Guía de Holbox

Toda la información que necesitas para viajar a Holbox: hoteles, restaurantes y las visitas más interesantes de la isla.

VIAJAR
 | 
Foto: shalamov / ISTOCK

VIAJAR Recomienda

Llevar poco equipaje. Olvidarse de cambios de estilismo y adaptarse al dress code de la isla: pantalones cortos, camisetas, polos y camisas de manga corta y sandalias o chancletas. Más allá de eso solo necesitará el protector solar, el repelente de mosquitos y una crema contra las picaduras, porque no siempre con el primero se salva uno. Los atardeceres son el mejor cine al aire libre de Holbox, pero también ese momento en el que más desprevenidos estamos y los insectos más hambre parecen tener. Holbox es una isla pequeña sin apenas servicios más allá de los hoteles y los restaurantes. Llévese todo lo que crea que va a necesitar y no espere que si olvida algo pueda encontrarlo. Le recomendamos no ir cargado con numerosos gadgets, menos aún si quiere conectarlos a la Red porque la conexión de Internet, afortunadamente –sí, afortunadamente, ya lo verá– falla mucho y es lenta la mayoría de las veces.

Cuándo ir

El clima se mantiene relativamente estable durante todo el año. Sin embargo, los meses de nuestro verano, de junio a octubre, es la temporada de lluvias y son abundantes. Entre noviembre y mayo es más seco, pero las temperaturas también algo más elevadas. Recomendamos viajar según cuál sea nuestro objetivo en la isla. Si queremos ver tiburones ballena, deberemos hacerlo obligatoriamente, aunque haya ese riesgo de lluvias, entre junio y septiembre.

Dónde dormir

El Casa Iguana
casaiguanaholbox.com
Es un pequeño hotel con habitaciones que dan a la piscina interior o al mar, terrazas con hamacas y está situado a menos de 20 metros de la orilla.

El Las Nubes
lasnubesdeholbox.com
Levantado casi sobre el mar, tiene una de las mejores cocinas de la isla, con la versión más moderna de los platos tradicionales del Estado.

Dónde comer

Miriam
Una de las propuestas más llamativas: un pequeño restaurante con una decoración exuberante de loros, vírgenes y velas que parece un delirio caribeño. Apenas cuatro mesas en su interior y dos fuera y un menú donde, como cuentan Miriam y Ricardo, sus responsables, no se puede dejar de probar la salsa pasión, de maracuyá, y la salsa de café, ambas creaciones de la casa, que sirven con hermosos camarones a la plancha o en tacos de pescado.

Plaza del pueblo
En la misma plaza cada noche hay puestos de tacos. Indispensables, porque Holbox es una isla, sí, Holbox es el Caribe, también, pero Holbox no deja de ser México y esos tacos baratos y sabrosos degustados entre los vecinos del pueblo son la mejor forma de vivirlo. Imprescindible, por la curiosidad, por la excentricidad y porque está buena, claro, la pizza de langosta, que ofrecen en la mayoría de los restaurantes de la isla.

Más información

www.qroo.gob.mx
www.visitmexico.com