directos desde Madrid a Miami a partir de 542 € en octubre. American Airlines (www.aa.com) también vuela directo y a diario a Miami desde Madrid por unos 410 € en octubre.

Dónde dormir

Biltmore Hotel. Anastasia Avenue, 1200. Tlf. 305 445 1926 www.biltmorehotel.com El hotel que creció con Miami fue planeado como club social de Coral Gables y trata de emular el estilo español-mediterráneo. Encierra muchas historias, algunas de fantasmas -la guía "Wallpaper" dice que es el hotel más embrujado de Estados Unidos- y otras de personajes reales como Al Capone, que tenía su suite aquí. Sus habitaciones dan a la piscina, al patio y campo de golf o a Coral Gables y todas ellas son interesantes. Público selecto y coches de lujo en la puerta. El restaurante francés Palm d''Or está a la altura del hotel, con una buena carta de pescado. Habitaciones desde 155 €.

Mandarin Oriental Miami. Brickell Key Drive, 500. Tlf. 305 913 8288 www.mandarinoriental.com Un edificio de cristal situado en una de las islas más cortas, Brickell Key. Tiene una pequeña playa artificial, unas vistas únicas al Downtown (sobre todo de noche) y terraza en todas sus habitaciones. En su restaurante, la sommelier Cynthia Betancourt hace sobre la marcha maridajes con lo que está comiendo el cliente. Los precios parten de 172 € en temporada baja (dura hasta octubre) y suben a 360 € después. Incluyen un bono de 36 €.

Conrad. Brickell Avenue, 1395. T: 305 503 6500 conradhotels1.hilton.com Pertenece al grupo Hilton y ocupa los pisos 16 al 34 de un rascacielos del Downtown. Su piscina está situada en el piso 13 del edificio de enfrente. Su mejor baza son las vistas de la bahía y el océano, amplísimas para los huéspedes de cualquier habitación que termine en 16, las que hacen esquina. Lleva abierto sólo 5 años, con un restaurante refinado y una curiosa zona de bar con grandes palmeras interiores y vistas panorámicas (está en el piso 25). Tiene ofertas en temporada baja. Precios desde 130 €.

Southbeach Group Hotels. Tlf. (800) 1 877 762 3477 www.southbeachgroup.com Se trata de 10 pequeños hoteles diferentes. Unos sólo ofrecen suites y otros son de apartamentos. Casi todos están situados en South Beach y proponen habitaciones de diseño en las que predominan las atmósferas zen y un interiorismo de espíritu barroco. Las estancias más interesantes tienen precios a partir de 180 €.

Gansevoort Miami Beach. Collins Avenue, 2377. Tlf. 305 604 1000. www.gansevoortmiamibeach.com Resort de playa en primera línea de South Beach. Tiene un Beach Club con cabañas, palmeras y tres piscinas frente al mar, además de la de la azotea. Está cerca de Ocean Drive, pero separado de su zona más fiestera por al menos siete calles. Grandes habitaciones con un diseño que mezcla Nueva York y Miami, los años 30 y los 40. Algunas tienen vistas al mar y terraza. Los precios van de 212 a 285 € por noche.

The Setai South Beach. Collins Avenue, 2001. Tlf. 305 520 6000. www.setai.com En pleno corazón de South Beach, apuesta por un estilo oriental con mucho aire tailandés. Tres piscinas ajardinadas que dan directamente a la playa. Miembro de The Leading Hotels of the World. Desde 395 €.

Ritz-Carlton South Beach. One Lincoln Road. Tlf. 786 276 4000. www.ritzcarlton.com Hotel muy clásico y muy céntrico, en primera línea de playa, con piscina infinity sobre el océano, Spa y Beach Club. En su restaurante, el chef jerezano Carlos Córdoba aporta un impresionante toque de creatividad enraizado con la cocina española más juguetona y actual. Desde 250 €.

W South Beach. Collins Avenue, 2201. Tlf. 305 938 3000. www.wsouthbeach.com Ubicado en primera línea de playa, se está convirtiendo en un icono de South Beach. Alto hotel de diseño, con estudios y suites que mezclan y actualizan el estilo de la Miami vacacional del último siglo. Terrazas y vistas al mar desde las habitaciones, Spa, una azotea con un interesante panorama en todas las direcciones (también hacia dentro: las celebrities lo frecuentan) y una piscina al aire libre frente a la playa y con temperatura regulada. Contiene el restaurante español Soleá y el afamado oriental Mr. Chow. Desde 390 €. Tienen paquetes en oferta en su web.

El Epic Downtown Miami(270 Biscayne Blvd Way. Tlf 001 305 424 52 26 y www.epichotel.com. Desde 199 €) es una opción ideal para los amantes del Downtown con estilo; su torre de 30 pisos acristalados con estética urbanita tiene una de sus tres piscinas en el piso 16, para bañarse entre rascacielos. El también céntrico y gigantesco JW Marriott Hotel Miami(1111 Brickell Ave. Tlf 001 305 329 35 18 y www.marriott.com. Desde 159 € en ofertas de fin de semana) ha recibido varios premios por su gastronomía y servicio; destila buen ambiente de negocios. Otro alojamiento céntrico es el lujoso Four Seasons Dowtown(1435 Brickell Ave. www.fourseasons.com/miami), lleno de detalles. Si prefieres algo más playero, elige entre el Gansevoort Miami Beach(2377 Collins Avenue. Tlf 001 305 604 10 00 y www.gansevoortsouth.com. Desde 200 €), en South Beach, que tiene un beach club con una piscina de aterrizaje y un spa llenos de estilo, y elIndigo Hotel Dadeland South(7600 North Kendall Drive. www.miamidadelandhotel.com), perfecto si viajas en coche o piensas hacer un circuito.

Más información

Greater Miami Convention and Visitors Bureau(Brickell Avenue, 701, Suite 2700. Miami. Tlf. 305 539 3084 y www.miamiandbeaches.com) incluye desde folletos digitales a ofertas de reservas de hoteles y calendario de eventos.

Cómo moverse

Un trayecto en taxi entre Downtown y South Beach ronda los 20 €. Los autobuses han ido mejorando, pero son todavía una opción demasiado complicada para quienes estén solo unos días. Si se alquila un coche, hay que tener en cuenta la dificultad para aparcar en South Beach y los altos precios de los parkings, a menudo asociados a hoteles. El Metrorraíl, un tren elevado sin conductor que recorre el centro y el distrito financiero, es gratuito.

Cuándo ir

En Miami hay un clima semejantemente caluroso durante todo el año. En los meses de invierno las temperaturas son más suaves y los hoteles se llenan de estadounidenses: es la temporada alta.

Dónde comer

Mercadito. NE First Avenue, 3252. Tlf. 786 369 0430 www.mercaditorestaurants.com/midtown Un restaurante mexicano muy particular, con cestas de la ropa como lámparas y grafitis. La carta se detiene en las recetas del sur de México, con peculiaridades como seis tipos distintos de guacamole o una buena variedad de ceviches. Ambiente relativamente informal, con mesas corridas. En Wynwood (entre el Downtown y el Design District). Unos 40 €.

The Forge. Calle 41, número 432. Tlf. 305 538 8533 www.theforge.com Grandes sillones Luis XIV, vidrieras coloridas, mucha lámpara (de cristal de Murano, originales de los años 30...), divanes, espejos y tronos. Se gastaron siete millones de euros en renovarlo el año pasado. La comida es creativa y de fusión, con elaboraciones francesas para platos típicos en Estados Unidos: hamburguesas, langosta o costillas con aderezos japoneses o sudamericanos. Famosos (como Lindsay Lohan) y empresarios locales comen aquí. Unos 70 €.

The Villa by Barton G. Ocean Drive, 1116. Tlf. 305 576 8003. www.thevillabybartong.com Fue la residencia de Gianni Versace, así que se cena en medio de un decorado recargado (desde las paredes de azulejos a la propia vajilla) que se mantiene con la decoración del diseñador, que reformó y amplió la original, de 1930. Lo dirige Barton G., el restaurador de moda en la Miami de hoy. La carta reúne el salmón, el pato, el ceviche o la langosta en elaboraciones moderadamente creativas y presentadas con mimo. Hay menús cerrados por 90 y 125 €. Cenar a la carta se sitúa entre ambos precios. Es imprescindible reservar. Si no se encuentra sitio se puede probar en otro de los restaurantes de Barton G., el del centro artístico Arsht Center (www.arshtcenter.org), donde tienen menús desde 36 € en un ambiente de diseño contemporáneo. Algunas veces, artistas invitados actúan durante las cenas.

De copas

Mynt. Collins Avenue, 1921. Tlf. 305 532-0727 www.myntlounge.com Un local de diseño en South Beach para miamenses (estrellas incluidas) y visitantes bien informados. El precio de la entrada ronda los 20 €, pero para garantizar la plaza y saltarse la cola hay que reservar una mesa y cuatro botellas por 290 €.

Liv. Collins Avenue, 4441. Hotel Fontainebleau. Tlf. 305 674 4680 ?www.livnightclub.com Es el otro lugar de moda de South Beach junto con el Mynt y tiene precios similares. Aquí hay que hacer una gran entrada, acorde con el recibimiento: altos techos con 870 leds que crean la decoración en función de la iluminación y dos escaleras gemelas que ascienden hasta la pista de baile, en lo que fuera, en los 50, un antiguo teatro. Cuajado de famosos y muy de moda, pero más entre los visitantes que entre los nativos.

The Electric Pickle. N Miami Avenue, 2826. Tlf. 305 456 5613 www.electricpicklemiami.com Cócteles, actuaciones en directo y música indie o muy guitarrera, depende del día. Junto con el vecino The Vagabond, constituye un buen refugio desde el que escapar de las vanidades miamenses en pleno Downtown.

Qué ver

Ocean Drive
El paseo que recorre South Beach, entre la playa y los edificios art decó convertidos ahora en restaurantes y discotecas, es una pasarela que nunca duerme. Si a Miami se va a ver o a dejarse ver, este es el mirador por el que tarde o temprano pasan todos.

La Casa de Versace
El lugar que eligió el diseñador para vivir y donde fue asesinado está situado en pleno corazón de Ocean Drive. Tras una polémica reforma durante la que se derribó el edificio colindante, el modisto hizo campaña incansablemente para defender el art decó de la zona. Mientras tanto, convertía su casa en una recargada obra en la que volcó su personalidad. Ahora es un pequeño y lujoso hotel (The Villa), un restaurante de pocas mesas y una parada obligada en todas las rutas turísticas, aunque solo sea para contemplar su exterior.

Adrienne Arsht Center
Dio el pistoletazo de salida a las aspiraciones culturales de Miami. Es un centro de artes escénicas al más puro estilo estadounidense: un edificio de firma que acoge una programación en la que se mezclan sin complejos Broadway, la música étnica o las expresiones culturales más elevadas.

New World Symphony
La otra apuesta cultural de la ciudad del pecado es una academia y sala de conciertos situada en un edificio diseñado por Frank Gehry. Aquí se forma, de una manera exigente y meritocrática, a algunos de los futuros mejores concertistas del mundo, muchos de ellos becados y llegados de todas partes del planeta. Cuando no están ensayando, actúan en su sala de conciertos, con programas que a menudo incluyen mestizajes sonoros o se proyectan en una de sus paredes exteriores.

La Pequeña Habana
Más cubano que Cuba, en este barrio se conservan celosamente algunas de las esencias de una Cuba que ya no existe del todo. Su alma es la calle 8, que lo cruza. En sus orillas se pueden comprar puros hechos a mano allí mismo, comer en bodegas típicas, escuchar música en directo, comprar frutas y flores en los stands callejeros o hacerse con todo lo necesario para completar un ritual santero. Los cubanos, excepto los comerciantes, han ido mudándose de allí y su lugar lo han ocupado inmigrantes de toda hispanoamérica.

Miami Design District
La nueva zona de moda. Innovación en cada tienda (de moda, joyería y objetos de diseño) y alta gastronomía internacional en sus restaurantes. A la sombra de los más flamantes rascacielos de Miami y con los cayos a la vista.

Hotel Biltmore
Un vestigio del Miami inicial que ha llegado tal cual y en plena forma al siglo XXI. El edificio, patrimonio nacional, fue diseñado en los años 20 por Schultze y Weaver, los arquitectos de los hoteles neoyorquinos Pierre y Waldorf Astoria. Por sus habitaciones han pasado jefes de Estado, Al Capone o Babe Ruth. Los visitantes pueden recorrer discretamente su hall, apuntarse a una cena en su restaurante francés, uno de los mejores de la ciudad, o pasar un día en la que se publicitaba como la piscina más grande de América, con el decadente aire del Hollywood de los años 30 que le dan sus esculturas clásicas y sus palmeras.

Piscina veneciana
Quizás el más encantador y disfrutable de los muchos secretos de Coral Gables. Se dice que se construyó para aprovechar el agujero que dejó la cantera de caliza con la que se construyó el barrio, porque allí todo tenía que ser perfecto. Es una piscina de formas irregulares con paredes de piedra, cuevas, una cascada, un puente y muchos recovecos. Su encanto es el aire al tiempo tosco y refinado que no desentona con el lujoso pastiche que la rodea.

Antiguo monasterio español
Traído, piedra a piedra desde Sacramenia (Segovia), este monasterio de mediados del siglo XII fue llevado a Nueva York por Randolph Hearst y vendido sin desembalar a unos millonarios de Miami en los años 50. Su claustro cisterciense es excepcional. Por unos cinco euros se puede visitar, habitualmente en completa soledad. Está en el 16711 de West Dixie Highway, en el norte.

Frost Art Museum
Situado en la Universidad Internacional de Florida, este más que peculiar museo cuenta con un fondo interesante de fotografias norteamericanas de los 60 y 70, objetos precolombinos de los siglos III al VI, bronces africanos y asiáticos y una creciente colección de arte y artesanía caribeña y latinoamericana.

Miami

Miami es una de las ciudades más pequeñas de Estados Unido pero, a la vez, una de las más interesantes debido a su oferta cultural, además de sus playas. Y es que Miami cuenta con importantes atracciones culturales en cuanto a museos, teatro y centros de artes escénicas se refiere. De hecho el Carnival Center es el segundo centro de artes más grande de Estados Unidos después del Lincoln Center de Nueva York y sede de la Gran Ópera de Florida.

Sin duda, algo que caracteriza a la ciudad de Miami es la multiculturalidad ya que ha sido el lugar donde numerosos nacionalidades se han exiliado tradicionalmente. De hecho, el área metropolitana de Miami está formada por numerosos barrios étnicos como Little Havana, Little Haiti, Little Bogotá, Little Caracas, Little Managua, Little Brazil, Little Moscow o Little San Juan.

El área más famosa de la ciudad es Miami Beach, un conjunto de islas al este de la urbe unidas por cinco carreteras y donde se suelen agolpar todos los turistas que viajan hasta aquí. Dentro de Miami Beach la playa más famosa es la de South Beach donde se encuentran las playas más famosas de la ciudad y los lugares de ocio más conocidos. Es aquí donde está la famosa Ocena Drive y el distrito Art Decó de Miami.