Guía Cataratas del Rhin

Toda la información que necesitas saber antes de viajar a las Cataratas del Rhin : hoteles, restaurantes y las visitas más interesantes del área.

Dónde comer

La cocina suiza se caracteriza por la variedad, tanto en sus platos como en sus vinos. Está muy basada en las recetas regionales francesas y alemanas, de ahí que en Schaffhausen y Appenzell, cantones de habla germana, se decanten por el rösti, plato elaborado con patatas que se doran en una sartén, salchichas, embutidos, codillo de cerdo y el bölletünne, un pastel de cebolla muy típico de Schaffhausen. En caldos, por su proximidad geográfica hay que probar los producidos en la región de Blauburgunderland.

En Schaffhausen

Schlössli Wörth (www.schloessliwoerth.ch). Solo por sentarse en su terraza acristalada que proporciona la mejor vista de las cataratas del Rhin merece la pena acercarse a esta antigua torre aduanera, conectada a la orilla por un puente. Su restaurante propone una cocina moderna, elegante y sin florituras en un ambiente relajado. Ideal por las noches para admirar las cascadas iluminadas.

Die Fischerzunft (?www.fischerzunft.ch). Desde 1411 se tiene constancia de la existencia de pescadores en Schaffhausen, y este local es el más especializado en platos de pescado. André Jaeger tomó el relevo de su padre en 1975, haciéndose cargo del restaurante, distinguido con 19 puntos Galt Millau. Hoy es uno de los más prestigiosos locales del país. Jaeger es también, desde hace más de 30 años, una figura vanguardista del refinamiento culinario y cultural que sabe combinar los sabores de Oriente, especialmente de China, con los de Occidente. Se levanta junto al Rhin y dispone también de diez habitaciones.

En Bodensee

Seelust (www.seelust.ch). En Egnach. Cocina internacional con productos regionales y un objetivo: la originalidad. Dispone de un bonito jardín.

Hotel Heiden (www.hotelheiden.ch). Para comer disfrutando de las excelentes vistas del lago Constanza. Oferta cocina regional y vegetariana.

En Appenzell

Restaurante Sternen (http://sternen-appenzellerland.ch). En el centro con vistas al campo, la cocina se distingue por sus elaboraciones frescas y caseras.

Truube (?www.truube.ch). En Gais. Silvia Manser se encarga de la cocina y su marido Thomas de los vinos en un restaurante de nuevo diseño ubicado en plena naturaleza. Un buen sitio.

Dónde dormir

En Schaffhausen

Hotel Kronenhof (www.kronenhof.ch). Ya en 1489 era una casa de huéspedes, y se cuenta que el escritor Goethe durmió en este establecimiento. Hace cinco años fue adquirido por Kronenhof and Treu y hoy entre sus instalaciones destaca un nuevo Spa con sauna finlandesa, baños de vapor, biosauna y duchas que alternan agua fría y caliente. Ofrece 41 habitaciones para no fumadores, a 5 minutos de la estación de tren.

Hotel Bahnhof (www.hotelbahnhof.ch). Hotel de negocios moderno con confortables habitaciones y suites. A sus espaldas se encuentra el bello casco histórico de la ciudad.

Hotel Alte Rheinmühle (www.alte-rheinmuehle.ch). Encantador molino del siglo XVII convertido en hotel-restaurante, a orillas del Rhin, en Büsingen, a pocos kilómetros de Schaffhausen. Sus dos suites dúplex están decoradas con mobiliario de los siglos XVII y XVIII.

En Bodensee

See Park Hotel Feldbach (www.hotel-feldach.com). A orillas del lago Constanza, este hotel ocupa las dependencias de un monasterio del siglo XIII. Cuenta con puerto deportivo y un encantador jardín de rosas. Su restaurante ofrece comida casera con un plato estrella: el solomillo de ternera Schrofenhofer.

Schloss Wartegg (www.wartegg.ch). El antiguo palacio de la emperatriz Zita de Austria pertenece hoy al club de los Hoteles Históricos Suizos. Se convirtió en hotel en 1994 y propone en su restaurante una excelente cocina slow food con productos de temporada. No se pierda su jardín y su parque de estilo inglés.

Romantik Hotel Die Krone (www.hoteldiekrone.ch). En Gottlieben. Su historia se remonta al siglo XVIII, aunque el hotel está reformado y presenta un diseño moderno. Cuenta con 25 habitaciones y en su restaurante Kronenstube se ofrecen exquisiteces frescas y de temporada.

En Appenzell

Hotel Hecht (www.hecht-appenzell.ch). Dispone de 38 habitaciones y está junto a la zona peatonal del centro histórico.

Romantik Hotel Säntis (www.saentis-appenzell.ch). Se encuentra en la histórica plaza de Landsgemeinde y lo dirige la encantadora familia Heeb. Su gran joya es el restaurante gourmet, con una amplia carta de vinos.

Hotel Hof Weissbad (www.hofweissbad.ch). Un cuatro estrellas al pie del Alpstein. Dispone de piscina interior y exterior, sauna y un amplio abanico de tratamientos de salud. Además, se puede practicar el nordic walking y el hotel presta bicicletas eléctricas sin ningún coste.

Cómo llegar

La compañía que tiene más vuelos y conexiones con Suiza es Swiss International Airlines (?www.swiss.com). En España, Barcelona y Madrid están muy bien comunicadas con Zurich. La primera con cuatro vuelos diarios y la segunda con tres. Swiss también opera en otras ciudades españolas como Málaga, Valencia y Palma de Mallorca. En uno de los niveles subterráneos del aeropuerto de Zurich se encuentra la estación ferroviaria, donde se puede tomar un tren directo a Schaffhausen (?www.sbb.ch). La distancia entre las dos ciudades es de unos 40 kilómetros. Se puede adquirir un Swiss Pass (www.swiss-pass.ch), que permite realizar un número ilimitado de viajes en todo el conjunto de la red ferroviaria, de carreteras y de navegación del Swiss Travel System durante 4, 8, 15 ó 22 días, o un mes. El pase para cuatro días cuesta 435 CHF y el de ocho, 629 CHF.

Datos de útiles

Documentación

Para viajar a Suiza durante un periodo inferior a tres meses solo hay que disponer del DNI en vigor o del pasaporte válido.

Huso horario

El mismo que el de España.

Horario comercial

Los comercios abren normalmente de ocho de la mañana a seis y media de la tarde, aunque los sábados se anticipa el cierre a las cuatro de la tarde

Ropa

En verano la temperatura media de Suiza oscila entre 18 y 26 grados, pero es conveniente llevar ropa de abrigo e impermeable si se va a las montañas.

Moneda

El franco suizo (CHF) equivale a unos 0,8 euros. Normalmente es más ventajoso sacar francos suizos en un cajero automático que cambiar euros en un banco. Idioma: existen cuatro (alemán, francés, italiano y romanche).

Idioma

El francés se habla más en el oeste de la Confederación Helvética, mientras que el alemán está más extendido por todo el país, aunque se trata del dialecto Schwyzerdütsch. También está muy extendido el uso del inglés.

Más información

Suiza Turismo: ?www.MySwitzerland.com

Embajada de España en Suiza: Kalcheggweg, 24 Postfach 310, Berna 16. Teléfono:+41 31 350 5252.

Qué hacer

Te ofrecemos 10 experiencias en la región de Schaffhaserland que no puedes dejar de hacer:

1.- En barco por las cataratas. Existen tres rutas panorámicas en barco. La línea 1 alcanza la Roca central, el símbolo de la catataras con su gran bandera suiza. Los turistas pueden permanecer en el estrecho mirador durante 20 minutos. La línea 2 atraviesa el río desde Schlössli Wörth, la histórica torre, y el castillo de Laufen en un tramo con arco iris incluido. Por último, la línea 4 permite dar una vuelta general a todo el conjunto con un audio-guía de media hora (www.maendli.ch / www.schloessliwoerth.ch).

2.- Ascensor panorámico y plataformas junto al agua. Los que optan por no subir a alguno de los barcos pueden disfrutar del lugar desde el castillo de Laufen. Situado en el margen izquierdo de la corriente, se puede llegar a él por una larga pasarela que cruza el río. El edificio se halla en lo alto de un promontorio, rodeado de árboles, una iglesia y un cementerio. Su interior guarda 1.100 años de historia que se recogen en un tour interactivo. Desde el castillo merece la pena descender a las plataformas y tomar el ascensor panorámico. También se organizan fiestas medievales, conciertos, mercadillos, bailes... ( www.schlosslaufen.ch).

3.- El vigía del castillo de Munot. Cuando se recorre Schaffhausen se aprecian importantes vestigios de su pasado medieval, como las puertas que daban acceso a la ciudad, pero sobre todo su vieja fortaleza cantonal, con forma de anillo, desde la que un vigía vela desde 1377 por el Derecho y el Orden Público. El vigía de Munot, así se llama este bastión, puede ser nuestro cicerone en el recorrido por el castillo, con sorpresa musical (www.munot.ch).

4.-Montando en vaca por el Rhin. Pesan más de 500 kilos y recorren un sendero junto al río en un tour tres horas. Un matrimonio suizo, Heinz y Doris Morgenneg, y sus cuatro hijos organizan esta aventura, que algunos llaman cow trekking, en su ecológica Granja Bolderhof. También enseñan a los visitantes a fabricar queso artesanal. En su granja tienen un centenar de vacas, pero solo unas pocas (Paloma, Bavaria, Baronen, Andrea...) obedecen las órdenes de Heinz, el hombre al que se le ocurrió hace siete años que podría organizar paseos a lomos de este animal, recordando su animada infancia. Es en Hemishofen, a cinco kilómetros de Stein am Rhein (www.bolderhof.ch).

5.- Crucero de Stein am Rhein a Schaffhausen. Tanto en el lago Constanza como en el Rhin resulta muy recomendable navegar en barco. El trayecto más popular se realiza entre Stein am Rhein y Schaffhausen (www.urh.ch).

6.-Pesca con un profesional en el lago Constanza. El cantón de Thurgau propone una gran experiencia en el lago Constanza: pescar junto al profesional Rolf Meier, capturando piezas con red. El turista puede llevarse sus peces o disfrutarlos en el restaurante Seegarten en Ermatingen (www.thurgau-tourismus.ch / www.seegarten-ermatingen.ch).

7.-En el lujoso palacio de Napoleón III. Pasó su infancia y adolescencia en el castillo de Arenenberg, antes de convertirse en emperador de Francia. Abre de 10 a 17 h. Por 12 francos suizos se puede visitar el museo, el baño imperial y el parque. En Salenstein (www.napoleonmuseum.ch).

8.- Un chocolate casi centenario. El manjar histórico del Bodensee se llama Gottlieber Hüppen: unos barquillos rellenos de chocolate que comenzaron a elaborarse en 1928 en una casa a orillas del lago. La reina Hortensia, hijastra de Napoleón Bonaparte y casada con Luis Bonaparte, rey de Holanda, era muy aficionada a estos chocolates que se enrollan y se rellenan de forma individual (www.gottlieber.ch).

9.- Tour de la manzana. De larga tradición es la vinculación del Bodensee con el cultivo de la manzana. Todos los años hasta octubre se recogen 48.000 toneladas (30.000 se consumen frescas, el resto se destina a zumos y licores). En Arbon se puede visitar la fábrica Möhl, un negocio familiar que va por la cuarta generación, para asistir al proceso de elaboración de zumos y néctares de la manzana (las bebidas más populares son Shorley y Swizly), visitar el museo de la destilación y disfrutar de algunas degustaciones (www.moehl.ch).

10.- Bicicleta eléctrica en Bodensee. La mejor manera de recorrer el lago más grande de Suiza es en bicicleta. Todo el perímetro del Bodensee suma unos 273 kilómetros, y casi todo puede hacerse en carril-bici. La riviera suiza en este lago ocupa 60 kilómetros y la dificultad del trazado es mínima (www.thurgau-tourismus.ch/veloland).