Vuelve el Palentino

Un año después de cerrar sus puertas, vuelve a la vida uno de los bares míticos de Malasaña. Vuelve en Palentino.

Macarena Escrivá
 | 
Foto: VIAJAR

Hace un año a todos nos cogía por sorpresa la noticia. Cerraba el Palentino. ¿Cómo podía ser? Era uno de esos bares que había sobrevivido a la gentrificación de la ciudad. Uno de esos reductos que todavía eran fieles a lo que era Madrid antaño, con sus barras atestadas y sus dueños de toda la vida. Era historia viva de la ciudad, con Casto y su cuñada Loli al mando. Quizás fue cuando Casto falleció el momento en que todo cambió.

Los hijos de Casto no iban a hacerse cargo del mítico local y así anunciaron que echaban abajo la persiana. Fueron días de luto en Madrid, todos los parroquianos habituales quisieron pasar a despedirse de aquel local mítico. Y decimos mítico a sabiendas de que tocó el corazoncito de más de uno. Tal fue su fama que una camiseta con su carta estampada en la espalda y el logo en el pecho, triunfó en la Gran Manzana. También inspiró al cineasta Álex de La Iglesia con su película 'El Bar'. Su cierre nos dejó a todos un poco huérfanos...

VIAJAR

Pero cosas de la vida, a principios de febrero empezaron a sonar campanas. El facebook de Mamá Chicó, el restaurante del hostelero Martín Presumido, publicaba una ilustración de el Palentino en el que lo elogiaba y decía “¿Que tiene que ver Mamá Chicó con él? Pronto te contaremos más...”. Empezaban así las dudas y especulaciones. El 21 de febrero se abría una nueva cuenta de Instagram @elpalentinobar con una publicación con uno de sus carteles que rezaba: “Estamos aquí, te echamos y te echaremos de menos. Eso sí, lo vamos a hacer lo mejor que podamos, pensamos en ti, por eso pensamos en todos. El elogio de lo cotidiano. Ya casi está... #PorCasto”. Y ¡boom! Así, sin esperarlo, nos dimos cuenta de que sí, el Palentino volvía. 

VIAJAR

El 10 de marzo, pocos días antes de su reapertura oficial, el Facebook de Mamá Chicó hacía otra publicación desvelando un poquito más: “Teníamos que contarte sobre el Palentino, este Bar de Bares, que hace solo un año cerró sus puertas y en solo unos días volverá a abrir con su mismo nombre y una propuesta en Macerados de Ginebra, Ron, Whisky, etc, echa por nosotros mismos con el asesoramiento de un experto en la materia.” Ese experto en la materia no era otro que Narciso Bermejo, creador del concepto de Macera Taller Bar, que ahora oficia en el 7 Craft Bar del hotel 7 Islas, como director gastronómico. 

VIAJAR

¿Qué cambia en el nuevo Palentino? Todo, pero sin perder su esencia del todo. Para empezar, el interiorismo del local se ha tenido que cambiar por completo, ya que el anterior no cumplía con las ordenanzas de la ciudad, pero su esencia sigue viva gracias a las fotos con las que decoran el local, obra del fotógrafo Jonás Bel. El logo lo ha rediseñado el artista Juanjo López y ahora luce orgulloso en la fachada del nuevo Palentino. 

El hecho de que el alquiler del local supere los 10 000 euros mensuales, ha hecho que los precios no puedan ser todo lo ajustado que ellos hubiesen querido, pero eso sí, los martes y jueves de 16:00 a 20:00, en horario limitado tendrán “los precios de ayer con la calidad de hoy”, es decir, se seguirán sirviendo sus míticos pepitos de ternera a 2,50 euros y las cañas a 1,10 euros. Al haber puesto Narciso Bermejo todo su saber hacer a funcionar, en cuanto a destilados caseros se refiere, las copas se podrán vender a 7 euros. Para el nuevo Palentino han preparado “bebidas en honor a Casto, Loli y todos aquellos que hicieron grande el templo de lo cotidiano. Con ello Casto estará esperemos que muchos años más en todas las copas del Palentino”, apuntan. 

VIAJAR

Del resto de la propuesta gastronómica se ha encargado el grupo Mamá Chicó que presenta una carta sencilla y acorde con lo que era el Palentino a base de bocatas de lomo y queso, jamón, chorizo, panceta o anchoa entre otros y raciones como la ensaladilla rusa, patatas bravas, croquetas, torreznos o garbanzos el Palentino con morcilla.

Además, como los clientes de El Palentino han dado la vuelta al mundo, han creado otra carta de platos viajeros que arranca con una selección de recetas gallegas como las croquetas de centollo o unos huevos rotos con zamburiñas y jamón, continúa con platos mar y montaña internacionales como una lasaña de rabo de toro o una picaña de Angus argentino y termina con platos vegetarianos como una pizza de masa negra -de carbón vegetal- con calabacín y berenjena. Los postres vienen de la tradición de Mamá Chicó y sus tartas, como la carrot cake o la de galleta Oreo, además de una tarta de queso del Palentino, entro otros. 

Dicho todo esto, solo nos queda afirmar lo mismo que ellos gritan “¡Larga vida al Palentino!”

Más información: Pez, 8. Madrid